Entre Lobos y Vampiros

Tamaño de fuente: - +

#2

-No dejes que ella se entere de esto-

-Sé que serás un gran Alpha hijo, cuida bien de ella-

Esas fueron las últimas palabras de un Alpha y su Luna al mayor de sus dos hijos, se preguntarán como es que llegamos a esto… pues les contare.

Los líderes de la manada “Luna Escarlata” Vivian en un bosque cercano al clan “Luna Sangrienta” pero ninguno de ellos había atacado al otro, un día la familia McGarrett, líderes de la manada, tienen a su primer hijo que llamaron Ryan, él era un niño de cabellos color negro y sus ojos azules como el mar, cinco años después tienen a su pequeña niña, Tessa, ella al igual que su hermano tiene su cabello color negro con la excepción de un mechón que recaía de su lado derecho color rojo y de ojos color magenta.

Los primeros cinco años de la pequeña Tessa fueron tranquilos, pero para su hermano mayor no fue así ya que él se esforzaba por seguir los pasos de su padre, ya que él tenía presente en que algún día cuando ya fuera un adulto debería de tomar el puesto de su padre como Alpha de la manada pero ese día llego antes de lo esperado.

Era un fin de semana tranquilo para la familia de lobos que comía a las afuera de su casa, hasta que entre sus súbditos una pequeña lobita ajena a los McGarrett fue tras una colorida mariposa que se escapó para el territorio vampiro, la pequeña no sabía en qué lugar se encontraba hasta que fue capturada por los guardias de la familia vampiro Sknovicht.

Unos minutos después de lo ocurrido, los padres de la pequeña niña le informaron su desaparición a su Alpha.

-Señor, nuestra hija ha desaparecido hace unos cuantos minutos y aún no ha regresado- habla un padre muy preocupado y al borde de la desesperación.

-Seguros de que está jugando con alguno de sus amigos? – le intenta dar alguna solución antes de llegar a la peligrosa respuesta que nadie quiere tratar, mucho menos él.

-No Alpha, ella se fue a los bosques del oeste-

-Padre… - Ryan llama a la atención de él -que no es por ahí donde se llega al territorio de los…-


- Sknovicht... – le termina la oración su padre - Así es hijo, ahí delimitan nuestros territorios - 

-Que son los Sknovicht mami? Familia? – pregunta una pequeña niña en los brazos de su madre.

-Son nuestros vecinos hija, ellos no son familia - le responde a la pregunta su madre, la cual luego se dirige hacia el mayor ya que ella sabía el grave riesgo de la situación - Hijo, lleva a tu hermana dentro de la casa y no salgan por nada… ¿entendido? –

-Si madre –

Ryan sigue las ordenes de su madre y lleva a su hermana dentro de la casa, mientras que su padre va donde se encontraba la pequeña loba capturada.

-Sal de ahí cobarde! ¡Devuélvela! -


Él estaba completamente enojado ya que los vampiros no tenían por qué haber hecho eso.

-Quien es el cobarde aquí? Primero que nada, no tenías por qué haber enviado a una niña para espiarnos – se asoma por la puesta principal del castillo el Rey acompañado de toda su familia.

-Yo no la he enviado, ¡ella es solo una niña! –

-Era – se burla de él -era solo una niña, ahora vete de mí territorio –

-Devuélveme a la niña! –

-Dije que te fueras McGarrett–

-La niña!... o habrá guerra –

-Si guerra quieres, guerra tendrás… te doy un minuto McGarrett – le da la espalda y entra al castillo.

Mientras que el Alpha se transformaba y se va a informarles a la manada lo ocurrido, Jayden tranquiliza a su pequeña hermana. Ya pasado el minuto, la guerra entre lobos y vampiros se desató, siendo su terreno el centro de ella. La casa de los lobos quedaba al sur del bosque así que la pelea se desarrolló hacia el Norte para que a los aun pequeños lobos no les pasara nada.
En la casa principal se encontraban todos los niños menores de edad resguardados por algunos de los lobos mayores. Jayden sabía que debía cuidar de su hermana, pero al mismo tiempo le preocupaban sus padres.
Al cabo de unos dos días la guerra se dio por terminada con la victoria de los vampiros Sknovicht ya que mataron a un poco más de un tercio de la manada y entre ellos a sus líderes.
Jayden sabía que algo había sucedido así que se escapó de la guardia que había en la casa y fue en busca de sus padres, pero al llegar se llevó la sorpresa de verlos tirados en el suelo, juntos y al borde de la muerte. El menor se acerca a ellos y se agacha al lado de ellos.

-Padre, madre… ¿quién les hizo esto? –

-Eso ya no importa Jayden – su padre son sus últimas fuerzas toma la mano de su hijo.

-Y Tes? – pregunta su madre con menos fuerzas que su padre.

-Se quedó, vine solo – le respondió intentando aguantar las lágrimas que amenazaban por salir de sus ojos, para así no preocuparlos más de lo que ya estaba, él sabía que estaban a punto de morir.

-No dejes que ella se entere de esto- le pidió su madre con su último aliento antes de caer muerta.

-Sé que serás un gran Alpha hijo, cuida bien de ella- luego de decir esas palabras, su mano suelta lentamente el agarre que mantenía con su hijo, dándole la señal de que ya han muerto.

Cuando Ryan regresa a la casa, su hermana aún permanecía dormida, así que reunió a todos los demás sobrevivientes.

-Desde hoy, yo Ryan McGarrett tomo el puesto de Alpha y me haré cargo de esta manada y mi primera orden será la última petición de mis padres… - inspira tan hondo como sus pulmones se los permita ocultando su dolor al recordarlos -Nadie le dirá lo ocurrido a mi hermana, ella no se enterará de esto-

-Pero ella preguntará por sus padres, ¿qué le diremos joven Alpha?  – pregunta el pequeño niño encargado de su hermana.

-Nos iremos de aquí, le diremos que mis padres están con una manada vecina y que me han dejado a cargo… y cuando ella tenga mi edad le diré que han muerto en el campo de batalla, sin detalles… y todos sostendrás eso –

-Pero a donde nos iremos joven McGarrett? – esta vez es Mark Donovan, su más cercano amigo el que habla.



Akame

Editado: 13.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar