Entre mi cielo y tu infierno

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2

SIEMPRE HE ESTADO AQUÍ 
 


-Oye, despierta, ya hemos llegado a Londres- Me dijo la azafata con amabilidad.
 


 

-¡Oh! lo siento- Le exclamé.
 


 

-No te preocupes, cuando el viaje es placentero se quedan dormidos- Precisó la azafa.
 


 

-Gracias Lina- Dije leyendo su nombre en la placa del uniforme- debo irme ahora mismo- Le mencioné mientras me ponía de pie.
 


 

Me bajé del avión y fui a reclamar la maleta; Encendí el celular para ver si tenía un mensaje de Emma, pero por el contrario había un mensaje de un número desconocido:
 


 

********87
Jue,10:32 AM.
 


 

-Por favor mantén los ojos bien abiertos y si necesitas ayuda sólo llamame a este número.
 


 

PDT: Nunca te quites esa pulsera.
 


 

Cuando ya tenía la maleta salí del aeropuerto y me subí a un taxi; estaba casi segura de que ese número era del chico del museo.
 


 

¿Cómo sabía este tipo mi número? esto no pinta nada bien.
 


 

-¡Señorita! ¿a dónde desea que la lleve?- Se quejó el taxista.
 


 

-¡Oh, lo siento! lleveme a la 54 Gloucester st en Pimilco- Dije volviendo a perderme en mis pensamientos.
 


 

El señor asintió con la cabeza, e inició el recorrido a mi casa; No entendía cómo el chico del museo había conseguido mi numero de celular, ni cómo había llegado a mi cuarto de hotel, pero lo tenía que averiguar a cualquier costo.
 


 

Jue,10:40 AM.
 


 

Para:********87
 


 

-Tienes que contestar todas mi preguntas. Empezando por ¿Quién eres?
 


 

No recibí ninguna respuesta, así que guardé mi celular en el bolso y clavé mi mirada en la ventana, me pareció extraño no reconocer este camino a casa, entonces miré al conductor.
 


 

-Señor, por acá no es la dirección que le di- Anuncié, pero el señor parecía no escucharme, al instante mi celular vibró.
 


 

********87 
 


 

Jue,10:46 AM.
 


 

-Bájate de ese auto ahora mismo- Puso en el mensaje.
 


 

-No lo voy a hacer, dime ¿Quién eres?- Le dije sin más preámbulos.
 


 

-Lo haré, pero ¡bájate ya!
 


 

¿Qué carajos está pasando? ¿Quién era ese chico? y ¿Por qué apareció en mi vida de un momento a otro? 
 


 

Dejé el embrollo de preguntas a un lado y le dije al señor.
 


 

-¿Podría dejarme por aquí?- Le pregunté al taxista mirándolo por el espejo retrovisor.
 


 

De nuevo hubo silencio.
 


 

¿Qué le pasa a la gente? 
 


 

No mal gasté mi tiempo interrogándolo, tenía que tomar una decisión rápido, entonces esperé a que hubiera un semáforo para bajarme; Cuando vi un semáforo en rojo, supe que esa podría ser mi única oportunidad, sin embargo el señor pasó de largo y aumentó la velocidad, asustada cogí mi celular y le escribí al número anterior.
 


 

Jue,10:51 AM.
 


 

Para: ********87
 


 

-El conductor no se detiene ¡¿Qué hago?!- A penas pude escribir eso, debido a que mis manos comenzaron a temblar sin control.
 


 

-¿Ubicas el corazón de tu pulsera?- Me contestó enseguida.
 


 

-Sí- Contesté dirigiendo mi mirada hacía el corazón que él nombraba.
 


 

-Mantenlo oprimido a la vez que dices esta frase: אלוהים, אנא חסוך זמן - Afirmó en el mensaje.
 


 

-¿Qué idioma es ese? ¿Cómo se supone que voy a decir eso?- Dije mirando la pantalla.
 


 

Él está totalmente loco ¿acaso es una especie de broma?
 


 

-Sólo dilo, tú conoces ese idioma a la perfección, que por cierto es hebreo, cierra los ojos y concentrate, no te queda mucho tiempo.
 


No entiendo nada de esto, la gente a mi alrededor está demente, pero no perdía nada intentándolo, además necesitaba respuestas y las iba a conseguir.
Lo dije con mucha facilidad mientras mantenía oprimido el dige, de inmediato todo a mi alrededor se detuvo, le escribí un mensaje a el "chico sin nombre".

Jue, 10:56 AM.

Para: ********87

-¿Por qué se detuvo todo? necesito respuestas y las necesito ya- Escribí en el mensaje mientras me apresuraba a bajarme del taxi.
 


-Está bien, nos vemos en Greenwich Park.

No dude en ponerme en marcha, en ningún momento me voltee para asegurarme de que todo continuara en pausa, así que emprendi el camino hacía el parque.

¿Y ahora qué? Grande Alessa grande, no fijaron un lugar.

Jue; 11:24 AM.

Para:********87

-¿Dónde nos vemos? ya llegué al parque- Escribí adentrandome en el Greenwich park.

No me contestó.

Me dirigí al lago, mientras cruzaba los dedos para que no hubiera mucha gente. En una realidad perfecta, que no hubiera nadie; Al llegar me sorprendió ver sólo a un hombre, cuanto más me acercaba una sensación extraña recorría mi cuerpo, sin embargo no me asusté o al menos eso quería creer, ya estando a tan sólo 2 pasos de él y tomé aire.

-Eres tú, ¿No es cierto?- Pregunté con un poco de temor e incertidumbre.

Se dio la vuelta sin decir ni una sola palabra, juro que nunca había visto un hombre tan perfecto, era el chico del museo.

-¿Qué quieres que te responda?- Dijo sin expresión alguna en su rostro.



Catalina Barajas

#11280 en Novela romántica
#5286 en Fantasía

En el texto hay: angelesydemonios, amor, amor peligroso

Editado: 25.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar