Enamorada del mejor amigo de mi hermano (editando)

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 7: Solo soy la hermana de tu mejor amigo

─ ese no es David ─dijeron Roberta y Julieta al unísono, señalando detrás de mí, entonces fui volteando lentamente para encontrarme con una imagen no deseada.

David estaba besándose con una chica y no era precisamente Paulina. Muchas preguntas pasaron por mi cabeza y entro la decepción en mí, pero sin embargo mire a las chicas y les sonreí

─vamos chicas se nos hace tarde, y por si acaso estoy bien ─ cogí una pequeña cartera─. Se piensan quedar aquí viendo el espectáculo

─vamos ─pronuncio Julieta extrañada abriendo la puerta y después todas nos bajamos del auto.

─ ¿segura estas bien? ─pregunto Roberta a lo cual yo asentí, después de todo sabia que él era así, no tenia que sorprenderme mucho si venía de David Abad

Para entrar al área de admisiones, teníamos que pasar precisamente por donde estaba David.

Tienes que estar preparada» pensé mientras pasábamos por donde estaba David

Nuestras miradas se cruzaron. Él al verme, alejo un poco a la chica y tenía la intención de saludar, pero las chicas no lo permitieron ya que apresuraron el paso y me alejaron rápidamente de David.

─eso estuvo cerca, pero lo logramos ─dijeron mis dos amigas y chocaron sus manos. Dentro de mí estaba una revolución, no estaba mal pero tampoco estaba bien por lo que solo me limité a darles una sonrisa.

Cuando registramos nuestra llegada, cada una se fue con cada asesora. La cita con ellas no duro mucho ya que solo entregaron el arancel, pensum académico completo de cada semestre y cuando seria el inicio de clases.

Al salir las chicas iban primero y yo me limité a ir detrás de ellas porque tenía que ir guardando los papeles, iba tan distraída que de pronto sentí que me agarraron de la muñeca y me guiaron hasta un pasillo lejos de la entrada.

Era David

─Hola Adara ─saludo dándome un beso en la mejilla.

─Hola ─me limité a decirle

─ ¿qué haces aquí? ─preguntó

─nada que te importe ─solté de una aquellas palabras

─Adara ─escuche de pronto la voz de Roberta

─ ¿Dónde estás ?─grito ahora Julieta

─Me tengo que ir, adiós ─dije mientras intentaba pasar a un lado de él, pero fue en vano porque puso una mano contra la pared y me sostuvo de la mano

─ Lo que viste hace unos momentos... ─él desvió la mirada y lo interrumpí

─que tengo que ver yo, es tu vida y bueno, pues se nota lo enamorado que estas de Paulina ─murmure con una sonrisa y quite su mano

─pero Adara, escúchame ─susurro aun tomado de mi mano y yo negué

─ sólo soy tu amiga a la que ves como una hermana y también esta que solo soy la hermana de tu mejor amigo, no tienes porque decirme nada, ni darme explicaciones, tú sabrás lo que haces─ antes de salir de aquel pasillo lo mire por última vez─ adiós, recuerda solo soy la hermana de tu mejor amigo

Cuando llegue a la puerta mis amigas estaban esperándome y con sus teléfonos en la mano

─ les recuerdo que estoy sin teléfono ─me burle

─ya nos acordamos ─agradeció sarcásticamente Roberta ─ gracias

─ ¿dónde estabas ?─pregunto Julieta

─en el baño ─respondí, no es porque no les quiero decir la verdad, es solo que no tiene importancia y creo que ellas ya han de estar aburridas con el tema de mi enamoramiento hacia David; las dos pusieron sus manos en su cintura y me miraron con los ojos entrecerrados

─está bien haremos como que te creemos, ya que no revisamos el baño ─dijeron ellas y juntas nos dirigimos al auto

Cuando estábamos por irnos salió David del edificio y me quedaron mirando

─ te encontraste con él, verdad ─ Julieta pregunto

─no ─negué y no se hablo nada más de él

─ ¿a dónde vamos, ya que aún es temprano? ─pregunto Roberta

─vamos a mi casa a almorzar, pero antes pasemos por la empresa de mi papá ─dijo Julieta y todos asentimos

Luego de media hora estábamos en el estacionamiento de la empresa, por lo que nos subimos en ascensor hasta el último piso. Julieta entró a la oficina de su padre y Roberta se fue al baño. Me senté en la sala de espera y cogí una revista.

─puedo ─escuche una voz frente a mí y lo mire asintiendo restándole importancia─. ¿Qué haces aquí?, perdón yo soy Alan



Nathaly

#189 en Novela romántica
#48 en Joven Adulto

En el texto hay: primer amor, apuestas

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar