Encadenados [#e2]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 24

Abrí mis ojos tranquilamente, joder, casi no recordaba lo tranquilizante que eran las mañanas. Alexander me dió una habitación de el castillo que da un balcón junto a una enredadera donde se acercan pájaros a cantar, despertar por su cantó es genial. Claro, que Alexander durmió en su habitación respetando el espacio entre ambos.

Los gemelos durmieron en su habitación, de techo blanco y nubes azules que está justo frente a la mía

Me senté en la cama y solté un bostezo. Pero ví que había una nota en la mesa de luz, la tomé y leí dentro de ella

"Reina, te dejo la llave de la habitación A-J, a las 10 AM irán a ayudarte. Estate preparada.

Posdatame lleve a los gemelos a una tienda, te vemos en unas horas debemos comprar trajes

Posdata2; Duermes tan pacíficamente que cuesta admitir que eres un demonio

Posdata3; Te amo infinitamente.

Alexander."

Observé como en la mesa había una llave, ¿Habitación A-J? Me levanto y caminó hacia el baño. Agarro un cepillo de dientes que estaba dentro de su empaque dando a entender que es nuevo y le pongo pasta.

Luego de hacer lo habitual, salgo del baño y me visto rápidamente, salgo de la habitación con la llave en mi mano y veo como los guardias se paran firmemente al notar mi presencia.

-Hola, buenos días a todos.-Los saludo -¿Alguien puede llevarme a la habitación A-J?

Un guardia hace un paso adelante y comienza a caminar a mi lado, al llegar el guardia se va y yo introduzco la llave en el pomo. Al abrir la luz estaba totalmente apagada. Busco el interruptor con la mirada y lo enciendo.

La luz llega a la habitación y logró ver como había miles de vestimentas para mujeres -Zapatos, vestidos, blusas,jeans, accesorios,etc- Arriba de un gran mueble que está junto a la pared justo en la mitad de la habitación dice en gigantesco "KATHERINE"

¿Todo esto es para mi?

Una jodida habitación llena de ropa para mi....

Camine hacia más dentro de la habitación y ví como en el fondo de la habitación había un maniquí parado con un vestido blanco y unos diamantes en la parte del pecho.

Había una nota pegada al vestido, la agarro y leo con atención el contenido

"Cena+gemelos+tú y yo= familia

Alexander"

Esto tiene que ser una broma ¡Por dios!

ALEXANDER POV

Estaba parado mirando los trajes relucientes para los niños, éstoy desde hace horas buscando un traje que sea indentico al mío y finalmente cuando lo conseguí ellos fueron a probarselos.

Se acercan ami y me miran esperando mi reaccion, llevaban una camisa blanca pegada a su cuerpo con unos pantalones negros al igual que sus zapatos, unos tirantes que fueron ocultados por la chaqueta negra y sin falta la rosa en el bolsillo de el pecho.

-Su madre morirá de la emoción a verlos.

Ellos sonrieron con alegría y se miraron en el gran espejo frente a ellos.

-¿Por qué harás una cena familiar así? No me gusta esto -Señala su traje, Matthew

-Por qué...-Me quedó en silencio-Le proponere algo a Katherine muy especial y quiero que sea perfecto.-Me encogi de hombros-Quedense aquí que ire a probar mi traje.

KATHERINE POV

Se podía decir que Alexander se había pasado de la raya con esto.

Habían 5 chicas atendiendo solo ami, una me colocaba los zapatos, otra estiraba bien en el vestido en el suelo, otra me ponía un poco de polvo en la cara, otra me peinaba y otra me sostenía de la mano para que no caiga ya que estaba parada encima de un banco.

Me sentía toda una diva.

-Creo que estoy lista.-Dije un poco incómoda. Baje del banco y agarre el vestido para arriba así no lo piso y me acerque a un espejo que era tan grande que llegaba hasta el techo.

El vestido era verdadera mente precioso, hasta me impresione de mi propio rostro con maquillaje era mucho mejor

aún que sentía peso en mis ojos por tanta mascarilla de pestañas y sombras.

-Exagerada. -Anabella habló

Muerete.

Estaba frente al espejo mirándome, parecía otra persona; cualquiera que me viera diría "mirá esa chica, vive bajo lujos y su vida es normal" No, definitivamente no

Nunca juzguen por como la persona se hace ver

-Estás hermosa, reina.-Dijo una chica mientras se para y me mira atraves de el espejo con las manos unidas frente a su cadera.

-Gracias.-Contesté sonriendo ligeramente

-Me gustaría ser usted, Reina.-Otra chica me mira-Se nota que el rey la quiere muchísimo, la envidio.-Se ríe.

No niña, nunca querrás estar en mis zapatos

Simplemente le sonrei en respuesta.

-¿Saben hace cuándo Alexander hizo está habitación?-Les pregunté con el ceño fruncido.

-Reina, usted se fue del castillo un día antes de su cumpleaños, el rey habia mandado a crear esto en sorpresa. Cuándo se fue, el rey no permitió que nadie entrará solo una sirvienta cada mes para agregar más ropa de la moda del momento. Es toda una sorpresa que el rey por fin permita abrir la sala.



SolWalton

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar