Eras Tú

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 7

Cuando regreso a la oficina Regina me dice que West no ha parado de llamar pero yo simplemente paso de ella y me encierro no quiero hablar ni saber de él, pero al tomar el teléfono me encuentro con 35 llamadas perdidas y unos 20 mensajes; la verdad que es insistente el hombre, pienso, borro las llamadas y comienzo a leer algunos de sus mensajes

¨Ali, disculpa que te hablara así¨- es el primero

¨Atiende por favor necesitamos hablar¨

¨Ali, necesito que me disculpes atiende¨

¨Ali, cariño responde lo siento no quise tratarte así¨

Sus primeros mensajes son en ese tono de pedir disculpas pero luego se nota su desespero al no obtener mi respuesta y paso de ser Ali y cariño a ser llamada por mi nombre de pila completo

¨Alice estas siendo totalmente inmadura al no responder ni mis llamadas ni los mensajes, se que aun estas en el hotel responde¨

¨ ¿No crees que vuestra secretaria notara que no quieres hablar con vuestro prometido? ¿Tengo que recordarte que nadie debe saber de nuestro arreglo a excepción de la familia?¨

¨Alice me estás haciendo perder la paciencia responde¨

Termino de leer los mensajes y no sé si sentirme molesta por sus últimos mensajes o si estar preocupada por lo que pueda llegar hacer, la verdad que con West nunca se que esperar, me desconcierta nunca sé cómo reaccionar ante él y admito que hace que mi lado impulsivo aflore con facilidad. Mientras medito si responder o no sus mensajes vuelve a sonar el teléfono pero esta vez es el de la oficina, atiendo y Regina me dice que West está en la línea, pongo los ojos en blanco y respiro profundo antes de pedirle que me transfiera la llamada

¨Llamada¨

-. Mira West no quiero ni deseo escuchar tu voz déjame tranquila, estoy trabajando y tratando de despejar mi mente por una vez en vuestra vida déjame en paz – hablo soltando lo que pienso sin duda mi lado impulsivo no lo puedo controlar cuando se trata de el

-. Lo siento – dice y me deja totalmente asombrada pensé que me saldría con una de sus altaneras respuestas – Ali, no quise gritarte ni mucho menos tratarte de la manera en la que lo hice, es solo que necesito que me es tiempo yo también deseo verte en persona, estar a vuestro lado, poder abrazarte y besarte pero aún no puede ser y el que me presiones me molesta y hace que muestre mi peor cara

-. West, yo solo te pido que me digas porque no puedo verte yo necesito saber para poder estar tranquila – respondo más tranquila ya que sus palabras me descolocaron por completo

-. ¿Y si te digo que no puedo darte esa explicación, no porque no quiera sino porque no puedo, no al menos hasta el día de la boda? – responde y percibo un tono de suplica en su voz - tiempo Ali, es todo lo que pido tiempo y un poco mas de paciencia ya faltan pocas semanas para la boda, en cuanto a vuestro odio lo entiendo yo mismo me odio por no poder darte lo que me pides

-. Bien, West solo espero que vuestro motivo sea justo y no por un capricho, ya que eso conseguiría que te rechace aún más, también debes entender que debido a la forma en la que nos estamos casando no puedo sentir amor por ti y menos prometerte amor pues esto no es lo que yo quiero solo lo hago por mi padre y mi familia, además no sé nada de ti y no es que me importe vuestra imagen, pues no soy tan vacía como crees, es solo la manera en la que se están dando las cosas West, no concibo la idea de un matrimonio por conveniencia y menos con un desconocido – respondo tratando de hacerle entender también mi posición

-. Tiempo al tiempo pequeña – dice y esa frase me recuerda a mi padre él solía decirme lo mismo – y no te preocupes jamás te forzaría a que sientas algo por mi eso es algo que se debe dar con naturalidad y que solo el tiempo lo dirá

-. Concuerdo contigo y por favor no vuelvas a gritarme ni a imponerte sobre mí de esa forma o volveré a ser una inmadura y no volverás a saber de mi hasta el día de la boda

-. Lo siento Ali, de verdad no volveré hacerlo pero solo si prometes no volver a insistir ni presionar – dice y sonrió

-. Bien, lo intentare – respondo divertida y escucho su risa

-. Eres imposible, bueno tendré que tenerte paciencia cuando suceda; ahora cambiando un poco el tema se que habíamos quedado en que no haríamos ningún viaje de luna de miel pero si me gustaría que nos tomáramos por lo menos unos tres días para llevarte a un lugar y así poder explicarte con más tranquilidad el porqué de todo esto ¿te parece?

-. Alexander yo... no sé si... - comienzo a tartamudear de los nervios y del miedo a que pueda forzarme a estar con el

-. Tranquila Ali, jamás te forzaría a que estés conmigo si es lo que estas pensando, prometo ser un caballero y respetarte solo serán esos tres días lo prometo – claudica



L. Martín

#12010 en Novela romántica
#3180 en Thriller
#1813 en Misterio

En el texto hay: misterio y mentiras, amor y dinero

Editado: 03.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar