Encadenada [#e1]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 58

—¡Alexander no!—Exclamo corriendo hacia su dirección—Idiota, ¡El cielo azul y las nubes blancas!

y sí Alexander ésta pintando el techo de la habitación de los bebés.

decidimos hacer todo nosotros dos sin ayuda de nadie para cuando entremos a la habitación sea todo... De nosotros, que todo salga de nuestro corazón. Que cada parte esté hecha por nuestras manos. Sería perfecto.

—¡Ya lo pinté así!—Exclama ofendido, Pinto solo una nubes mal hechas azules arriba del color natural blanco que ya había.—Además los niños nisiquiera lo verán

—Ellos si lo verán—Me cruzo de brazos con el ceño fruncido. ¿Que clase de techo es blanco con nubes azules? ¡Ninguno! ¿Por qué? ¡Por qué no existe!

—Claro que no, ¿Que clase de niño al entrar a la habitación mira el techo?

—¡Bueno, no importa, yo lo voy a mirar entonces! —Elevo mis manos—Quiero el techo azul y nubes blancas. ¿Como puede ser que yo haya terminado antes que tú?Apurate.

Yo me tenía encargar de las paredes y Alexander del techo, no es tan difícil.

—¡Por qué tú no tienes que pintar, solo pegar ese estúpido papel decorativo de dibujos infantiles!—Señala la pared.

La pared está totalmente hermoso con ese papel decorativo de Mikey y peppa pig. Nose que mierda se queja Alexander, Además tampoco podía poner unos de princesas ni de autos ya que no sé su sexo. En realidad no importa porque cuando era chica yo veía dibujos infantiles de varones y me comportaba como uno, y seguramente los bebés también harán algo parecido.

—¡Es difícil pegar ese papel y tener que estar con los bebés!—Me excuse.

—¡Y si no nacieron!—Dice mientras me mira con incredulidad.—Está bien, no discutamos. ¿Puedes traer más diario para poner en el suelo?

Asentí y caminé hacia la oficina de Alexander, había dejado ahí los diarios.

Respecto a la madre de Alexander y sus clases de educación, hice un chantaje barato para que comencemos en unos meses y no ahora. Por que según yo “El embarazo consume todas mis fuerzas” JAJA Estoy más viva que nunca. Pero al menos pude salvarme por unos meses.

al llegar veo como estaba Lucas mirando el suelo, me acerco despacio había él y cuando levanta el rostro me quedé boca abierta con la escena.

Estaba todo sudado, tenía la mirada perdida y le temblaban sus manos muy raramente, su mirada era de desesperación y pena. Puse una mano en su frente para ver si tenía fiebre o no.

—No puedo más...—Susurra con voz ronca

Su cabeza ardía a mil demonios y se notaba que estaba sufriendo muchísimo.

¿¡Que demonios le sucedió!? Hace horas lo ví y estaba normal.. oh, cuando lo ví y estaba un poco tenso y tenía una mirada paranoica. ¡Mierda! ¡Qué estúpida soy!¿Cómo no pude darme cuenta?

—Lucas... Tienes una adicción—Mi voz salió más débil de lo que pensé. Con el simple hecho de que Lucas sufra algo en mi se encoge, supongo que el cariño que le tengo en tan poco tiempo.

O por pensar que él estuvo -al igual que Alexander- conmigo siempre en las buenas y malas. Yo debo hacer lo mismo ¿Verdad?

El negó repetidas veces con la cabeza

—No, Yo fumaba por gusto, si. Por gusto, no por adicción —Se pasó un pañuelo, por su cara. Pero ni siquiera haciendo la mayor fuerza se le podía ir aquella cara de desesperación.

—Quizás debamos llamar a un médico...—propuse, Lucas me mira horrorizado y me sujeta de mi brazo y ejerce presión en él.

—¡No! No, yo estoy bien. Tú no llamaras a nadie—Su tono era de advertencia, además lo último lo dijo más como una orden y no paraba de hacer presión en mi brazo, me dolía y mucho.

—Ehh...¿Sombra?—Pregunté nerviosa, la sombra no me llegaba a escuchar estaba lejos—Escucha Lucas, necesitas ayuda ¿Si? Me estás lástimando y tú sabes que no debes hacerlo.

Sus ojos se pusieron de color rojo, oh... Su parte vampirica lo controla. ¡El mundo está en mi contra!

Sombra, demonios aparece...

—No irás a ningún lado ¡Dame la caja!—Grita, sorprendida intenté retroceder pero el apretaba aún más fuerte, me estaba sangrando de tanta fuerza que hacia

—¿Qué caja?

—¡La de cigarros! ¡Tú la tienes! Damela—Por dios Lucas.—¡Jaqueline dame los malditos cigarros!—Gritó en mi cara—¡Ya!¡Damelos!

¿Jaqueline? Debe estar alusinando o algo parecido, claramente yo no soy parecida a Jaqueline. Pero...¿Tan fuerte es su adicción como para confundirme de esa manera?

—He... Sombra te necesito—Susurre, la sombra seguía sin escucharme.—Sombra, ven aquí, te necesito...—Apreté mis labios mientras mi nerviosismo aumentaba.

Lucas seguía mirandome a los ojos mientras su mano se enterraba en mi piel y se llevaba de sangre.



SolWalton

#567 en Fantasía
#622 en Otros
#92 en Acción

En el texto hay: fantasia, amor, cadenas

Editado: 08.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar