Entre sangre y amor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo cinco

Dejo su maleta al lado de la cama donde se encontraba inconsciente un chico peli negro, lo miro sin expresión en su rostro.

No podía creer lo que había hecho, todavía seguía respirando, su corazón bombeaba sangre, se alejo un poco pero aun así podía oír su corazón latir de forma tranquila y eso la desesperaba le salía más caro el resguardarlo para después pedir dinero a cambio de su vida que matarlo de una vez por todas pero en ella cada vez que está a nada de matarlo en aquellas dos veces no podía, sentía un horrible sentimiento y eso le hacía sentir asco.

Decidido rápidamente en tenerlo cautivo, sonrió de la nada mientras veía al chico, nada mal, siempre los niños de padres ricos son fáciles de manipular, o eso le han dicho nunca en su vida se le venía a la cabeza hacer con sus víctimas que matarlas y probar aquel espeso liquido rojo, el solo pensar en eso le dio un gran apetito, se dio rápidamente una cachetada al pensar en eso, trato de concentrarse de nuevo en lo que haría con el cuándo despierte.

Al parecer su mirada había hecho que la incomodidad creciera en el cuerpo del chico, el cual habría un poco los ojos encontrándose con la chica que horas antes trato de lastimar, ella se sentó en la cama para poder tratar de ¨conversar¨ pero rápidamente y sin pensarlo dos veces aquel chico tomó la mano de la chica, jalándola y haciendo que se sentará en su regazo para luego ponerle una mano en el cuello y con la otra sostenía sus manos.

- quien eres y donde estoy

Ella no respondió, se dedicó a mirar un punto imaginario en la pared color crema de la habitación, no planeaba decir ni una sola palabra y no quería gritar y enojarse más el mismo día, el apretó más su mano en el cuello de la chica tratando de asfixiarla y dejarla inconsciente.

Ella se aburrió de jugar así que solo separó un poco sus manos haciendo que el chico soltara sus manos, sin previó aviso tomo las grandes manos del chico y las puso en la espalda de el, haciendo que la poca distancia que tenían sus cuerpos se disminuyera más, sus miradas estaban conectadas, la de ella sin expresión alguna ¿y él? Con odio, pero claramente incomodo por la corta distancia.

Se pudo oír un clic en el cuarto y segundos después ella se separó del chico con una sonrisa triunfadora para después dirigirse al televisor.

El chico la miro sin comprender y trato de mover sus manos, pero había algo que se lo impedía el cual al chocar con la cabecera de madera se podía percibir un sonido metálico así que decidió mirar atrás encontrándose con unas esposas en sus muñecas, le dedicó aquella mirada que parecía querer matar a aquella chica.

La chica miraba el televisor con atención tratando de encontrar algún canal, cuando lo encontró sonrió y se dirigió al extremo inferior derecho de la cama con sabanas de color azul zafiro viendo atentamente aquel noticiero, el chico dejó de luchar por desatarse las esposas para ponerle atención al noticiero.

 

"Noticias de último momento, el heredero de Entretenimiento y oficinas Blue, después del casi asesinato del señor Éxypni en su mismísima casa ayer en la noche, fue enviado rápidamente al hospital junto a su esposa la cual también hirieron, Tonatiuh su único hijo salió ileso del lugar afirmando haberle disparado a la persona, pero hace unas pocas horas acaba de desaparecer por completo del hospital donde minutos antes se encontraba"

 

Ella se quedó viendo el televisor mientras el trataba de quitarse aquellas esposas sabía que era inútil, pero quería intentarlo una vez más.

- Tienes hambre?

Ella dejó salir esas palabras con un tono tranquilo un poco bajo como si fuera un susurro, pero él pudo oírla así que dejó de mover sus manos para poner atención a el pelo rubio de la chica.

Ella volteó a ver al no recibir respuesta de este, se quedaron mirando unos segundos.

¿El solo quería escapar de que servía comer?

Y ella tenía un gran hambre que no podía resistir más sin comer.

-De seguro todavía no habías desayunado así que seré buena ¿de que tienes ganas?

Lo miro a los ojos, el sintió la incomodidad y evitó su mirada ahora viendo a la ventana que estaba a su izquierda, separó aquella conexión con la mirada de la chica, sus mejillas poco a poco se volvían rojas pero un rojo casi imperceptible.

Ella solo sonrió, se paró de la cama y empezó a caminar para un pequeño buró que se encontraba al lado derecho de la cama y tomo el pequeño teléfono que se encontraba conectado y marco unos dígitos, dejó sonar 3 veces para después oírse una voz femenina en la otra línea.

- buenos días me podría traes dos desayunos completos por favor? A la habitación 204

La otra voz contesto con un chillón "por supuesto", para después cortar la llamada, ella dejó el teléfono donde lo encontró y volvió a ver al chico el cual la miraba atentamente con una mirada algo confundida, ella sonrió y vio a la ventana, cuando estaba a punto de dirigirse a esta un sonido de celular la iso reaccionar de su pequeño transe, miro a su mochila azul que se encontraba recargada en una silla reposando, se dirigió hasta esta y saco un pequeño dispositivo del cual salía aquella canción en forma de llamada.



Dulce_vale

Editado: 17.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar