Enamorada del mejor amigo de mi hermano (editando)

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 38: Un dia con ellos

Terminamos de bailar, entre medio de sonrisas y uno que otro shot de cualquier alcohol y nos fuimos a sentar donde estaban las chicas

─ chicas me acompañan al tocador ─ordene y asintieron atemorizadas. Se levantaron y me siguieron en silencio, cuando llegamos al tocador las mire

─le dijeron que me voy a París ─dije y se miraron─. Les estoy preguntando y quiero una respuesta

─no Adara, solo lo invitamos pero nunca se hablo de tu salida del país ─dijo Julieta y entrecerré mis ojos ─. Te lo juro por mi madre Adara

─ Se que no nos creerás, pero te estamos diciendo la verdad él no sabe nada ─dijeron y asentí

─está bien chicas vamos, después de todo necesito tenerlo cerca de mi por última vez ─les agradecí mientras salía del tocador

Cuando llegamos David estaba sentado en su teléfono por lo que toque su hombro y se asustó

─ ¿qué estás haciendo? ─pregunté y sonrió

─nada, estaba revisando mis redes ─dijo y le reste importancia.

Yo se que ya me metí en la boca del lobo, un día es un día y puede pasar de todo, pero aun así les agradecí a las chicas por traerlo para que este conmigo y que en mi mente quede cada detalle de él

─ya que estamos aquí sentados, David ex cuñado quiero pedirte algo ─dijo Roberta y David arqueo una ceja

─es algo muy bueno ─anuncio Julieta y David asintió confundido

─ ¿quieres ser el padrino de Amaya? ─dijo David sorprendido y en su rostro se formó una gran sonrisa

─ ¿de la princesa?, ¿tú me estás hablando enserio? ─pregunto David y Roberta asintió─. No le preguntes a nadie más, Amaya ya tiene al mejor padrino y por cierto muy guapo

Todos en la mesa nos reímos, empezamos de nuevo a bailar música de todo tipo incluso las de pueblo ya sea de costa o de la sierra, las chicas no daban en las de la costa ellas eran de la sierra al igual que David pero él había aprendido debido a que él no se perdía ninguna de las fiestas realizadas por mi familia, fiestas en donde en vez de superarlo, mas me gustaba

Habíamos bebido pero no mucho así que nos pusimos de acuerdo y salimos de aquellas cabañas para ir al hotel a dormir

─yo llevo a Adara ─ anuncio David y negué

─no te preocupes David, confiamos en ti ─dijo Julieta y me hice la ofendida

─ve a estas, así de fácil me mandan con David, me puede secuestrar ─me hice la dramática y las chicas pusieron una mano en la cintura

─si te secuestrara sabremos quién es y bueno también dime que no te gustaría que te secuestre justamente él ─dijo Julieta

─malditas perras ─grite señalándolas y me subí resignada al auto de David─. Pero que les quede en claro que si me llega a pasar algo va a ser su maldita culpa

─Adara deja de actuar como maniática, solo te llevare al hotel ─dijo David  y asentí apretando mis labios para no reír mientras que empezó a conducir

─ ¿entonces? ─dijo David y lo mire

─ ¿entonces qué? ─respondí

─nada olvídalo ─dijo y el auto se quedo solo escuchando la música de la emisora

Cuando llegamos al hotel David me fue a dejar en la puerta de mi habitación y me miro 

─te veo mañana ─dijo David dándome un beso en la mejilla pero debido al alcohol que se encontraba en mi sangre cuando estaba por irse lo jale y lo bese como si mi vida dependiera del aquel beso, toda la maldita noche me había contenido no lanzarme hacia él, después de todo extraño sus besos

─quédate ─rogué mientras me aferraba a David─. Por favor

─mañana no me vas a matar ─dijo y negué

Entramos a mi habitación y se quedo parado

─quédate aquí, yo solo me ducho y salgo ─dije y asintió

Busque la toalla y me fui hacia la ducha, luego de unos minutos salí y me acorde de que no había traído la dormidora, envolví la toalla alrededor de mis cuerpo y salí con vergüenza, mis esperanzas eran de que David estuviera dormido pero no fue así, cuando me vio rápidamente se sentó en la cama y relamió sus labios

─se me olvido la dormidora ─murmure nerviosa y se rio. Se levanto de la cama para acercarse a mí

─te he dicho que eres la mujer más hermosa que he visto y no me refiero solo a lo físico ─tomo un mechón de mi cabello y lo dejo tras mi oreja y asentí, acaricio suavemente mi mejilla y empecé a sentir mis piernas como gelatina

Sin dudarlo me dio otro beso, un beso subido de tonalidad y mientras seguíamos en el beso sus manos viajaron a mis brazos desnudos para luego torpemente hacer desliar la toalla de mi cuerpo, quedando expuesta a él

***************************

8:40 am

Me desperté por el inmenso calor que tenia y sonreí al ver a David a mi lado provocando que me dé más calor al tenerme abrazada, lo mire atentamente como aquella vez que estuvimos en el hotel luego de ir a la feria y a su restaurante, pude ver con más claridad cada lunar que tenia, sus cejas, sus labios. Verlo dormir  cerca de mí era como un sueño, estaba quitando sus brazos aferrados a mi cuerpo pero más me apretó hacia él y deduje que no estaba dormido



Nathaly

#196 en Novela romántica
#48 en Joven Adulto

En el texto hay: primer amor, apuestas

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar