Enemigos Con Beneficios

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 12: Iguales.

Abigail.

—Bien, dime que esta pasando.—Me dijo Mateo cuando salí del baño.

Yo había huido al baño ante las escenas que estaban formando Daniel y Eve y al parecer Mateo había ido detrás de mí y al parecer me estaba esperado.

—¿De qué?—Hacerme la estúpida es lo mejor en lo que pienso algo.

—Me habías dicho que ya no tenías sexo con Díaz.

—¡Y ya no lo tengo!—Comencé a lavarme las manos esperando desviar la atención de Mateo de esta conversación que definitivamente no quería tener. Además, ¿Cómo pudo enterarse?

—¿Ah si? ¿Desde cuándo? ¿Menos de 24 horas?—Espero no verme tan obvia como para que todos lo sepan, si una persona se dio cuenta hay muchas probabilidades de que los demás también. 

Claro que como esa persona es Mateo es menos probable que alguien más vea lo que él sí. Odio que sea un sabelotodo, nunca puedo mentirle a este idiota. Claro pero luego se queja cuando le cuento de los chicos con los que me acuesto diciendo que es mucha información para su inocente cerebro.

—Sí bueno, fue un momento de debilidad.—Me sequé las manos en su playera y él me miró mal.

—No sé si no lo haz notado, pero tiene novia.

—Lo sé, y por eso no volverá a pasar. No soy retrasada.—Dije esperando dar por terminada la conversación.

—Lo dudo, no les importó una vez y no les volverá a importar.

—Shhh, sé que hice mal, pero no lo volvería a hacer si alguien saldrá afectado.

—Más te vale.

—¡Lo prometo! Ahora, ¿podemos huir de aquí?

—Solo si me compras un helado.

—Esta bien.—Rodé los ojos y nos dirigimos a la mesa para despedirnos.

Chris dijo que iría con nosotros, él no quería hacer mal tercio con ellos y se había llevado bien con Mateo, de reojo vi como Daniel nos miraba mal. Es bueno tener una cucharada de su propia medicina. Yo huyo con un chico simpático y otro chico medio baboso.

—Oye Mateo, no se te olvide que tenemos que hacer el trabajo de historia.—Le dijo Daniel.

—Demonios, cierto. ¿Pasas al rato a la casa?

—Claro.—Tenías que decir que no pedazo de imbécil.

Yo ya no quería verte en mi casa. Lo mejor era vernos en lugares públicos, acompañados de personas que nos impidieran hacer tonterías.

(...)

Daniel.

Llegue a casa de Abigail donde ahora también vivía Mateo y ella me recibió, después de recorrerme con la mirada me dejó pasar, estaba seria conmigo y al entrar noté que Mateo estaba de malas. 

¿Que todos iban a tratarme mal hoy?

Eve igual me había tratado mal por no hacerle caso en la comida pero tenía que vigilar al nuevo amigo de Abigail, ¿Qué tal que era un psicópata con cara de niño lindo? Bueno ya, me merecía que se enojara conmigo, es la segunda vez en el día que diría esto: Soy un mal novio. Pésimo novio, ni yo quisiera ser mi novio. 

¿A quién engaño? Sería genial ser mi novio.

Mateo y yo comenzamos con nuestro trabajo mientras que Chris, quien estaba en la casa con ellos, y Abigail estaban muy cerca, en serio demasiado para mi gusto, ella en algunos momentos lo abrazaba y eso me revolvía el estómago y no sé porque. Volveré a usar la excusa del psicópata aunque sea patética.

Antes no me pasaba esto, ni me hacía estas preguntas ni nada. Y ahora estaba odiando cada maldito segundo de este incómodo momento. Trataba de concentrarme en el trabajo pero era en vano.

Al menos no era el único, al parecer Mateo también, ya que no dejaba de mirarlos "disimuladamente".

¡Ja! Al menos tenía razón en que Mateo tenía sentimientos por Abigail. Es un mal día pero al menos tengo la razón en algo. Bueno, dos cosas porque igual sospechaba que Chris sentía algo por ella y la manera en él la hacía reír podría significar que ella también.

¡Solo llevaban de conocerse unos días! En cambio yo llevaba semanas conviviendo con ella.

Alguien toco a la puerta de su casa y ese alguien interrumpió mis pensamientos.

—Mateo, es tu turno de abrir.—Dijo Abigail muy seria.

Nunca había escuchado que le hablara así a Mateo. Tal vez pelearon por algo antes de que yo llegara.

Este se levantó de mala gana y fue a abrir. Entraron los padres de Abigail con algunas bolsas de compras y Abigail.

Esperen, ¿Qué?

¿Dos iguales?

Bueno, creo que es hora de que me vaya..—Dijo Chris, se despidió y se fue. Creo que Mateo quería que se fuera desde hace rato.

Abigail se quedó parada en la entrada y al ver mi cara de confusión se dirigió con su clon para susurrarle algo, ella le respondió, mantuvieron una conversación, su clon alzó los hombros y salió corriendo a algún lado. ¿De vuelta al laboratorio de donde había salido?



Sparkle Guuurl

#162 en Joven Adulto
#126 en Otros
#41 en Humor

En el texto hay: comediaromantica, romancejuvenil, amigosconbeneficios

Editado: 17.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar