Encuentro de amor

Tamaño de fuente: - +

capitulo 3

Emely

Fue una noche genial, aunque lo tuvo que arruinar mi maldito vecino, porque no va a fastidiar a otra persona, yo solo quiero disfrutar de mi estadía en tan hermoso lugar, pero en todos lados me lo encuentro, anoche para que se vaya tuve que inventar que tenía novio, lo que no sabe es que estoy más sola que un perro, por lo menos ellos tienen a sus pulguitas para que los acompañen en cambio yo ni piojos tengo, aunque eso es bueno porque amo mi cabello.

Después de tomarme unos tragos más decidí volver al departamento, dormiría por un buen rato y después iré a plaza de Bolívar he leído en Internet que es la plaza principal de la ciudad de Bogotá. entonces como buena turista tendría que ir a visitarla.

(...)

ya estoy en la plaza son las tres de la tarde, hay muy buena vista chicos guapos con un cuerpo marcado o al menos así se ven con su camisa que esta sellada a su cuerpo. Todo está bien hasta que miro a un lado de la plaza y veo a ese chico, tomándose una selfie en la catedral él se encuentra a unos metros de mi ojalá no me vea porque quiero estar sola y relajada. Así que mejor camino en sentido contrario al que se encuentra él, para perderlo de vista.

Ya había pasado unos minutos cuando sentí que alguien chocó conmigo miré a ver y para mi desgracia era él.

-Hola ¿y tu novio? – acaso no se puede ir, aunque la verdad me gusta verlo es guapo. pensamientos estúpidos.

-Fue a... ¿y por qué tengo que explicarte? - imbécil porque tendría que explicarle, que demonios ni novio tengo.

-Yo solo quería platicar contigo –

-Pues yo no- trato de sonar lo más cortante posible a ver si así se va, pero no funciono.

-Estoy seguro que no existe tal novio- dijo con cierto tono arrogante.

-Eso a ti no te interesa-

-tienes razón, pero hay algo que si me interesa por ejemplo tú nombre, dime como te llamas –

-Si te lo digo dejas de molestar ¿y te vas? – no costaba nada intentar que se largue de mi vista.

-Tal vez, no prometo nada. –

-Entonces me llamo Emely Jenner clarkson mucho gusto, ahora si adiós – dije dando media vuelta e intentando marcharme, pero claro fue intento fallido cuando el volvió hablar.

-No me he presentado yo, eso es de mala educación, me llamo Léonard Johnson Fisher –

- Para tú información ya te habías presentado, pero de todas maneras mucho gusto, ahora largo –

- ¿por qué tendría que irme? – dijo frunciendo el ceño, en verdad lo está preguntando.

-Porque lo prometiste-

-Dije tal vez, si me aceptas ir por un refresco, un helado, o no sé cualquier otra cosa, te dejo de molestar –

-Quien me asegura eso – hable de forma interrogativa.

-Yo, soy un hombre de palabra- casi me rio en su cara

-Mira lo de que eres de palabra tal vez te lo crea y digo tal vez porque hace unos segundos me di cuenta que es mentira, lo de hombre eso lo dudo y solo porque estoy de buen humor voy a aceptar – mentira, yo moría por comer unos tacos y si es regalado saben mejor.

-Si quieres te puedo mostrar que si soy hombre- aunque ahora que lo pienso apenas lo conozco y si me secuestra, pero quien no quiere que la secuestre tremendo hombre, que cosas digo por dios, concéntrate me recrimino a mí misma.

-No gracias no quiero tus demostraciones, estoy segura que no tienes nada que mostrar- en su cara se plantó una sonrisa arrogante y ya me estaba preparando mentalmente para lo que saldría de su boca.

-no es por presumir nena, pero te aseguro que te asustas si lo ves no te va a caber por - alce mi mano haciéndolo entender que se calle qué asco, acaso dije que ya estaba preparada para lo que venía pues me equivoque - a qué hora paso por ti y algún día vas a querer una de mis demostraciones y será gratis para ti - dijo guiñándome el ojo.

-pero cambiando de tema vamos a cenar unos taquitos en un restaurante mexicano que esta por aquí cerca a las ocho, se puntual un minuto de más y no voy. –

-OK te veo a las ocho en tu departamento- dijo guiñando un ojo

-OK, hasta las ocho entonces, leo -

-Léonard – dijo bruscamente, aparte era bipolar en que me metí.

-Como sea adiós, me voy –

-Solo una cosa antes que te vayas-

-Y ahora ¿Qué? -

-Tú novio no se enoja -

-No tengo novio no te preocupes – no me entiendo, porque le dije eso. Estúpida si eso, soy estúpida.

Llegue al departamento y eran las cinco así que, en llame a mi papá, le dije como me estaba yendo todo, luego llame a mi amiga, no puedo decir que es mi mejor amiga, pero si una muy buena amiga, porque no le confió todas mis cosas desde que me paso lo primero aprendí que no hay que confiarle todas tus cosas a los demás, pero eso no me impedía contarle que conocí a un chico guapo, total que no era nadie importante.

-Karime , amiga cuéntame que has hecho en Grecia a cuantos te has follado –

-Por dios, emely ¿acaso no puedes pensar en otra cosa?

-sabes que solo bromeó –

-Pero dime que has hecho –

Después de platicar con mi amiga, le colgué y me di cuenta de que había tardado una hora hablando con ella ya eran las seis de la tarde era hora de empezar a arreglarme para ir a cenar con Léonard, no voy a negar que me emociona, tal vez sea un idiota, pero muy, muy dentro de él debe ser un caballero o al menos eso quiero creer.



Darly

#13349 en Novela romántica
#2115 en Chick lit

En el texto hay: amorjuvenil, amistad

Editado: 04.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar