Enamorada del mejor amigo de mi hermano (editando)

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 11: La gran salida

─son los siguientes ─informó un señor indicándonos donde nos íbamos a sentar y suspire

─David me voy a morir ─murmure nerviosa y él se rio

─entonces nos moriremos juntos, como los grandes amigos que somos ─trato de aliviar mis nervios, ya que mis nervios se notaban demasiado, a pesar de que no empezaba aún el juego, no me veía haciendo esto

─toca mis manos ─cogí su mano para demostrase que estaban sudando, mientras que mis pies no dejaban de moverse

─Adara me estas poniendo nervioso a mi también, puedes dejar de mover los pies ─ordeno él

─asegúrense de que el equipo de seguridad se encuentre bien puesto y comenzaremos pronto ─advirtió el mismo señor que nos dijo que éramos los siguientes

─yo no quería salir de mi casa ─dije y empezaron a salir lagrimas de mi ojo derecho─. Puedo llamar para despedirme de mi madre, voy a dejar un hermano sin conocer y dinero mal gastando en un semestre en una universidad que no voy ni a poner un pie

─Adara puedes calmarte no va a suceder nada de eso ─se burlo y el juego diabólico empezó a moverse─. Dame tu mano

Le di mi mano y luego de haber gritado como loca empecé a disfrutar del juego diabólico. Luego de unos minutos más empezamos a bajarnos del juego y así seguimos yendo a los juegos mecánicos "más extremos" que había y en el último juego al bajarnos no podia parar de reírme

─ahora quien era el miedoso ─me burle al ver a David pálido

─cállate Adara tú me pásate tu pánico ─dijo envolviendo a su estado normal y me reí ─. ¿Quieres ir por un helado?

─vamos ─sonreí y fuimos por el helado

Nos habíamos tomado fotos de los dos y también en donde estábamos solos, compramos dulces, palomitas de maíz y también un algodón de azúcar. La mejor noche. Cuando pagamos el helado y digo pagamos porque David había aprendido a compartir los gastos de la salida.

─se supone que yo iba a pagar mi helado ─se quejo y lo ignore

─ya están cerrando vamos para que me dejes en mi casa ─propuse y el negó

─aun no termina la noche súper amiga, apenas son la una de la mañana─ miro su reloj y fuimos al estacionamiento

─y ahora ¿a dónde vamos? ─pregunté

─ ¿te apetece un trago? ─pregunto y yo negué rotundamente dándole una mala mirada

─te recuerdo que estas manejando ─lo regañe señalando su moto

─entonces como se que eres tímida pero te gusta bailar vamos a bailar te parece ─propuso y lo mire con un ceja alzada ─. No es a una discoteca, ni a una fiesta de esas que pasan invitaciones─ dijo el entonces me quede con la duda porque al subir a su moto arranco.

Entramos a un estacionamiento y allí nos quitamos los cascos

─adentro te va a encantar ─dijo sonriendo y entramos; al entrar el guardia se sorprendió un poco y solo le dijo: buenas noches señor Abad

Al entrar el ambiente de aquel lugar era lo mejor que había visto, en una parte habían mesas y sillas ya que era un restaurante pero en el centro de aquello había una pista de baile iluminada, las luces fueron las que me encantaron eran bicolor

─deseas comer algo ─dijo él y asentí ya que con tanta cosa me había vuelto el apetito

Fuimos por un lugar y encontramos una mesa para dos

─muero de hambre ─me queje

─deja y voy a hacer el pedido ─ordeno y asentí

Lo vi alejarse y al llegar a recepción saludo animadamente a la chica mientras esta le tocaba el hombro y reían. Me dio coraje y saque mi teléfono

Roberta: estás en tu casa

Roberta: tú no te duermes temprano

Roberta: se puede saber donde estas no se te entregan los mensajes

Roberta: he llamado a tu ñaño y dice que ya estas durmiendo

Alan: mañana podemos salir

Alan: vamos al parque de diversiones que llego a la ciudad

Alan: me puedes acompañar a un evento

─regrese ─pronuncio David llegando a mi lado─. Pedí cazuela de mariscos para ti

─gracias ─agradecí y seguí en el teléfono mientras David me hablaba yo lo ignoraba

─Adara te estoy hablando ─musito poniendo una mano en la pantalla de mi teléfono y lo mire

─anda a seguir hablando con la chica de la recepción ─dije sin pensarlo y después me di cuenta de aquellas palabras y las corregí─. Es decir, parece que ella te conoce muy bien y la conversación esta más interesante



Nathaly

#202 en Novela romántica
#58 en Joven Adulto

En el texto hay: primer amor, apuestas

Editado: 20.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar