Entre Lobos y Vampiros

Tamaño de fuente: - +

#1

Era un día oscuro igual a los demás en el castillo de los Sknovicht, un joven alto de cabellos oscuros como la noche, ojos de igual tonalidad y con un cuerpo bien trabajado. Él se levantaba de su amplia cama que compartía de vez en cuando con la menor de sus hermanas, en otras palabras “Su Preferida”, su querida Zasha. 

- Buenos días dormilona - le hablaba el mayor mientras él le sacude levemente las ropas.

- Déjame dormir Dhy~, anoche no fue nada bueno - le regaña su hermana menor al recordar la riña que tubo con su hermana y se acomoda más entre las sábanas de seda que le cubrían.

- Si no te levantas luego de la cama llegaran los chicos y se acostaran ahí… junto a ti -

La chica de cabellos bi-color verde y ojos color turquesa se levantó rápidamente de la cama y se fue en dirección a su cuarto no sin antes haberse despedido de su hermano mayor.

La mañana transcurrió tranquila con la ausencia de los gemelos de en medio, Ran y Ren ambos por ya cumplir los 16 años de edad, por un lado, estaba Ran quien era ya de estatura mediana, su cuerpo bien definido y más desarrollado que el de su hermana menor y a causa de ello Ran era las más suelta de la familia y Ren, no era si no mucho peor que su hermana Ran, pero por ser hombre se le “añadía” cada vez más experiencia.

Pocos minutos después de haber acabado de desayunar la pequeña familia seguía a la espera de los gemelos, los cumpleañeros, a causa del largo e incómodo silencio que se hace presente, el Rey decide hablar para poder acabar con la incomodidad.

- Espero que los niños no se demoren en llegar -

- Y yo espero que no les pase nada por el camino - le completa la frase su Esposa.

- Y yo espero que siga virgen a los 16 - dice Zasha sarcásticamente haciendo enfurecer a sus padres.

- Zasha!, no hables así de tu hermana - la regaña su madre.

- Pensé que pedíamos cosas que eran imposible en ellos - le responde si tomarle mayor importancia al asunto.

- Ya te lo dije, no hables así de ella -

- Y tu aún crees que ella es una Santa? –

- No solo yo lo creo, tu padre también lo cree e incluso tú hermano… -

- No madre - le interrumpe Dhylan - Ran dejo de ser virgen a los 10 años y eso le consta bien ya que usted… -

- Dhylan para! – lo detiene su padre ya que su madre estaba en shock al recordar lo ocurrido hace 6 años atrás.

- No padre, todos en la familia lo saben y todas las personas del clan también lo saben, que Ran hace 6 años quedo embarazada de un vampiro de otro clan vecino y que mi madre le ha ayudado a abortar, pero eso no ha detenido a Ran -

- Ya basta Dhylan eso no es cierto! - su madre estaba al borde de la locura y el llanto, mientras que su padre estaba a punto de explotar de rabia y Zasha nada más se limitó a escuchar como su hermano mayor poco a poco acababa con la paciencia de su padre, el Rey.

- Dije no! Eso no ha parado en nada a Ran ya que poco después de haberse recuperado comenzó de nuevo a hacer lo que hace mejor... -

- A prostituirse! – salto desde su asiento la menos completando la frase que su hermano decía con anterioridad. 

- Zasha! ¡Esta no te la perdono!  – la amenaza su padre.

- Y qué harás? ¿Echarme? ¿Golpearme? –

- Desterrarte –

- Hazlo, me harías un gran favor -

Luego de que Zasha tuviera la última palara y dejara impresionado a sus padres, sus hermanos llegaron a casa y al verlos no comprendían por qué el ambiente era tan tenso y al darse cuenta de que no habían notado su presencia, Ren realizo acto de presencia.

- Lanlan~ ya llegamos - al pequeño joven le brillaban los ojos al ver a su hermano mayor.

- Y tú crees que le importas? Já, no me hagas reír querido - le habla su hermana menor.

- Y tú eres? – la interrumpe Ran.

- Con suerte no tu reflejo, no me gustarías ser una zorra como tú -

Zasha terminó de hablar y su padre se posicionó en frente de ella y él la abofetea lanzándola a contra la pared haciendo un gran agujero.

- Eso no era necesario padre - le decía Dhylan intentando calmarse las ganas de golpearle.

- Claro que si Lanlan, me trato de zorra -

- Y acaso no es eso lo que eres Ran? –

- Lanlan… tú… -

- No me interrumpas, lo eres desde hace ya 6 años atrás y, nos vamos -

- ¿¡QUE!? - dijeron todos los presentes.

- Nos vamos, el clan y yo hemos hablado y nos enteramos de un internado situado en Italia, lejos de todo esto, en 2 días nos vámos y ni creas que volveremos -

- Tú no puedes hacer eso, no sin antes mi consentimiento ya que yo soy el Rey, ¡Yo mando aquí! –

- Ya no más padres, Dhylan te ha sobrepasado y el clan está a nuestro favor apoyándolo a él, ya no tienes más oportunidad es tu ex mandato - llega una muy orgullosa Zasha. 

- Lanlan, te vas? ¿Nos llevas? –

- Así es, en dos días más nos llevamos a la mayoría del clan, Zasha y yo, ya que ustedes se quedarán aquí con sus padres -

- Nosotros también somos parte del clan y más aún, ¡nuestra sangre nos une! –

- Pos… son adoptados, y los recogieron en un canal - replicaba indiferente Zasha detrás de su hermano mayor ya que se dirigía dirección de la puerta.

- Zasha ya Bas… -


- No! – Le interrumpe Dhylan ya fuera de sus casillas - Tú ya no tienes autoridad sobre nosotros y recuerda, mucho menos sobre el clan -

- Al clan? –

- Así es, yo soy quien ahora les dirige desde hoy y para siempre - Dhylan los deja sin habla y va tras su hermana, quien ya se había marchado al jardín principal.

(…)

Pasados ya los 2 días restantes para la partida de la mayoría del clan junto a su nuevo líder, Dhylan, él se preparaba para salir, pero a la salida del castillo fue intervenido por su padre.

- Hijo piensa bien lo que estás haciendo -

- Lo estado pensando durante ya demasiados años y ahora que ya cumplí mi mayoría de edad para ser Rey, ¡lo seré y ya! –



Akame

Editado: 13.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar