Enamorada del mejor amigo de mi hermano (editando)

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 32: La Muerte

Adara sin mirar a nadie paso directamente a la habitación en donde aun se encontraba mi abuelo y en la sala todos nos encontrábamos en silencio asimilando el hecho de que Adara apareciera  

─no que no sabias nada de Adara ─reclame  enojado llegando donde estaba el mejor amigo de Adara

─ella te lo explicara ─respondió y se fue a parar por la puerta donde hace un minutos Adara había entrado

Adara

Antes de entrar a la habitación ya estaba llorando, no solo por mi abuelo sino también por David que se encontraba con Eithan, me acerque rápido a la camilla y tome la mano de mi abuelito mientras apretaba mis labios y dejaba que las lágrimas salieran, recordé el dia que llegue a casa de él

Flashback

Le di la dirección de la casa del abuelo de parte de mi mami al taxista y este me llevo a mi destino, me baje del auto y lo mire que estaba recostado en su silla de descanso y al verme sonrió

─ady que alegría verte ─dijo llegando hacia a mí y dándome un abrazo─. Que ta ha traído a saludar este viejo

─papi decidí venir unos días aquí y la abuela ─respondí sonriendo forzadamente

─ya hablaremos de lo que pasa contigo, y tu mamita ya sabes cómo es, ella tostando café ─ asentí─. Y has venido sin equipaje

─fue algo inesperado ─me excuse  y sonrío, él es mi segundo papá  y ver esa sonrisa me alegra el corazón porque es la sonrisa más sincera que he visto últimamente

─entremos cariño y hablemos, te parece ─pregunto mi abuelito y me guio hacia dentro de la casa

Al entrar a la casa, como lo imagine estaba el olor del café impregnado en cada rincón y fui a saludar a la abuela

─mamita ─la abrace por la espalda y ella beso mi mejilla

─mi amor ─saludo dándose la vuelta y sorprendiéndome con otro abrazo

─abuela ha venido adisita por unos días ─informo mi abuelo y mi abuela sonrío

─eso se celebra haciendo tu comida preferida ─dijo mientras dejaba que el café se enfrié un poco para empezar a molerlo

─me apunto para moler el café ─alce la mano y ella asintió

─café ─pregunto y asentí

─entonces mi niña empiece a moler el café ─pronuncio mi abuelita y me reí─. Recuerdo cuando con Eithan nos visitaban en vacaciones y siempre se peleaban por moler el café

─hoy no peleare ─me defendí y me miro de una manera inexplicable pero no dijo nada

Cuando ya estaba por terminar de moler mi abuelito tomo dos cucharadas del café y lo filtro, todos nos sentamos en la mesa de madera y mi abuela nos dio  empanadas hechas por ella

─ahora si suéltalo ─dijo y arquee una ceja

─Adara los años nos proporcionan vejez pero a la vez mucha sabiduría  y sabemos que algo te pasa ─dijo mi abuelito y asentí

Los mire y mis ojos se humedecieron aun así sonreí al verlos, ya que aunque mis padres son mi tesoro más preciado, no puedo dejarlos a ellos a un lado y es que con solo mirarlos viene millones de recuerdos de la infancia, de el abuelo cómplice y que poco a poco con la edad fui dejando de visitarlos para fechas de descanso, solo por preferir fiestas o simplemente quedarme en casa sin hacer nada y eso me lleno de nostalgia

─se acuerdan de David ─los mire  

─ ¿el lloroncito? ─pregunto mi abuelita y solté una carcajada. Así lo habían apodado mis abuelitos porque en un tiempo Eithan vino con David a una fiesta de rancho en lo cual los dos terminaron demasiados pasados de copas y David se puso a llorar desde que salió de aquella hacienda la esperanza

─si mujer recuerdo que él a cada rato le decía cuñado a Eithan ─ me miro─. Ya estabas con él

─no ─exclame negando─. Pero de que estaban hablando

─cierto Ambrosio, el lloroncito le decía que estaba enamorado de la niña y Eithan ya no escucho porque se quedo dormido, bueno hablaron de otras cosas pero siento que esta te importara ─ esa conversación me cayó como balde de agua fría─. Pero ahora,  dinos ¿qué paso con él?

─estábamos próximos a cumplir el año pero hoy me entere que la relación fue una apuesta ─sonreí con melancolía

─ ¿y hablaste con el lloroncito? ─pregunto mi abuelo y negué riendo por lo bajo

─cariño siempre has sido una niña súper madura pero sobretodo fuerte y veo que lo sigues siendo ─dijo mi abuelita─. Y eso te trajo hasta aquí, porque antes de hacer algo has venido a buscar consejos o me equivoco

─si abue, me afecta tanto verlo porque detrás de esta faceta de dura están mis sentimientos y no puedo negarles que yo amo a David, pero el jugo conmigo ─dije haciendo aire para que en mis ojos se secaran las lagrimas

Quien no ha hecho eso cuando está a punto de llorar

─y si, si lo está ─dijo mi abuelo de repente y pegue una carcajada

─vengo de encontrarme con la persona con la que aposto y el dijo que David incluso se reía de mí ─murmure irónicamente

─cuéntame de ese encuentro ─ordeno mi abuelo y asentí



Nathaly

#200 en Novela romántica
#54 en Joven Adulto

En el texto hay: primer amor, apuestas

Editado: 20.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar