Eras Tú

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 4

Una vez estando dentro del estudio donde sé que voy a tener la privacidad que necesito decido ir al grano sin rodeos

-. Ángela me gustaría saber qué es lo que sucede y te agradecería que fueras sincera

-. La verdad no entiendo a que se refiere señorita - lo último lo dice con tono de molestia y ya estoy perdiendo la poca paciencia que me queda

-. La que no entiende aquí tú antagonismo soy yo, así que lo preguntare por última vez ó me asegurare de que no sigas trabajando para mi prometido

-. Pues para comenzar usted no tiene el poder para conseguir eso por muy prometida que sea de el señor West y por otro lado mi molestia es tener que mentirle al resto del mundo diciendo cuan enamorados están cuando jamás le he visto con él  - pero que se ha creído esta mujer este no es su asunto y se lo dejare en claro

-. Mira Ángela lo que pase entre West y yo no es tú asunto así que lo mejor será que te ocupéis de vuestras obligaciones y listo, ahora yo que tu es mejor tenerme a favor que en contra recuerda quien soy y ahora retírate - claudico y ella me mira sorprendida hasta yo lo estoy pero mantengo mi seriedad, una vez que sale del estudio me dirijo a mi habitación pues hay ciertos puntos que debo dejarle claro a West.

Al entrar a mi habitación tomo el teléfono y me dirijo a la bandeja de entrada para leer su mensaje "Alice te voy agradecer que por el momento y hasta después de la boda no tengas que ver en nada relacionado a los hoteles, enfócate en lo importante por el momento que es la boda luego hablaremos respecto a vuestros deberes dentro de nuestros hoteles" leer lo que dice hace crecer mi furia, quien demonios se cree para darme ordenes así que rápidamente decido llamarle

-. West - responde al tercer tono

-. Si ya sé que eres tú y ahora mismo me vas a explicar ¿Quién te crees que eres para prohibirme el ocuparme de mis negocios?

-. Primero no me creo soy tú prometido y tengo el derecho de

-. No papito, no tienes el derecho de nada, es la empresa que mi padre creo y tengo más derecho que tu

-. Ali hasta donde se somos dueños de la misma cantidad de acciones por lo tanto debemos tomar decisiones juntos y no creo que estés en condiciones de asumir la carga, entiendo que tú padre creara la cadena de hoteles pero no olvides que también soy socio además de vuestro prometido y mi deber es cuidar el bien estar de los hoteles y vuestro, es una promesa que le hice a vuestro padre esto no se trata de quien puede mas

-. Mira West por mi ni te preocupes mejor ocúpate de vuestra secretaria que su actitud esta por llevarme al límite y apenas la conozco, así que cada quien con sus propios asuntos - al nombrar a su secretaria siento un suspiro y eso hace que me moleste mas por alguna razón que no entiendo

-. Ali solo pido que te tomes un tiempo - dice con voz pesada

-. Y yo que te ocupéis de vuestros propios asuntos y me dejéis en paz con los míos West, suficiente tengo con la farsa del matrimonio necesito un respiro - intento razonar con el algo más calmada

-. Hablare con Ángela - una parte de mi se alegra de que la pongan en su lugar y me pregunto si puedo intentar convencerle de verlo antes de la boda

-. Bien, ahora ¿qué te parece si nos vemos antes de la boda y prometo enfocarme solo en la boda? - hay un silencio del otro lado de la línea - West?

-. No, Ali si quieres podéis continuar con vuestras labores dentro de los hoteles  - dice

-. No entiendo vuestra renuencia a conocernos antes yo solo pido verte y no tener que adivinar quién es el novio el día de la boda

-. No Alice la respuesta es no y punto - habla con tono molesto que me asusta por un momento - Ali, esa fue mi condición para aceptar la voluntad de vuestro padre y así se va hacer con vuestra insistencia me haces pensar que lo que te importa es el físico y te hace parecer vacía, hasta donde recuerdo ese no fue el concepto que tú padre siempre mostro de ti

-. Tú no sabéis nada de mi West y mejor hazte a la idea de que así seas un adonis griego jamás y escucha bien jamás te voy amar - dicho eso cuelgo no quiero que me sienta llorar pues eso es lo que causa al mencionar a mi padre.

Una vez más calmada reviso mi correo y me concentro en el trabajo olvidándome de todo el asunto de la boda, este es mi calmante siempre fue así mi refugio después de lo que viví con Víctor mi ex preferí enfocarme solo en el trabajo eso alejo mi mente de tonterías y me hizo olvidar a ese ser que bajo mentiras y palabras dulces rompió mi corazón, por suerte mi padre jamás se entero de nuestra relación y gracias a dios descubrí a tiempo quien era en realidad pues de lo contrario me arrepentiría el resto de mi vida; aunque si lo pongo en perspectiva quizás debí dar ese paso con él, ya que aunque me hiciera amarlo bajo engaños por lo menos a él lo amaba en cambio ahora debo estar con un hombre que no conozco y que aunque tratase de retrasar el momento se que en algún momento tendré que acostarme con él, será mi esposo y tarde o temprano tendré que darle hijos, eso es lo que mi padre quería nietos, solo espero que ese momento no llegue tan rápido.



L. Martín

#12068 en Novela romántica
#3194 en Thriller
#1820 en Misterio

En el texto hay: misterio y mentiras, amor y dinero

Editado: 03.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar