Encarnación y Maldición

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

Con el paso de los años, décadas y varios siglos, en el presente las criaturas mágicas se fueron mezclando entre los humanos permaneciendo oculta hasta ser olvidadas y vistas como pura fantasía para novelas adolescente, películas y cuentos infantiles.

Esto también lo ignoraba, Rosalyn Salazar, una joven adolescente, pelirroja natural y de ojos color miel, baja estatura para su edad aunque en Chile se considera parte del promedio.

No tenía aspiraciones para estudiar en alguna universidad o instituto, así que cuando se graduó de cuarto medio a los dieciséis, debía buscar trabajo aunque la ley no se lo permitía aún hasta cumplir por lo menos un año más antes de ser una adulta a los ojos del gobierno chileno. Sus padres la presionaban para decidir estudiar una carrera profesional como medicina o ingeniería comercial, no cedió pese a su insistencia. Prefería trabajar y como le era imposible, les prometió a sus padres encargarse de las labores de la casa hasta cumplir los diecisiete y si no la contrataban aceptaría ponerse a estudiar una carrera universitaria como ellos deseaban. Como prometió, se comprometió desde muy temprano hasta el día que nació, fue en un verano el día 17 de enero de 2004.

Sus padres trajaban como ingenieros en el mismo cargo de una oficina telefónica.

Su padre era un hombre de cincuenta años, cabello castaño casi negro con algunas canas y ojos color chocolate, era alto y delgado, siempre vestía de terno y camisa.

Su madre era una mujer de cincuenta y ocho años, su cabello anteriormente era castaño pero desde que le empezaron a salir se riñó de rubio, ojos también eran castaño chocolate, un poco rellenita y al igual que su marido vestía ropa de oficinista.

Ella y sus padres vivían por Santiago sur, cerca del metro Mirador y el mall Florida Center. 
El departamento era de dos dormitorios, el de sus padres con un baño incluido, el suyo un cuarto color menta, un baño en medio del pasillo,una pequeña terraza con algunas plantas de interior con una mesita redonda de cristal con cuatro sillas metálicas, separada de la sala de estar por un ventanal y unas cortinas corredizas naranja y esta sala era decorada con un par de sillones grises, un sofá del mismo color que los sillones, entremedio una mesa de cristal sobre una alfombra con flecos blancos y negros, además había una mesa rectangular de madera con una superficie de cristal para cuatro a seis personas, las sillas que acompañan la mesa eran también de madera con un cojín amarillo cremoso en la parte donde uno se suele sentar.

Durante la noche antes de su cumpleaños, se sintió extraña como si algo estuviera por pasar. Soñó con el fuego, una cruz y un vampiro atado a la cruz. Se desveló empapada en sudor, pues le aterraba la imagen de la cruz. Su mente solo logró pensar una cosa debía de dejar de ver tantas series fantásticas, anime con vampiros como Vampire Knight e historias de terror como Jeff the Killer.

Miró la hora en su celular, un smartphone marca Huawei P20 Lite color negro con funda transparente que tenía unos recortes de algunos personajes o íconos de algunos anime que solía ver, este se encontraba en su mesita de noche al lado de la cama, lo había dejado cargando como siempre lo hacía antes de dormir. Vio que eran las tres de la mañana del día jueves 17 de enero de 2021.

Se levantó al baño que estaba a unos pasos frente a su pieza. Al prender la luz con un interruptor interno del baño, por un momento creyó ver que sus ojor color miel estaban completamente rojos como la sangre. Pestañeó sobresalta, pero sus ojos estaban normales. Pensó que aún tenía el sueño pegado en su mente y estaría medio dormida.

Se refrescó la cara pues era una fecha demasiado calurosa, debido a que era la estación de verano y sentía el sudor recorrerle la frente.

Volvió a la cama y se durmió hasta despertar al día siguiente.

El sol ya había salido hace varias horas, cuando Rosalyn se levanta a tomar desayuno sola ya que era un día de semana y sus padres ya se habían marchado desde muy temprano a trabajar. Se llevó su móvil y caminó por el pasillo del departamento y en el refrigerador encontró un plato tapado con una nota adhesiva encima de la tapa. La leyó, era una nota de sus padres que le deseaban feliz cumpleaños y que le prepararon el desayuno antes de irse al trabajo.

Rosalyn sonrió por el gesto, al ser su única hija sus padres siempre la trataban con un cariño especial aunque podría ser el de cualquier padre amoroso.

Destapó el plato con curiosidad. Este contenía un par de marraquetas, untadas con mantequilla y rellena de salame, queso de cabra, orégano, tomatitos cherry y trozos de aceituna morada. Lo calentó por unos treinta segundos en el microondas y se sirvió un vaso de coca cola zero helada, sabía que no era bueno tomar bebida en la mañana pero por ser su cumpleaños se quiso dar ese capricho.

En su móvil buscó una página para ver anime por Internet, en la página AnimeAkai, buscó el nombre de Fairy Tail que ya estaba finalizado pero de todas formas quería verlo desde el principio ya que muchos usuarios otakus de Instagram lo recomendaban, seleccionó el primer capítulo y tras apoyar el teléfono en el servilletero, lo colocó en posición horizontal y hizo doble click en la ventana del video para que se pusiera en el modo de pantalla completa.

Se sentó a ver el capítulo mientras desayunaba. Algunas escenas eran muy graciosas y absurdas.

Tras diez minutos concentrada en la trama, comenzó a tomar de la cola cola.

Por algún extraño motivo no le sabía bien la bebida, pese a ser su sabor preferido. No le dio mucha importancia creyendo que era la inapetencia matutina que a veces a algunas personas les da y como no fue hace mucho que se levantó pensó que le pasaba a ella en ese momento.

Estuvo unos minutos sin probar bocado hasta que al fin se encuentran por primera vez Natsu y Lucy con Happy, un gato alado parlante azul, acompañando al chico de pelo rosa y desordenado.



Z4r1s4

#3306 en Fantasía
#595 en Novela contemporánea

En el texto hay: descubrimiento, juventud, recuerdos

Editado: 18.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar