Enamorada del mejor amigo de mi hermano (editando)

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 21: Una propuesta interrumpida

Dos semanas después

Dos semanas habían pasado volando, días en donde David no dejara de dejarme papelitos en mi asiento en clases o dejar chocolates en mi habitación cuando venia y no estaba, por supuesto que yo no me quedaba atrás, hacia lo mismo con la única excepción de que yo no iba a su casa. Hoy al llegar a la universidad me habían encontrado con un desayuno, cosa que me hizo reír.

Sé que no desayunaste porque prácticamente ayer no dormiste y por ahí me entere que te quedaste dormida, también que saliste sin comer espero que te guste mucho ─David

Me dio risa porque sinceramente sali de la casa volando porque pensé que tenía clases a la primera hora es decir las 7:00 y en realidad tenía desde las 8:40, efectivamente me había quedado hasta las tres de la mañana realizando un informe y eso fue lo que hizo que mis ojos jugaran tan feo. Saque mi teléfono y tenía que agradecer

Yo: que lindo, enserio gracias por el desayuno, pero como te enteraste que sali de casa sin desayunar

David: buenos días, yo tengo mis métodos de enterarme de tus pasos

Yo: para mí que eres brujo

David: nada de eso, un pajarito me conto y como por ahí dicen un mago nunca revela sus secretos

Yo: este bien, si tú lo dices

David: Adara te tengo una sorpresa será que el viernes por la noche te escapas de tu casa

Yo: estás loco

Yo: pero viniendo de ti nada me sorprende deja ver que hago para escaparme

David: está bien, te dejo tengo clases

Guarde el teléfono y deguste de la comida, últimamente mi hermano ha evitado que David vaya a la casa por eso ha tomado la iniciativa de llevarlo cuando estoy en casa de mis amigas o en casa de mis tíos. Volví a tomar el papel y al reverso de la hoja tenía otra nota

Me levante a preparar mi desayuno y de paso para ti, lindo dia que te vaya súper bien. Llegue antes que ti, te quiero Adara

Enserio que estaba jodida, David va a ser mi perdición. Hoy solo tenía clases hasta la 1 de la tarde por lo que según tengo entendido los horarios de David son casi idénticos, por lo que me tocaba sorprenderlo

─y esa sonrisita ─molesto Leonela llegando a mi lado

─David ─suspire y ella se rio

─enserio que los dos están locos ─murmuro Leonela mientras leía el papel y me reí

─tú no te quedas atrás, eres miel con Alan ─ella se sonrojo─. Aparte yo desde la última vez que vi a David no lo he besado

─mejor termina de comer ─dijo sonrojada Leonela y asentí

─llegas tarde ─musite a Sabrina que llegaba a donde nosotras estábamos

─estaba ocupada porque ya se acerca la fiesta de la universidad y como soy la presidenta me toca estar al tanto de todo ─asentimos─. Pero no se me ocurre una temática para este año y nos han pedido que demos ideas

─piensa, piensa ─musite y se rio

─Leonela dame una idea ─le rogo a la pelirroja

─los años 80 ─susurro Leonela

─buena idea ─murmuro mientras anotaba en su libreta de eventos y entro la licenciada de geometría

Faltaba una hora para terminar todas las clases del dia de hoy y ya se me había ocurrido que le iba a dar a David

─Sabrina ─llame

─ ¿qué pasó? ─pregunto dándose la vuelta

─me puedes llevar a la matriz, por favor ─suplique y asintió

─yo también voy ─se unió Leonela y asentimos─. Pero ¿qué vas a hacer allá?

─hasta la pregunta es tonta, es obvio que va a ver al idiota de David ─dijo Sabrina y me reí

************************

Al llegar a la matriz vi que estaba en auto de David, me despedí de las chicas dándole las gracias y saque una cartulina roja para empezar mi nota

¿Sabes? te digo un secreto has sido mi amor imposible desde la primera vez que te vi, eres ese amor imposible al que no pude, ni puedo superarlo, y ahora dime ¿sigues siendo imposible?

Lo pegue en la puerta de su carro con cinta y puse al osito sentado en el capó, me recosté a el auto a la espera de él. Luego de unos minutos llego a su auto y al verme se sorprendió

─Adara ─ llego a mí y saludándome como de costumbre con un beso en la mejilla y un abrazo

─hola David ─murmure

─vamos Adara ─negué

─mis amigas me están esperando ─señale un auto parecido al de Sabrina y negó

─te vas conmigo si o si ─David puso una mano en mi cintura y negué la verdad es que mis amigas ya se habían ido, solo que me gustaba que me diga por favor─. Por favor

─está bien ─señale el peluche y sonreí

─ No son los hombres los que dan peluche ─dijo él tomando el peluche y negué, me quite de donde estaba y miro el papel─. Definitivamente vale la pena estar contigo, vale todo contigo.

─para mí siempre has valido la pena ─murmure mientras que aprovecho para tomar mí mano y entrelazarla con la de él

Amaba que me tomara de la mano y sentir que mi corazón empieza a palpitar como loco.

─me siento tonto al lado tuyo ─murmuro mirando nuestras manos y el peluche

─ ¿por qué? ─pregunte y se rio

─porque tú eres la inteligente, la de los comentarios intelectuales y yo pues yo soy payaso ─nos unimos─. He hecho tantas cosas malas y el destino se ha encargado de que me dé cuenta que siempre te tuve antes mis ojos, de que a pesar que el karma me llego, apareciste tú



Nathaly

#188 en Novela romántica
#44 en Joven Adulto

En el texto hay: primer amor, apuestas

Editado: 26.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar