Eramos inocentes

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3

 

 

 

     Aquella noche me recordo las cosas incorrectas que ambos habiamos hecho en un pasado no tan lejano.  Aquellas carisias que se esparcian por mi cuerpo que me susurraban que las cosas solo podian empeorar cuando el sol nos despertara a la mañana siguiente. Beso mis labios con odio uno que hasta aquellos momentos no habia sentido. Como habiamos llegado a esto pues me es dificil recordarlo, tengo algunas lagunas despues de aquel trago que me habia tomado en aquella fiesta. Lo unico que si recuerdo con claridad fue aquella mañana, aquel golpe que recibi, mi labio lleno de sangre y a mi hermana gritando como loca frente a mi. Recuerdo con claridad haber chocado contra la pered de cemento, haber sentido la sangre caer por mi rostro y ver la espalda de Nathan frente a mi cubriendome con su cuerpo.

 

 Recordar como se sentia cuando acaricio mi rostro y la manera en la que me miro a los ojos, ese sentimiento que no puedes describir porque simplemente da terror, el sonido de la lluvia, ver el camison sobre mi cuerpo y descubrir que aquello que me cubria era del chico que tenia frente, descubrir que Nathan estaba sin camisa y que la cama estaba desecha, descubrir que me dolia la cabeza demaciado a causa de los jalones de cabello gracias a Clara y lo peor, descubrir que aquella noche de la que solo tengo pocos recuerdos fue la noche en la que habia perdido mi virginidad con el novio de mi hemana.

 

Sentir su piel caliente contra la mia, sentir su respiracion agitada en mi oido, solo me lleva a creer que esto, lo que hacemos, acabara de la peor manera. Mientras me besa siento sus dientes incrustarce en mis labios ahogo un gemido y veo en sus ojos una leve sonrisa, sus manos viajan por mi espalda y luego por mi vientre diferentes toques de electricidad corren por mi cuerpo, se detiene en mi cintura, sus uñas se clavan en mi piel blanca provocando un grito de mi parte, respiro agitada y lo miro confusa, sonrie de lado y vuelve a besarme. ( aguantare la tortura si con eso tienes un poco de felicidad ) me recuerdo. Esta vez las cosas se vuelven mas violentas, sus ojos se tornan mas oscuros y sus cejas se levantan, me sujeta mas a el con tanta fuerza que dejo de respirar, si quisiera matarme aquel seria el momento justo, me romperia como un cristal entre sus brazos.

Veo que se lo piensa, esta dispuesto a pagar ese precio si con eso puede volver con Clara. No lo juzgo dejo que tome su eleccion, moriria a gusto si con eso mi vida cobrara algun sentido. Mi mano viaja a su rostro mis dedos tiemplan al tocar su piel y el se queda inmovil. 

 

- Eres mia - susurra su voz hace eco en la habitacion, siento lagrimas en los ojos pero aun asi asiento, sonrie con maldad - hago esto por ti...

 

 

Cuando abro los ojos ciento un inmenso silencio, giro mi rostro y el rostro de Nathan aparece, dormido frente a mi, me acomodo y palpadeo una, dos y tres veces mi vista se aclara observo sus labios luego sus cejas para detenerme en sus pestañas. Son demaciado negras, extremadamente largas y perfectas, lo miro demaciado tiempo me cuesta apartar la vista.

 

- Hola - susurro sin poder evitarlo. nos quedamos alli en la misma posicion varios minutos.

 

- Tanto te gusta mi rostro, no dejas de mirarme - susura con los ojos aun cerrados - Hola tu... 

 

Abre los ojos cuando el sonido de la puerta nos trae al presente, antes de ponerce de pie vuelve y me mira, sonrie como solo el sabe hacerlo, se pone unos pantalones y va de camino hacia la puerta, aprovecho y me pongo de pie me visto de prisa y me paro en el pasillo para ver quien toca a esas horas, mi vista va a los cristales detras de mi, aun esta oscurro pero muy a lo lejos se comienza a ver ese momento en el que no es de noche ni tampoco de dia.

 

Cuando Nathan abre la puerta mi corazon late deprisa, el rostro de Clara y de su esposo aparecen frente a mi, la espalda de Nathan se tenza y no puedo evitar mirar la cama desecha de reojo.

 

- No, nos invitas a pasar - Nathan esta inmovil respiro profundo y avanzo a la cama para hacerla deprisa, este se hace aun lado y los deja pasar, Clara me sonrie y camina hacia mi, cuando sus brazos rodean mi cuerpo me quedo congelada. - Pasaremos aqui nuestra luna de miel que casualidad no. - sus ojos dicen que aguante que solo esta comenzando.

 

Su esposo sonrie - Sentimos interumpir nos estan preparando nuestro cuarto - asiento sin escuchar bien lo que dice.

 

Clara inspecciona todo con su mirada, aprieto los puños con fuerza, todo me da vueltas. - La pasaron bien - sus palabras salen con ironia.

Miro al suelo cuando veo que me mira directamente a los ojos, estoy en blanco y no se que quiere escuchar, tampoco estoy en la pocicion para explicarle nada. Siento que el piso en donde estoy se mueve.

Tomo bocanadas de aire y levanto la mirada, Nathan tiene sus ojos fijos en mi, trago con dificultad. Cuando voy a responder tocan la puerta - Debe ser para nosotros amor - esta asiente y camina a la puerta.

 

Luego de unos minutos ambos se marchan, antes de hacerlo nos invitan a cenar, Nathan acepta con una sonrisa. Cuando la puerta frente a mi se cierra con un fuerte golpe camino a la cama y me siento. - Bueno esto sera divertido - miro a Nathan que esta parado frente a mi, esperando que diga algo.

 

- Espero que te diviertas - escucho su risa y aprieto mis manos entrelazadas.

 

- Como es que siempre obtengo lo que quiero - lo miro - esperaba que lo que paso anoche pasara con Clara, esperaba que ella estuviera en la posicion en la que tu estabas hace unas horas atras, y como arte de magia toca a nuestra puerta, debe ser el destino. - sus palabras son como un golpe en el rostro, siento lagrimas en los ojos, me levanto, camino hacia el baño. Me sostiene con fuerza por el brazo, aprieta con tal fuerza que no puedo evitar gemir de dolor - No puedes compararte a ella Lena, nisiquiera puedo escuchar tu voz, parece que estas muerta.



Selene

#12037 en Novela romántica
#4331 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, posesivo y controlador, crueldad

Editado: 24.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar