Entre Dos Mundos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo #2

Narra Tanis

Estoy tan cómoda sentada en el techo de mi casa, sé que papá se enojara cuando me vea aquí pero no puedo evitarlo amo ver el cielo ya que se ven los planetas más cercanos a mi izquierda puedo ver Mc'Londrac y a mi derecha Turmantinc, a mi me fascina verlo y creer que algún día iré a recorrerlos.

Esa era mi única esperanza de que algún día lograré ser libre, sin todo aquello que atormentaba a cada persona de todo universo.

Varias personas viven con el miedo de ser asesinados por cualquier cosa insignificante que se le ocurra al Rey, ya sea que te acuse de traición o conspiración.

Nadie podía hacer absolutamente nada al respecto, él era el que tenía en sus manos La Gema, nadie por más que quisiera, tenía que aceptar la triste realidad en la que vivíamos, una total y absoluta monarquía repleta de corrupción.

- Tanis, baja de hay, sabes lo que pienso de que subas allá arriba- gruñe mi padre.

- Un rato más, Kerzak- digo haciendo puchero, ya que eso siempre funciona, mi padre odia, no, aborrece que lo llame por su nombre, y menos si hago puchero, siente que lo niego al llamarlo así o no se que tanto, y que sólo así lo pueden llamar así ciertas personas.

- ¿Que te he dicho de eso?- me cuestiona cruzándose de brazos.

-¿De qué? ¿Que te llame Kerzak o que me suba al techo?- pregunto haciéndome la inocente y poniendo mi mirada angelical que siempre lo convence.

Observe su rostro de confundido por un momento, hasta que no lo puedo evitar y me burlo de esa expresión, él al darse cuenta me mira mal, sé que no está de humor, así que bajo de un solo santo callendo de pie en frente de él.

- Necesito que me hagas un favor- me dice manteniéndose firme, como si con eso se estuviera imponiendo ante mí.

-Estoy cansada, manda a alguien más- digo haciendo puchero, eso siempre funciona, pero al parecer no ahora.

Mí padre mira directamente mis ojos, solo hace eso cuando es algo importante, así que me concentro y hago lo mismo que él, me pongo firme para lo que me encargará dando a entender que estaba lista para recibir órdenes.

- Recuerda que me tienes que obedecer, así que no más de tus pucheros... Entendido- dijo más firme, así que yo solo asentí. - Ven necesito que conozcas a alguien, unos viejos amigos, antes de que te vayas necesito presentarlos- prosiguió pasando un brazo por mis hombros en dirección de unas personas.

Al estar en frente de los amigos de mí padre, la pareja le dirigieron miradas a mi padre de sorpresa.

-Pero vaya que grande está tu hija no la veía desde... Que tenía no se qué 3 o 5 meses- dijo la mujer me parecía simpática, y por su sonrisa sabía que podía ser la persona más dulce que conozca en toda mi vida.

- Lo sé, y sí hace mucho que no nos veíamos, de hecho la última vez que la viste fue cuando iba a cumplir 2 años.- dice mi padre, como siempre aclarando las dudas de todo el mundo.

Yo por otro lado evaluó a las personas que tengo frente a mí, veo a una pareja de casados y un chico junto a ellos, era un niño mayor que yo eso se nota desde lejos, tal vez tenga la mitad de su edad.

-Bueno, Tanis dejame presentaste a mis más viejos amigos,- la voz de mi padre me saca de mis pensamientos trayendo me de vuelta a la realidad y centrando mi mirada a aquellas personas.- Crostros, Demorían- dijo mi padre apuntando a la pareja que me muestra una sonrisa cálida.

- Mucho gusto, soy Tanis.- digo como mi padre quiere que conteste asía la gente mayor o de gran autoridad.

La pareja suelta una pequeña risa que me desconcierta, a caso hice algo mal.

- Oh pequeña no temas no muerdo- dice la mujer que creo se llama Demorían sí Demorían mientras me tiende su mano en forma de saludo.

- Tanis no debes de temer ellos son de confianza. - me alienta mi padre acariciando mi espalda en forma de apoyó.

Poco a poco tomo la mano de Demorían con un leve apretón y una pequeña sonrisa brota de mis labios.

- Es una niña muy hermosa debo admitir Kerzak, es parecida a su madre- dice el tal Crostros.

La sola mención de mi madre me desconcertó hace mucho que no sabíamos de mi madre. Mi padre se tensó notablemente.

Carraspea- Eh si, lo se, pero bueno ese es otro tema... Cambiando de tema Tania se encargará de encontrarlo es buena rastreando- dijo mi padre viendome fijamente esperando mi respuesta.

Asentí.

- Claro, que tengo que encontrar- dije aún no tan contenta por la actitud de mi padre siempre evitando el tema de mi madre.

***

Me encuentro caminado sin rumbo fijo, no sé ni cómo es lo que busco exactamente, solo se que es un niño a mi parecer no muy inteligente, qué clase de niño huye cuando no conoce nada de este lugar, que tan pequeño tendría el cerebro para que se le ocurriera gran tontería.

Sigo caminando hasta que una roca se cruza en mi camino no sé porque pero no logré evitarlo la pateó, y al instante me arrepiento ya que la roca se impacta en un niño que estaba sentado a unos metros de mi.

El niño intenta encontrar quien la arrojó pero es inútil ya que soy una mentalista puedo hacer que las personas no me vean si lo deseó.

Bueno no soy solo mentalista pero esa es otra historia, en fin el niño se levanta de donde estaba y continua buscando.

- Se que eres tú, Lotrox, sal de donde sea que estes- grita aún buscando. - Ya basta sal o no volveré- dice y puedo notar que está nervioso.

Mientras yo me pongo detrás de él. -¿ Quién es Lotrox?- pregunto, y veo como brinca del susto  y caí de sentón, por otro lado yo trato de no reírme en su cara. - ¿Y porque gritas?- pregunto haciendome la inocente porque se muy bien que yo fui la causante de eso.

Cuando se digna a mirarme a la cara ( ya que se lo estoy permitiendo ) puedo ver que está sorprendido tal está esperando a alguien más. Puedo ver cómo está confundido tanto que puedo escuchar como trata de entender.¿ Que hace en medio de la nada? Y ¿Como es que llegó sin que yo me  diera cuenta? Estaba lejos de el vecindario.



Lesly Peña

#1341 en Fantasía

En el texto hay: accion, monarquia

Editado: 22.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar