Eres mía

Tamaño de fuente: - +

Cap.2

Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres, pero si la sienten demasiado, se vuelven bestias.

-----------

P.V.O Kaela

- Y bien, ¿quieres acompañarme?, Tierra llamando a Kaela -sacudo la cabeza alejando algunos recuerdos.

-¿Qué decías? -digo un poco confusa.

-Te estaba preguntando si quieres ir al río Pike, mis amigos y yo iremos a pasar el rato.

-No creo que deba ir -le dije distraídamente.

-¡Claro que sí! Tengo dos amigos super guapos y creo que te gustaran -me reí suavemente Emma es un caso perdido -Di que sí y no seas aburrida, si no aceptas te hare cosquillas -puso cara de cachorro abandonado. Me mordí el labio inferior, no le podía decir que no a esa cara.

-Está bien.

El profesor Hassler estaba hablando de la evolución y adaptación del organismo humano al medio ambiente. No le prestaba mucha atención porque esto es sumamente aburrido, además hoy me sentía un poco extraña como si algo fuera a suceder.

Después de tanto escuchar al profesor sonó el timbre. Emma y yo fuimos las ultimas en salir, nos dirigimos a la cafetería que estaba repleta como siempre supongo.

-Ven te voy a presentar a los chicos- prácticamente me arrastro por todo el comedor hasta llegar a una mesa donde había dos chicas idénticas; cabello negro azabache, ojos cafés oscuro, se ven que son altas y esbeltas, labios ligeramente rosados y larga pestañas. Son hermosa y será difícil diferencial cual es cual. Al lado de una de las gemelas hay un chico con unos tentadores labios rojos, ojos negros, alto y fuerte, nariz perfilada y su cabello rubio.

El otro chico sentando en la mesa es meno fuerte que el anterior, con un tatuaje en su brazo izquierdo, tiene el pelo de color verde, un piercing en su labio inferior que lo hace ver sexi; los ojos marrón claro y alto. Todos son altos menos yo -. Chicos ella es Kaela, Kaela ellos son: Trevor -dice señalando al rubio - el es Chad, ellas son las gemelas Briana y Daila.

Los chicos fueron muy agradables y bromistas especialmente las gemelas, pero todavía no sabía quién era cada una. Todos siempre han vivido en este pueblo y se conoce desde que eran niños. Hablaron de las travesuras que Briana y Dalia le hacían a sus padres y hermano mayor. Nunca me había reído tanto, una vez su hermano no quería jugar con ellas y como venganza cuando estaba durmiendo le llenaron la cama de hormigas.

La hora de almuerzo se acabó y cada uno se dirigió a su clase correspondida. A Emma y a mí nos tocaba anatomía I, que era mi clase favorita hasta ahora.

Las ultimas horas pasaron bastante rápidas. Ya todos nos estábamos dirigiendo hacia el bosque donde todo estaba silencioso, salvo por el sonido de los animales y de nuestra pisada. Iba detrás con Chad que ha permanecido callado todo el camino. Me he dado cuenta de que es un poco tímido y no le gusta mucho las personas.

-¿Falta mucho? -pregunte a nadie en particular. Todos me miraron -¿Qué? No me gusta caminar.

Creo que era Briana quien se rio y dijo: -No, ya llegamos -dijo señalando a su derecha y ¡Wao! Esto parece el paraíso, es sumamente precioso. En estos momentos tengo cara de idiota sin duda alguna, pero no tengo palabras -asimismo estábamos nosotros cuando conocimos este lugar por primera vez.

Todos nos quitamos la ropa hasta quedar en sostén y bragas, los chicos en bóxer.

-Bonito tatuaje -menciona Chad, mirando mis piernas donde tenía tatuado una flor de lotto. Le regaló una sonrisa pícara antes de lanzarme al agua.

Este lugar es fantástico, creo que me enamoré. Además, los chicos son geniales y muy divertidos, especialmente Chad con su mirada entre tímida y coqueta.

La tarde ha sido muy divertida. Tuvimos una guerra de agua, los chicos contra nosotras; obviamente ganamos. Estábamos recostados esperando secarnos, mientras hablo con Chad.

-Entonces ¿Por qué te mudaste a este pueblo? -inquiere él mirándome fijamente.

-Necesita un cambio de aire.

-Un cambio muy grande que hay desde Australia a Canadá.

-Cuando hacemos algo es mejor hacerlo a lo grande o no hacer nada -bromeo, a lo que el carcajea.

-Si, tienes razón. ¿Puedo ver mejor tu tatuaje? -asiento y me aproximo más a él.

Su mano acaricia suavemente las líneas de mi tatuaje, como si pensara que podría lastimarme si hace un mal movimiento.

- ¿Qué significado tiene? -vuelve hacer otra pregunta. Creo que es muy curioso. Antes de poder contestarle es apartado bruscamente de mí.

Levanto la mirada para ver lo que esta sucediendo. Me encuentro con la mirada de un hombre con los ojos ¿dorados? Si, son dorados y tiene a Chad cogido por el cuello. Todos nos quedamos callados y sorprendidos.

-Aléjate de Mi mujer. Ella es mía -le gruñe como si fuera un animal.

Espera... ¿¡Qué demonios!?

Pov Alex

-¿De que quieres hablar alfa Noah? -inquiero seriamente ya que es raro que venga a mi manada, al menos si hay algún problema.

-Quiero hablar de mi mate -alzo una ceja en su dirección -ya la encontré -sigue hablando.

-No estaba enterado. Felicidades -digo -.Pero ¿Qué tiene eso que ver conmigo?



March

Editado: 28.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar