Entre tus labios y los míos.

Tamaño de fuente: - +

Sebastián.

Mi hermano, la persona mas inteligente y temperamental que he conocido a lo largo de mis 15 años, el es la persona perfecta, siempre tiene la cabeza metida en algún libro, y eso es algo que me gusta de él, siempre complace a mis padres el doble de lo que yo lo hago, eso es un hecho, por que como lo he dicho antes, yo no soy necesariamente la mejor persona de todas, ni en la escuela, ni en casa, ni como amigo, la verdad es que estos últimos los puedo contar los los dedos de una sola mano, y aun asi me sobran dedos, todo se resume a una chica tan emo que comienzo a temer por su vida, y mi amigo el “nerd”, claro ya se que es un apodo muy superficial, pero en verdad asi lo llaman por lo pasillos.

En realidad, yo no era nadie que se preocupara por el amor, pero al parecer Sebastián con su frialdad, y aura de superioridad me atraparon, aun no se si con el tiempo vaya a ser correspondido o seré rechazado olímpicamente, de eso no estoy seguro por que yo no puedo ver lo que depara mi futuro, pero algo de lo que sí estoy seguro es que este año se vienen muchas cosas buenas para Nicolás.

-¡Nicolas!, deverias fijarte mas por donde caminas casi tiras mi café.- y este de aqui es Alex, el chico nerd que mencione hace unos momentos, el siempre suele usar camisas, y tirantes de abuelo, y si a eso le agregas que usa frenos en los dientes, tienes unas gafas redondas y enormes con las que seguramente podría ver el futuro, definitivamente tienes a el chico mas nerd frente a tus ojos, aunque si te pones a examinadlo mejor te daras cuenta de que a pesar de su apariencia de abuelo, hay un chico realmente guapo bajo esas gafas de Harry Potter, y como si esas dos palabras fueran una señal telepática apareció Majo, con un libro siempre bajo el brazo, a veces me pregunto cómo es que puede caber tanta información en esa pequeña cabeza cubierta de cabellos negros.

—OyeNico, ¿no haz visto mi libreta negra, esa que dice “nunca abras esta libreta o encontraran su cadáver bajo un puente”?.- como si una libreta con eso escrito fuera a perderse alguna vez.

—No, y no quiero encontrarla, digo son puras precauciones.- me miró casi como si quisiera adivinar si estoy mintiendo, pero es verdad que no la he visto, nadie quiere meterse con Majo y su libreta desgastada.

—En verdad que no se nada, si lo supiera ¿crees que podria verte a los ojos?.- hizo una mueca y después miro a Alex.

—Si me entero de que ustedes saben donde esta, les lanzare un abadra cadabra a cada uno.- y se fue dejándonos con una risa atorada en la garganta, esta chica enserio tiene una obsesión por Harry Potter.

—No es por querer molestar pero deberíamos ir a clases.- interrumpir a Alex mientras ve a aquella chica con cabellos negros largos, ojos negros y delineados con más color negro era un poco divertido, por que a pesar de que sigue insistiendo que no le gusta es demasiado obvio cuando se le queda mirando, aun sigo sin comprender cómo puede seguir juntándose con nosotros sin demostrar sus sentimientos hacia Majo.

Comencé a caminar junto a Alex al aula, es el primer dia de nuestro primer año de preparatoria, nos había tocado en el mismo grupo desde secundaria, y al parecer el destino no quería separarnos aun ´por que terminamos de nuevo en el mismo grupo, y eso es genial, ya que ahora que hemos entrado a la preparatoria todo irá mejor que hace unos años cuando yo era un pequeño niño castaño débil y con mirada apagada que chocó con un niño con pequeñas gafas y con cabello rubio, en definitiva este será un mejor año.

—Nico, ¿que haremos si nos convertimos en los apestados de la escuela?.

—No tenemos que preocuparnos por eso.- le sonreí con tanta confianza que hasta estuve a punto de creerme yo tambien.

Y como si Alex hubiera invocado algún demonio sucedió, los chicos que se encargaran de hacer nuestra estancia en la escuela una de las peores experiencias estaba ahi, un chico alto, castaño, con un cuerpo aun mas trabajado que mis brazos de fideos, y con una sonrisa que seguramente todas las chicas admiran, y la cual estaba utilizando en ese momento para burlarse de Alex quien está en el piso recogiendo sus libros  buscando sus gafas, mi amigo puede ser guapo bajo sus gafas, pero sin ellas se vuelve mas ciego que un topo, así que lo unico que hice fue recoger sus gafas y entregarlas, jamas me enfrentaria a alguien como ese tipo, el cual se ve mucho mas grande que cualquiera de primer año.

—Bien jóvenes a sus lugares.- La profesora de Literatura había entrado en el aula justo cuando aquel chico alejaba la libreta de Alex de su alcance.

—Señor Cerulli, al parecer su expulsión el año pasado no detuvo a sus padres, así que haga el favor de sentarse si no quiere que lo echen de nuevo el primer dia de clases.- Bien al parecer nuestro maton tiene nombre, Cerulli, parece ser su apellido pero como no tengo interés en el simplemente lo llamare el matón, tomo la libreta de Alex que está a dos metros de él la levantó y después lo ayudó a el para poder ir a nuestro lugar, la maestra ya estaba escribiendo algo en la pizarra y no quería perderme nada de mi clase favorita.

—Bien chicos yo soy la Profesora Nancy, yo sere su profesora de Literatura, y también su tutora, asi que cualquier duda que tengan en cuanto a lo académico pueden acercarse a mi.- La profesora Nancy tenía aproximadamente 30 años, pero se cuidaba demasiado bien, era delgada con cabello negro y corto por sobre los hombros, era lacio demasiado lacio que aunque un gran viento le pegara en la cara su cabellos no se moverá ni un centímetro, su piel era blanca y por lo que he alcanzado a ver sus ojos son marrones, termino de escribir su nombre en la pizarra y se volteo de nuevo hacia nosotros.- —Bueno chicos ya que esto es la clase de Literatura tenemos que leer varios libro, ya que nuestra escuela es autónoma los profesores decidimos la cantidad y los títulos de las obras a leer, y este año hemos escogido dos, cada unoa se leer en un semestre, y la primera a leer es The Perks of Being a Wallflower o como la conocemos aquí las ventajas de ser invisible, esta novela tiene muchas enseñanzas y espero que al menos uno de ustedes tome estas enseñanzas para algo de bien.- El libro no es malo, y lo se porque lo he leido hace unos meses, Majo me obligo a leerlo y gracias a que ella me obligo a leer tantos libros me he vuelto un fanático de la literatura, aunque mi verdadera obsesión sea la fotografía.



G.E López

Editado: 18.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar