Encadenados [#e2]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 37

—El conejito inocente caminó hacia la casa de el depredador.—Velkan junta las manos dando un aplauso al verme parada ante él, viaja la mirada a Lucas y James y se ríe—Con compañía, claro.

Todos los guardias nos rodeaban con armas punzantes y mucho de ellos me miran con pena, como si estuvieran pidiendo perdón.

—Me has dicho que estabas interesado en mí.—Hable—Vengo en zon de paz, de todos modos... Yo también estoy interesada en ti.—Mentí descaradamente

Kendrick alza una ceja con diversión

—Sabía que eras una interesada, pequeña.—Sonríe—Puedo llegar a comprender que estés acompañada de tus hijos, pero de ellos...—Mueve la cabeza con duda

Los gemelos habían quedado en el alojamiento de Adara, junto a Alexander y Aleckseï cuidandolos. Nick se había ido con Leah en busca de plata así poder derretirla y crear armas caseras en casa

—Solo hemos venido para asegurarnos que ella esté bien.—Lucas habla con un tono autoritario señalandome—Si más no me equivoco, estabas interesado en tener una conversación con Deffems.

—Así es.—Contesto—Guardias lleven a Deffems a mi oficina.—Exige. James iba a protestar pero yo lo miró con los ojos bien abiertos en advertencia y él rendido acepta con la cabeza llendose—Entiendo para que están ambos, lo que no entiendo que haces tú aquí, Cuningham.

Lucas se encoge de hombros y sonríe

—Luego de 207 años de amistad. ¿Me vas a negar una charla, hermano?

Él plan estaba llendo bastante bien, perfecto a mi parecer. Velkan no sospechaba, James buscaba información y Lucas atacaba su lado sentimental sensible.

—No me interesa una charla contigo. Intentas atacar mi humanidad... Qué pena que la apague ayer.—Sonríe con ternura.

Retiro lo dicho, no está llendo bien el plan.

¡Aborten misión, aborten misión!

Antes que pueda girar unos guardias me amenazan —aún más—, con sus armas poniéndose atentos. Elevo mis manos dando a entender que estaba rendida mientras que al mismo tiempo alzaba las cejas

Tranquilo, vaquero.» pensé rápidamente

— Kendrick.—Aclaro mi garganta, fulmino con la mirada a los guardias y estos dejan de amenazarme dándome mi espacio para moverme—Es un honor, en verdad estar aquí para poder establecer una madura conversación. —Me acerco a él,y él en defensiva achina los ojos—¡Vamos, se que quieres pasar un rato bueno!

La idea del plan es llevarlo a la cama, que me marque y antes de que quiera tener relaciones sexuales le inyecto la plata derretida que guardo en el sosten.

Él analizando mis palabras se comienza a reír a sonoras carcajadas, confundidos Lucas y yo compartimos miradas de reojo.

—¿Encerio me creen tan estúpidos?—Exclama—Katherine, cariño desearías ser marcada así poder ser reina.—Gira y mira a Lucas—Y tú, desearías arreglar las cosas.

—Intento que las cosas no se vayan a la mierda, Velkan.—Lucas se acerca a  el y los guardias lo dejan—Solo hablemos, intentemos arreglar las cosas ¡Mierda, seamos un equipo como antes! Pasamos dos siglos manteniendo una amistad. Por una chica—Me señala—No vamos a discutir. Sabes que el reinado únicamente lo puede controlar Alexander y Ruthless necklace. No tú. No eres digno.

Los ojos de velkan pasan a ser rojos de la rabia, se acerca a Lucas peligrosamente y con su mano hecho un puño se lo clava en su pecho, veo como su mano estaba dentro de su organismo y Lucas comienza a soltar gemidos

—Estoy tocando tu corazón, Cuningham.—Velkan sonríe— puede que no sea digno para el trono. Pero soy digno para ser tu asesino. Adiós hermanito.—Antes de que pueda reacciónar, Velkan saca su mano de un tirón y veo como el corazón de Lucas estaba allí.

Él mira su mano y sonríe, tira al suelo el corazón y se limpia las manos con asco, por otro lado Lucas tenía la mirada perdida y sus ojos dilatados.

—¡NO!—Exclame, todo el aire de mis pulmones me abandona y caigo de rodillas. Miró cómo él me mira mientras caer al suelo y musita un “Lo siento”

Velkan lo había matado. Él... Lo mató

Me acerque a él y comencé a tocar su cuerpo, su rostro despacio. Lleve mis manos a mi cara y en total shock quedó sin saber que hacer giré y me encontré con que ya no estaba Velkan.

Abrazo fuertemente el cuerpo y acercó mi rostro al suyo. Podía jurar que sentía que él también sentía mi abrazo, pero probablemente sea un pensamiento y sentimiento de desesperación y melancolía.

—Te juro que te vengare—Susurre contra su cara, moje mis labios antes de darme un beso en su mejilla—Te juro qué Velkan pedirá perdón. Te lo juro.

Me alejó de él y acarició su cabello, pongo mis manos en sus ojos y le cierro sus párpados.

—Fuiste un gran amigo, y tío acondicionador.—Susurre.—No merecidas esto.

Me puse de pie y encamine hacia la salida, a paso firme y seguro tire mi cabello para atrás y cuando los guardias se iban a acercar mostré mis ojos en negro y ellos se detuvieron.



SolWalton

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar