Enemigos Intimos

Tamaño de fuente: - +

1 parte

NICOLE

¡¡MIERDA Y MAS MIERDA!!. Salgo corriendo con las maletas en la mano, mientras el taxi sigue tocando la bocina. No puedo creer que me haya quedado dormida. Yo sabía que si me iba de fiesta anoche, hoy no me levantaría y justo me paso. Si llego a perder el avión, Emma va a matarme.

Trato de peinar mi greñudo cabello, ni siquiera me dio tiempo de bañarme. Huelo mi axila a ver si puedo detectar algún mal olor, y recibo la mirada de asco del conductor. Miro mi atuendo y no puedo creer que me vine con un vestido deportivo enterizo hasta los talones, es el que utilizo cuando me dedico a quedarme en casa sin hacer nada solo pereza, ya se ve viejo y unas converse.

Menos mal que tenia la maleta lista desde la noche anterior. Salgo corriendo hacia mi avión y como sospechaba lo había perdido. Ahora si estaré muerta.

Marco a mi amiga y después de darme un sermón me dijo que le avisara cuando tomara el próximo avión, que no me moviera hasta obtener un vuelo y le avisara para que ella me fuera recoger con sus padres los señores Miller. Conocía muy bien a sus padres y ellos me habían acogido en su familia como una hija más. Lo que me pregunto si el hermano de Emma será así de amables como ellos, ya que él se la pasa viajando y jamás pudimos conocernos. Ahora había llegado el día que conocería al famoso Adam Miller.

Otro que iba a conocer era el novio de Emma; el mejor amigo de Adam, Ian Carter. Mi amiga lleva hace unos meses una relación y siempre estuvo enamorada de él. Justo unos meses atrás se le declaro y ahora está feliz con su relación, solo espero que sea un buen hombre o tendré que castrarlo.

Los padres de mi amiga lo adoran, y aunque su hermano al principio se molesto mucho con ambos por haber iniciado una relación a escondidas de él; se puso feliz al final. Espero llevarme bien con ambos.

Solo dure 1 hora en espera para poder conseguir otro vuelo. Pude respirar cuando aborde el avión. Decidí no decirle nada a mi amiga y llegar de sorpresa.

Estaba tan concentrada con mi móvil que no veía el frente y termine estrellándome con un tipo. Estaba a punto de pedir disculpas pero este hombre estaba como neurótico y empezó a gritarme.

-¡¿ACASO ESTAS CIEGA?!.- Grita el hombre con el cual he tropezado y haciendo que derrame su café sobre su traje.

-¡NO IDIOTA!, ACA EL CIEGO ERES ¡TU!.- Le devuelvo el mismo grito, no me importa que todos nos observe pero no dejare que nadie me grite.

-¡Estúpida tenias que ser!. –Abro los ojos y comienzo a desmoronarme de la rabia que tengo. El me ignora y comienza a limpiar su traje. Aprovecho que no me mira y le arrebato el vaso que llevaba en su mano, lo destapo y le lanzo el resto de contenido en su traje y rostro. Antes de que él reaccione, tomo mi maleta y salgo corriendo hacia la salida; solo escucho sus gritos e insultos.

Me toma poco tiempo encontrar un taxi, cuando me monto no puedo dejar de reír por la cara que hizo ese imbécil. Me fijo por la ventana y lo veo acercar a una limusina, bajo la ventanilla y saco medio cuerpo. Le grito y él se gira a verme con cara de pocos amigos, le muestro mi dedo de medio al cual él hace lo mismo. No me puedo creer que haya tipos tan bellos que sean unos completos idiotas. Menos mal que no lo volver a ver.

Llegue al fin a la casa de mi amiga y como es de costumbre me pegue del timbre. La puerta se abre y me echo a los brazos de mi amiga. Ambas gritábamos mientras saltábamos al mismo tiempo, sus padres salen asustados a ver cuál era el escándalo pero al verme se lanzaron a mis brazos imitando los saltos y los gritos.

Adoro a esta familia. Hace unos años hubo un acontecimiento que hizo que los señores Miller y Emma nos uniera. Los padres de mi amiga venían constantemente a visitarnos a mi amiga y a mí, ya que ambas compartíamos un departamento y es ahí que terminaron conociendo mi personalidad y siguiéndome el juego en todo. Adoptándome como su hija la loca.

-¡No puedo creer!. ¿Por qué no me dijiste que habías llegado?. Nosotros te habríamos recogido.- Mi amiga se ha cruzado de brazos molesta. Solo rodee los ojos y me tire al sofá como si fuera mi casa.

-Quería darte la sorpresa.- Le miro divertida y ella solo voltea su cara haciéndose la enojada. La madre de Emma se acerca y me da un tierno abrazo.

-Me alegro mucho cariño que hallas llegado pero...- Me mira de arriba abajo mama Susan, haciendo cara de asco. –No puedo creer que hayas viajado así vestida y peinada.- Me señala y yo le saco la lengua y todos reímos.

-Déjala amor no molestes a la niña.- Papa James se acerca y me da un tierno abrazo. Ambos se comportan como si fueran mis padres y me malcrían como su hija.

-Papi te extrañe.- Le hablo como niña pequeña haciendo un puchero, pasa sus brazos por mis hombros y recuesto mi cabeza en su pecho mientras besa mi frente.

-Pero enserio que te vez como un espanta pájaros.- Me dice papa James y todos estallamos a carcajadas. Cuando por fin pararon las burlas de todos sobre mi aspecto decidí ir por mi maleta para entregarle los obsequios que les había comprado. En eso se abre la puerta entrando mi peor pesadilla.

-¡TU! –Decimos el imbécil y yo.

-¡¿ACASO ERES UNA MALDITA ACOSADORA?! – Me grita y se acerca a mí con los puños apretados pero antes que él pueda hacerme algo le he dado una patada en su ingle. Le sonrío mientras lo veo revolcar de dolor en el piso.



MJPaez

#300 en Otros
#59 en Relatos cortos
#104 en Humor

Editado: 30.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar