Enemigos Con Beneficios

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7: Pizza.

Abigail.

Bueno pequeña Abi, ¿Cuándo piensas enamorarte? Clío me preguntó cuando nos sentamos a platicar en la sala.

—Iugh, nunca.

—¿No hay nadie en tu corazón de piedra?—¿Le diría?

De hecho...

—Oh por Dios. ¿Hay alguien?

—Si y no. Solo estamos en una tipo relación abierta, como ¿sin sentimientos?

—Dioses, tienes un "fuck boy"

¿Podría ponerle esa etiqueta?

—Algo así...

—Es necesario tener mucha madurez en esto, ¿estás segura?

—¡Claro! Lo estamos haciendo genial...

—¿Y quién es?

Oh, fíjate que es el chico que detesto oh y que también es ex novio de tu prima.

—Hum, preferimos que todo se mantenga en secreto.

—Lo entiendo.

Nos la pasamos platicando un rato más. Más que nada de como las cosas iban con Nathan ya que me había negado a dar más detalles de mi rara relación con Daniel. ¿Qué tal que soltaba algo de más?

Todavía tengo bastante dignidad como para revelar un secreto así.

Clío al fin se había ido y yo subí a mi cuarto y encontré a Daniel durmiendo en mi cama muy cómodamente. Creo que si había dicho en serio lo de la siesta.

—Daniel.—Le toque el hombro para despertarlo. No funcionó.—Daniel.—Insistí de nuevo.—Maldita sea Daniel, ¡Despierta!—Incluso le grité y nada.

Duerme más pesado que un oso.

Después de diez minutos de batallar me di por vencida y decidí tomar una siesta a lado de el, estaba un poco cansada y no había podido dormir bien ya que tenía que ver las series que no podía ver en el día por culpa de Daniel.

Decidí acostarme al otro lado de la cama y dándole la espalda obviamente. No quería formar una escena cursi aquí.

Pero todo esto había sido en vano ya que cuando desperté estaba invadiendo mi espacio personal y me estaba abrazando como un peluche, maldita sea.

¿Porqué no puede dormir como la gente normal?

Digo, no es común que pase esto mientras dormimos. Espero que lo haga inconscientemente o tendré que agarrarlo a patadas.

Desgraciadamente esta posición era malditamente cómoda, parecía que afuera hacía frío pero estaba calientita entre sus brazos. Pero esto es demasiado meloso*. Demasiado para mi gusto.

Así que quite sus brazos y con un gran esfuerzo y patadas lo tiré de la cama. Con que eso era la clave para despertarlo.

—¡¿Qué te pasa?! ¡¿Por qué hiciste eso?!—Dijo sentándose en el piso.

No se puede enojar, el me ha lastimado físicamente de más maneras.

—No te despertabas y tenía hambre, así que te toca cocinar.—Me levanté de la cama.

—Siempre me toca cocinar a mi.—Se levantó del piso sobándose el trasero y reprochó como niño pequeño.

—Dato curioso: Nunca me dejes cerca de objetos cortantes o calientes, prácticamente de una cocina. Si cocino quemaría mi casa y nos volaría en mil pedazos.—Nos dirigimos a la cocina en lo que yo daba mi discurso anti-cocina.

Prácticamente gracias a Daniel no tiraría mi dinero en comida chatarra como siempre que mis papás no están.

—Bien, pues no quiero cocinarte.—Se cruzó de brazos.

—¿No se supone que eres mi sirviente?—Negó con la cabeza.—Bien, pues pediré una pizza para mi sola.—Retiro lo dicho sobre gastar dinero en comida chatarra.

—Aún así me quedaré aquí.—Dijo mientras se acostaba en mi sillón con los brazos en la nuca. Claro siéntate como en tu casa, estúpido.

—Pues será sin comer.—Tomé el teléfono para pedir mi pizza.

—Pues pediré mi propia pizza—Hizo lo mismo pero con su teléfono.

Dicho y hecho cada quién pidió su pizza y tiempo después las dos pizzas llegaron al mismo tiempo.

Fue muy difícil procesar la escena de dos pizzeros de diferentes franquicias en la puerta de mi casa con la misma pizza, primero los repartidores pensaron que alguno de ellos había cometido un error y casi se ponían a pelear pero luego salimos a aclarar todo.

El punto bueno de esta historia es que al menos terminamos de comer sin pelearnos por el último trozo de pizza.

¿Fue una pérdida de dinero? Tal vez.

¿Había valido la pena? Definitivamente.

La tarde había pasado entre comer, decir estupideces y pelear, ya había anochecido y comenzó a llover a mares.

Nunca he entendido esa expresión, ¿Por qué en un mundo normal lloverían mares? Pero bueno, comenzó a llover a mares.

—Debería de irme.—Daniel se levantó del sofa.

—Puedes quedarte aquí, digo, no es como la primera vez que durmieras aquí.—No soy tan mala persona, no puedo permitir que alguien con una moto se vaya con esta lluvia. Si con clima normal maneja de la chingada.



Sparkle Guuurl

#171 en Joven Adulto
#147 en Otros
#51 en Humor

En el texto hay: comediaromantica, romancejuvenil, amigosconbeneficios

Editado: 23.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar