Eres mi angel ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17 (3/3)

"Otros escribirán desde la cabeza, pero él escribe desde el corazón, y el corazón siempre le entiende"

<<La leyenda de Sleepy Hollow y otras historias, Washington Irving>>

_____________________________________________________________________________________________________

"y como mirarte...a esos ojos que me dejan en enero...? Cuando sé que no son mios y me muero... El destino no nos quiere ver paaasar...y como decirte...que no quiero que este amor sea pasajero...? Que de pronto se dé un dia y yo te espero...el destino no nos puede sepaaarar...".

y perdí la cuenta de cuantas veces he escuchado durante esta hora esa canción en mi habitación del hotel, cuando estoy triste o confundida canto, normalmente solo lloro cuando estoy furiosa por algo...en fin, no sé que me pasa...estaba segura de lo que sentía hacia Andrés, estaba segura de lo que quería y me estaba acostumbrando a vivir este nuevo ritmo de vida, si puedo llamerle vida.

Estaba segura de todo...o eso creía.

Besé a Andrés, lo tuve cerca y me alejé, no fue sencillo porque él era la persona que ocupaba mis pensamientos, mas ahora creo que ya perdí hasta eso, ya no se nada.

Solo sé que fue tan fácil irme y dejar a Andrés ahí, pero no quería, lo juro, no quería que el idiota de zac me soltara, no quería que se alejara, " alejate de mi, ahora que aun estás a tiempo" dijo, pero no me soltaba y en mi interior agradecía que no lo hiciera, no quería que lo hiciera, quería quedarme así, sentía que si lo soltaba iba a desaparecer.

Y no hubiera sido una mala idea, pero si desaparecía en ese instante lo único que pasaría, sería que dejaría frío en mi.

Y apenas segundos atrás estábamos discutiéndo y dirigiéndonos miradas de odio.

No sé que es, pero siento que lo conozco, no sé nada de él, pero quisiera saberlo todo.

Acaso me volví loca? 

Una voz rompe con mi tranquilidad.

- recuerdas que una vez te dije...- me sobresalto aterrada y lanzo de la cama a natanael- ay! Salvaje!- exclama sobando su cabeza.- podrías tener mas cuidado lena!-

- espera que?, si el que me asustó fuiste tu baboso!- 

Rodeo la cama y le extiendo mi brazo para ayudarle a ponerse de pie - gracias- dice cuando se reincorpora.

De nuevo caemos sobre la cama, el lanzando un suspiro, como si el confundido fuera el, y yo solo viéndolo extraño esperando a que el hable y me diga el porqué de su intenso suspiro.

- que?- preguntó luego de unos minutos al ver que no parece saber que decir.

- de que?- pregunta y si, para fastidiarme, aveces siento que soy su blanco de bromas.

- natanael?- me acomodo en la cama apoyando mi cuerpo de lado en un brazo, observándolo con impaciencia.

- es mi nombre- contesta con fingida inocencia, ignorando por completo mi gesto.

Ya me cansó!

- NATANAEL!- exclamo con fuerza, haciendo que me mire con sus ojos bien abiertos, sorprendido por que le grité.

- puedes no gritarme? Te escucho lena, no seas cruel- lleva su mano a su pecho y finge tristeza.- sabes que? Ya no te digo nada- se levanta de la cama, buscando la salida y...

Porque busca la salida si puede aparecer y desaparecer cuando quiera y adonde quiera?

Si, en definitiva me está fastidiando deliberadamente.

- está bien, esta bien lo siento- 

Me arrodillo en la cama y le tomo el brazo halándolo hacia mi para que no se vaya, aunque se que lo hace por molestarme, aun asi le doy el gusto, hay algo que me dice que ese suspiro fue por algo que yo hice, claro, si lo asocio con que antes de que lo empujará de la cama iba a decir algo.

Solo espero que sea algo importante, porque si no, le di el gusto de caer en su juego.

- de acuerdo, te diré...solo no presiones tan fuerte mi brazo, quieres?- pide aun de espaldas.

Haciendo lo que me pidió, lo suelto y me acomodo en la cama de nuevo, se da la vuelta sonriendo con triunfo y acomodándose a mi lado otra vez.

- decía...- suspira para tomar una bocanada de aire y prosigue- que yo una vez te advertí, si mal no recuerdo...- lleva su mano a su mentón y mira hacia el techo- que fecha es hoy?- intento contestarle pero me interrumpe- ...bueno no importa, sabes que en el limbo el tiempo es relativo, pero dime, cuantos días llevas en San Francisco?- 

No se de que viene todo ésto pero contesto.

- tres días y dos noches, ahora se supone que volveremos a la verdadera casa de amy- asiente meditabundo y haciendo un puchero al aire al tiempo que rasca con tres dedos su mandíbula- porqué?- 

- porque entonces apenas el viernes te dije que te concentraras en la misión y tú que haces...?, vas y fallas estrepitosamente- 

Y si, no me he concentrado mucho en estos dias, volver a la vida no ha sido grato en verdad y tener a Andrés cerca no lo hace mas fácil, y si a eso le agregamos que cada vez que cierro los ojos... imágenes comprometedoras de mi esposo falso llegan a mi cabeza sin razón alguna, esposo que de hecho conozco hace tres días...pues si, estoy desconcentrada!

Pero fallar, osea...fallar? Pues como? Si aún no sé ni siquiera cual es la menuda misión!



Kim Mari

Editado: 21.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar