Encadenados [#e2]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 32

Podemos escapar de muchas cosas.

Del amor, de la tristeza, de la melancolía, la nostalgia, la depresión y hasta de la oscuridad. Pero de algo que nunca se podrá escapar es del tiempo.

El tiempo llega y te demuestra que absolutamente todos los planes que tenías en mente para el futuro, o hasta los planes para el día de mañana, se pueden destruir con su única presencia.

Todos deseamos almenos una vez en la vida que el tiempo se detenga asi poder apreciar mejor el hecho, todos deseamos que exista un "Para siempre"

Pero no existe, esta es la cruda realidad.

Frente a mí veo todo el tiempo que he perdido en cosas insignificantes. Veo como mi piel está arrugada y mi pelo se tiñe de blanco. Los recuerdos felices son muy pocos, y en la mayoría de ellos están los gemelos y/o Alexander.

Quizás si no hubiera escapado del amor de Alexander, hubiera sido feliz y haber podido arreglar los sucesos qué nos pasaron.

Pero soy yo. Katherine Mclaren; necia, indomable, fuerte, testadura, enojona. La chica que no se detuvo a escuchar la explicación del por qué Alexander me había hecho "infiel"

Mi mano viaja a mi rostro y acarició mi mejilla sin dejar de ver mi reflejo en el espejo. Es horrible depender de alguien,y peor cuando la persona sabe que tú dependes de ella. En mi caso, Jackie sabe que moriré si no me ayuda. Y puedo apostar todo, a qué la muy perra me dejará morir.

-¿Mamá?-La voz de Dylan suena detrás de mí, limpio mis lágrimas con mi puño y giro a verlo con una sonrisa-¿Estás bien? Llevas horas aquí.

Mi pequeño se encontraba solo, estaba en pijama y con el pelo todo revuelto. Es media noche y su hermano debe estar durmiendo

-Si, estoy bien.-Mentí descaradamente. Me agache optando su estatura-¿Y vos?

Dylan se acerca ami y pone su mano en mi mejilla, me mira con el ceño fruncido intentando adivinar que sucede

Al no obtener contestación, sigo hablando;-Me salieron arrugas, es por el estrés. Tranquilo.-Su mirada se tranquiliza y sonríe con alivio-Pero no hagan enojar mucho a mamá, me saldrán canas verdes.-Bromeo

-¿Donde esta la sombra?

-Debes dejar de llamarlo así, su nombre es James.-Aclaro, él pone los ojos en blanco -Y debe estar en su casa, hemos discutido y no lo he visto desde hace días. Pero tranquilo, sé que volverá.

-¿Y Papá?

Él había ido -nuevamente- a hablar con Jackie, sus intentos sin éxito para conseguir la cura a mi "enfermedad" lo ponían agresivo y impotente, sabía que él no se iba a rendir y iba a hablar con su ex comprometida hasta conseguir lo que quiere, sin importar si la tiene que torturar para eso. 

-Está trabajando, volverá pronto.-Lo tomó en brazos y me pongo de pie, nos miramos en el espejo con una sonrisa ligera-Deberías ir a dormir, Mat se asustara si no te encuentra a su lado.

Lo dejo en el suelo y le despeino su cabello haciendo que ría.

-Sip-Contesta arrastrando la "p"-Te amo, adiós mamá.

Sale corriendo chocandose con todo lo que tenía a su alrededor, rio negando con la cabeza y comienzo a caminar detrás de él, al salír veo por el pasillo que James venia caminando en mi dirección

Tenía su cabello rubio en el rostro, sus musculos estaban tensos y tenía ojeras no muy notarias en sus ojos. Su mirada demostraba cansancio al igual que frustración, por la forma en el que camina puedo decir que está enfadado.

Al llegar ami respiro pesadamente, y trago en seco con su presencia. Él clava sus ojos en la corona que tenía en mi cabeza y la mira por unos segundos

-Hola, Katherine.

Sus únicas dos palabras hicieron que saque todo el aire de mis pulmones, lo miré y comencé a negar con la cabeza

-No puedes venir después de días sin dar una señal de tí y solo decir "Hola, Katherine" ¿Lo sabes, verdad?

Los pasillos se encontraban completamente vacíos, era extraño ya que hay órdenes directas del rey para que no me dejen sola. Pero por una extraña razón; ya no hay nadie.

-Tenía un discurso de disculpas anotado en un papel, pero lo perdí en el camino.-Se toca la nuca nervioso

-Da igual.-Contesté de inmediato-Lo importante es que viniste.Y yo verdaderamente debo pedirte disculpas, he tomado la decisión sin darme cuenta que estaba lastimando a los humanos.

-Mira esto.-Se levanta un poco la camisa y deja ver una cicatriz en su abdomen-Intenté ayudar a un grupo de rebeldía, me utilizaron y me iban a secuestrar sabiendo que sí vos te enterabas de esto ibas a hacer cualquier cosa por mi bien. He logrado escapar pero me quedo un recuerdo.-Se ríe sin ganas-Tenías razón; los humanos no valoran.

-No sabía nada.

-Recapacite, debes seguir así. Debes ponerte fuerte con vos misma para continuar con esto. Eres una excelente madre, amiga y reina, no puedes permitir que tú luz se apague. Eres brillante.

-Yo brillo donde sea, los demás se pueden tirar purpurina.-Bromee. El puso los ojos en blanco con una sonrisa de lado-Intento ser fuerte pero no puedo controlar el tiempo, o la viejez.

-Pero puedes controlar quien si controla el tiempo y la viejez.



SolWalton

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar