Enamorada del mejor amigo de mi hermano (editando)

Tamaño de fuente: - +

capitulo 22: Nacimiento

Los siguientes segundos pasaron como una película, mientras David salió corriendo por su auto yo estaba con las manos en mi cabeza en estado de shock y frustrada por aquella escena, luego de segundos David entro de nuevo a la casa

─Adara necesito que te tranquilices ─grito David al verme extremadamente nerviosa y pálida─. No quiero llevar a dos personas al hospital, ven ayúdame a levantar a tu mamá y sacarla al carro

Ayude a David como me decía y me dio las llaves del auto para que abra la puerta y el pueda meter a mi mama al auto

─el hospital más cercano ─dijo David nervioso

─ está a 15 minutos ─respondí subiendo a la parte del copiloto y David empezó a manejar como loco

─vamos antes de que pase más tiempo, después no alcanza a que llegue la ambulancia ─David manejaba como que loco y mi estomago se revolvió, si no me concentraba en algo, pronto vomitaría

─llama al hospital y dile que tengan una camilla explicando la situación ─me tendió el teléfono e inmediatamente marque al hospital con las manos temblorosas

*****************

Al llegar al hospital efectivamente estaban esperándonos con una camilla y equipo. Mientras David ayudaba a los enfermeros a sacar a mi madre del auto, fui a llenar un papel que me dieron. Llene el papel y me dijeron que espere en la sala de emergencia

─tranquila cariño vas a ver que tu mamá va a estar bien y también tu hermana o hermanito ─susurro David mientras me abrazaba

─llamare a Eithan ─informe y el negó

─trate de llamarlo y la secretaria dijo que salieron a una reunión de negocios, pero que trataría de comunicarles lo sucedido ─dijo y asentí suspirando

─gracias ─susurre y nos separamos

─voy por café ¿te parece? ─pregunto

─bueno ─musite y él se fue

Luego de dos horas salió un hombre mayor con bata de hospital por aquella puerta que había entrado mi madre

─familiares de la señora Margaret Harrison ─llamo aquel doctor por lo que nos levantamos inmediatamente con David

─Mucho gusto, soy la hija ─salude y el doctor me miro

─muy bien tuvimos que practicar una cesárea apenas entro a quirófano, felicidades sus hermanos están en perfectas condiciones pero quedaran en supervisión porque aun le faltaba una semana para nacer ─Informo el doctor y nos quedamos mirando con David─. Felicidades es hermana de un hermoso niño y una hermosa niña

─es un error, mi madre había dicho que solo era uno ─explique atónita y el doctor negó

─hay casos en donde no se deja ver el otro feto por lo que ha sido muy sorpresivo ─informo el doctor y asentimos lentamente

─y mi madre como esta, puedo verla ─pregunte y el doctor vio unos papeles que tenía en mano

─En el caso de su madre ha sido un verdadero milagro que este recuperándose después de aquella caída y la cesárea practicada, puede pasar por unos minutos, ella aun está dormida debido al efecto de la anastesia, si hubiesen tardado más, hubiesen sido otros los resultados, pero dios es grande ─dijo el doctor y asentí ─. Ahora por el momento necesitamos que vaya por ropa por los bebes porque están solo con pañal.

─Ada vamos a comprarle una ropa para los bebes y después vamos por los bebes y tu mamá ─David tomo mi mano

Salimos a comprarle ropa a los bebes a una tienda que estaba frente al hospital

─que sorpresa dos por uno ─murmure sorprendida y rio

─si vez, te dije que todo iba a estar bien ─nos quedamos parados de frente y paso su mano en mi mejilla mientras cerré mis ojos por el tacto de él

─gracias ─le di un abrazo y él sonrió, nos quedamos mirando a los ojos. No me canso de decir que tiene una hermosa sonrisa y sus ojos son tan lindos. No los tenía ni azules ni verdes, simplemente eran suyos, eran únicos y eso lo hacía especial.

─de nada Adara, sabes que tu familia es mi familia ─dijo y nos encaminamos a buscar la ropa

─no me olvido que me dijiste cariño ─me burle y mi miro de mala gana

─por lo menos yo te lo digo y tu no ─se defendió

─pronto, pronto ─palmeé su espalda y negó

─pero te gustó ─murmuro

─no me acostumbro joven David ─bromee

─tendrás que acostúmbrate, pronto seremos algo más ─ dijo mientras tomo varias ropas de bebé y con eso me daba a entender que habíamos terminado─. Así que este es solo el comienzo señorita Adara

Pague la ropa mientras David fue a responder la llamada de mi hermano y luego de que sali nos dirigimos de nuevo al hospital, la enferma nos guio a donde estaban los cuneros y nos señalo a los primeros

─son hermosos ─dijo David mirando a mis hermanos ─. Ella se parece a ti, ahora me pregunto ¿será igual a ti así de enojona?

─obvio que no ella va a ser diferente ¿no crees? ─lo mire de mala gana

─pero imagínate que tenga tu carácter, dios mío pobre del que la aguante ─rodé los ojos y pego una carcajada

─eso es una indirecta, acaso ─musite ofendida y se rio

─mentira cariño, sabes que así me gustas ─dijo David haciéndome sonrojar

─David y Adara ─dijo Eithan detrás de nosotros y con David soltamos nuestras manos que se encontraban entrelazadas.

─Eithan ─me di la vuelta─. Ven a ver a los chiquitos están hermosos



Nathaly

#191 en Novela romántica
#43 en Joven Adulto

En el texto hay: primer amor, apuestas

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar