Enamorada del mejor amigo de mi hermano (editando)

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 36: El testamento y la Carta

Nos encontrábamos en la casa de mi abuelito esperando que llegue el juez para la lectura del testamento, Eithan se encontraba en el jardín con su novia, mientras yo escuchaba la conversación aburrida de mi mamá con mis 3 tías reunidas.

─mi hija se irá a estudiar a la mejor universidad del País ─presumió una tía que no se llevaba mucho con mi mamá

─enserio Martha qué bueno que tu hija sepa aprovechar el dinero y la gran ayuda que le proporciona el gobierno por la muerte de tu esposo ─dijo una de mis tías y mi tía Martha puso una sonrisa hipócrita

─si es que mi Adrianita es bien inteligente ─pronuncio mi tía Martha orgullosa de su hija mientras no me quitaba la mirada y sonreí por lo que desvío la mirada y miro a mamá ─. Perdóname hermana pero Adrianita si tiene futuro con esa universidad es la mejor del país y claro la más inteligente, no echo de menos a Adara pero, ya me entiendes

─como por ahí dicen la universidad no hace al estudiante, el estudiante hace a la universidad y si es bien inteligente mi prima eso se verá en la universidad por lo pronto deje de presumir ─murmure cansada y mis demás tías aplaudieron junto a mi mamá, era evidente que estaban cansada de escuchar hablar de mi prima cerebrito

─ady, es cierto que te vas a París ─pregunto una de mis tías y mire a mi mamá indignada

─si tía ─murmure entre dientes y empezaron con las felicitaciones

─mi hija también se irá a estudiar a otro país ─inquirió mi tía pero nadie le hizo caso ya que entro el abogado de cabecera Gonzalo Freire

─antes de que se me olvide ─mi mamá se volteo a ver a mi tía Martha ─. Espero que Adrianita vea lo mejor, y no esté influenciada de ti hermana

 

Nos encaminamos al gran despacho de mi abuelo y el abogado puso su maletín en el escritorio

 

─muy bien, en donde están todos ─comentó mirando que en la sala aún faltaban mis tíos

─ya vienen ─anuncio mi abuelita al ver a mis tíos entrar al despacho

Luego de quince minutos se estaba por terminar la lectura del testamento el cual decía que mi abuelita quedaba con el 40% de la fortuna que mi abuelito poseía y que la otra parte el 55% pertenecía a mis tíos y a mi madre, la constructora del pueblo quedaba dividida en socios los cuales eran sus hijos y los 9 terrenos que tenían quedaban repartidas a todos sus hijos, ninguno estaba en desacuerdo y por su cara se encontraban satisfechos con la decisión del abuelo

─ahora este cinco por ciento restante es para mi nieta Adara, que se que será la que mejor administre los bienes que le corresponden a ella, además dejó mi fábrica de vino y la hacienda, sin más este es mi voluntad y por estar en mis capacidades mentales ninguno podrá impugnar mi testamento, si se llegará a dar este caso solo se podrá impugnar el noventa y cinco por ciento, lo de mi nieta no se podrá tocar, además de que ella también será socia en las empresas, ya he hablado con abogado en caso de que eso suceda ─leyó el abogado Gonzalo y yo era la más sorprendida─. A demás dejo estos sobres con destinatario para cada uno de mis hijos, esposa y nieta, que se que son las únicas personas que están aquí

─Es injusto, ella no solo es la nieta ─grito frustrada mi tía Martha─. Eso les debe pertenecer a Adrianita y a todos los nietos que restan, papá claramente no estaba en sus capacidades mentales

─Martha todos sabemos que Adara era la nieta preferida de mi papá y si él así lo quiso lo vamos a hacer cumplir, a demás tu hija no era tanto de visitar a mi papá ─dijo uno de mis tíos y se encamino hacia donde yo me encontraba─. Felicidades Ady, sé que mi papá tomo la mejor decisión y que lo harás progresar tanto como él lo hizo
 

Las felicitaciones no tardaron en llegar y luego se sentaron a conversar, era hora de leer mi carta

 

─con permiso ─me disculpe señalando la carta que me habían entregado

Salí a caminar un rato por el sendero de flores variadas que tenía mi abuelita y me senté cerca del arroyo que pasaba cerca de la casa

 

Querida Adara:

 

Si estás leyendo esto es porque probablemente ya estoy a tres metros bajo tierra, se que pronto partiré y mi último deseo es que tú seas la única dueña de mi mayor inversión, mi  fabrica de vino y el viñedo, se que desde niña has amado la uva, así como también se que ese ha sido tu sueño tener tu propia fábrica de vinos y a pesar de que esta no la fundaste siéntela como tuya, se que la transformaras en la mejor empresa de vinos de este país y traspasaras fronteras, esas que deje en proceso y sé que  mi empresa no puede estar en mejores manos, que no sean las tuyas

 

Desde la primera vez que te vi quede fascinado por tu belleza que posees nieta mía, se que eres la niña más inteligente que he conocido en mi vida (claro después de mis hijas)  y aun pienso en aquel dia que tu mamá me llamo y me dijo: pá vas a ser abuelito de nuevo,  fue una gran emoción de la cual que he dejado reservado un vino que se llama Doncella que es el vino en honor a tu nombre “Adara= doncella”, y hablando de la primera vez que te cargue en mis brazos, verte por primera vez y verte tan frágil e indefensa y verte ahora siendo una mujer fuerte, hermosa, estudiosa y con un espíritu emprendedor, supe que serias el futuro de mi pasatiempo, porque se te dedicaras con mucho amor por eso sin dudarlo dos veces te he elegido para que  seas mi legado



Nathaly

#191 en Novela romántica
#43 en Joven Adulto

En el texto hay: primer amor, apuestas

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar