Encantada [#e4]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 31

Los gemelos corrían hacia nosotras, velozmente y haciendo zigzag entre la multitud, los ojos de Dylan habían cambiado a unos increíblemente negros, y supe que sus emociones habían permitido que su Demonio interior tome el rol de la situación, no lo juzgaba; sabía que Dylan siempre ha tenido un gran lazo con la Reina, después de todo leer tantas revistas y periódicos había logrado enterarme de estas emociones entre ellos dos. Matthew, en cambio, estaba completamente normal sin demostrar ninguna emoción alguna, me pregunto vagamente el porqué si hace solo horas atrás lloraba con un feto no desarrollado en sus brazos. ¿Su sensibilidad ya había sido reemplazada? ¿O simplemente es la adrenalina?

—¡Mamá!—Los gemelos llegan a ella, la abrazan con fuerza haciendo un abrazo grupal bastante cálido y tierno, mi sonrisa se agranda al verlos tan unidos

Katherine sonrió con alivio y llevó lentamente sus manos a la cabelleras de sus hijos, tomó con fuerza de sus cortos cabellos y los separó bruscamente de ella, les sonrió y luego hizo que la cabeza de Dylan se estrellara con la cabeza de Matthew.

El momento emotivo finalizó

Fue bonito lo que duró

—¿¡CÓMO CARAJOS NO SE DIERON CUENTA QUE YO NO ERA!?—Grita, los gemelos hacen un pequeño puchero y se tocan su parte afectada—¿¡POR QUÉ NO PRESTAN ATENCIÓN A LOS DETALLES!? SI HUBIERAN ESTADO ATENTOS YO NO HUBIERA PASADO OCHO AÑOS DE TORTURA, ¡OCHO AÑOS SIN SPA!

Alzó las cejas sorprendida ¿Spa?

—¡Lo sie...!

—¡SE CALLAN!—Grita interrumpiendo—¡SE MANTIENEN CALLADOS! ¡Ahora, díganme donde mierda está el inepto de su padre!

—Está...

—¡DIJE QUE SE CALLARÁN!

Rodeo los ojos, la ira de Katherine dudará un poco.

Derrepente siento como el ruido se apagará repentinamente, solo había un constante zumbido que sonaba por todos lados, no podía concentrarme ni siquiera podía mantener la vista clavada en algo por más de tres segundos.

Una luz negra llama me atención, tan poderosa iluminaba un sector del bosque, las siluetas aparecían mirandome directamente a los ojos, todo mi cuerpo tiembla ante eso.

¿Quienes son?— Grité en su dirección, nadie me contestó—¿¡Quieres son!?

Siento como Dylan me sostiene del brazo, como me hablan los tres intentando traerme a la realidad. Sin embargo, me sentía hipnotizada por la intriga sobre aquellas siluetas

—¡Soy la princesa pérdida del mundo; Amelie Mclaren Williams, exijo una respuesta! ¿¡Quienes son!?—Nunca mi voz había llegado tan alta como tal, parecía que no gritaba yo, sino una voz interna que se liberaba al mover los labios

Sabemos tu nombre, cariño.—La voz femenina suena tan cerca mío apesar de estar tan lejos— Sabemos quien eres

—¿Y quiénes son ustedes?

—Tu familia.

—Mi familia son los Mclaren Williams.—Frunzo el ceño

Una silueta negra avanza como un rayo hacia mi, tan rápido que mi pelo con impacto cae hacia atrás, una figura física se arma frente a mi. Era exactamente la misma señora que anteriormente había dicho un discurso frente a los soldados, quien me había dicho que había sacado algo de lugar

No entiendo por qué te creen incapaz, tienes carácter. —Inclina su cabeza hacia un costado— Eres dinámica, solo necesitas chispa. Soy Shenzhen, podré ser tu chispa si eso quieres.

Y entonces reaccionó.

Dylan me había arrojado agua en mi cara gracias a una botella que el llevaba. Miré a los gemelos y luego a mi madre fruncí el ceño. Cuando levanté a ver a si las siluetas o Shenzhen estaban, me encontré con el alivio y confusión que ellos ya no se encontraban.

—¡Dios, reaccionaste!—Katherine apoya las manos en mis hombros y hace que la miré a los ojos—Llevas 15 minutos convulsionando

—¿Convulsionando?—Pregunté horrorizada

Su rostro se transforma completamente, me mira con el ceño fruncido totalmente horrorizada

—¿Has tenido una visión?—Suena como un pregunta retórica

—No. He tenido una conversacióN



SolWalton

Editado: 15.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar