Eres mi angel ©

Tamaño de fuente: - +

capítulo 18

La honestidad es el primer capítulo del libro de la sabiduría

<<Thomas Jefferson>>

_____________________________________________________________________________________________

Reviso de nuevo mi equipaje,  sigo sin entender porqué si Zac tiene una casa aquí, nos quedamos en en hotel... Debería ir y preguntarle... Si, eso haré...

- adonde crees que vas?

Mierda!

Natanael no ha dejado de observar cada movimiento que hago, no me deja ni un segundo sola, según él " para evitar que haga algo estúpido... Que perjudique mi misión en este cuerpo" misión de la que no tengo la mas mínima idea.

Pero no lo haría... No haré nada incorrecto, además...si alguien debería dar explicaciones, sería él no yo, como por ejemplo ¿que se trae con zac, y adonde se conocieron? O también ¿que sabe él de el imbécil y porqué o en que perjudica mi misión?

- no creo, voy a preguntarle algo a Zac...ya vuelvo y tranquilo, no haré nada que no deba-

Entrecierra los ojos en mi dirección, dejando de lado el periódico y cruzando sus brazos con indignación.

- lena...

- ya vuelvo- sonrío con inocencia y le lanzo un beso antes de salir huyendo de la habitación.

Me quedo parada enfrente sin saber si tocar o dejar mi verdadera duda de lado, mi duda de si " hicimos " algo ayer mientras estaba un poco ebria, solo saber eso y si me acuerdo y no se me escapa de la memoria.. Como casi todo, preguntarle sobre la casa y su insistencia de aceptar quedarnos en el hotel.

Acomodo mi cabello a un lado, aliso mi vestido, debo añadir que amy tiene muy buenos gustos... O al menos para la moda porque para hombres es un fiasco, el vestido es celeste hasta la cintura y cae en una falda blanca estilo cascada hasta abajo de la rodilla, acompañe el conjunto con unas zapatillas blancas, muy bonito y no...no me vestí asi para él...solo quiero dejar claro eso.

Hago un puño con la mano para tocar a su puerta pero...no puedo...por alguna razón que desconozco no puedo, no siento que deba tocar...por lo que solo bajo mi puño y recuesto mi frente en la pared, cierro mis ojos y medito sobre lo miserable que de seguro me veo aquí en este momento-

- te ves hermosa cariño, lástima que voy de salida- 

Lo miro por un momento y me pregunto ¿como amy pudo casarse con ese tarado? Es que de solo escucharlo hablar el encanto de su físico se va al caño.

- bien vamos!- frunce su ceño con confusión y se cruza de brazos- que?-

- dije... Voy- se señala- yo...solo...singular- 

Es mi imaginación o este bípedo idiota me está tratando como una tonta?.

- y? Yo dije vamos- nos señalo a ambos- los dos... Plural- intento caminar haladolo del brazo, pero no se nueve y sé que de seguir intentándolo solo lograría perder el tiempo- bien! No vayas!- se ríe creyendo que me ha ganado, acomoda el cuello de su camisa y se recuesta de lado en el marco de la puerta... Quiere guerra? Bien! Ese es mi segundo nombre... Lena Guerra Davis...(debería dejar de usar el apellido de lucas, el tipo era un maldito pedófilo, pero pues eso ya no es de mi incumbencia, y andy ya no lo ocupará, ahora es la nueva señora Evans). - voy sola y si me encuentro a un periodista le daré la primicia de un inminente divorcio!- doy media vuelta y comienzo a caminar.

3...2...1

Bien, conté mal!

5...4....3...2...1

Que? No le importa?

Intentemos de nuevo

10...9...8...7...6...5..

- bien! Vamos!-  me toma con fuerza de la mano y me lleva con él casi a rastras, quisiera decir que estoy tranquila pero desde ayer que no me siento así de estar cerca de él, en especial porque es un tipo insoportable.

Ya lo dije?

Ah, pues... lo reitero.

- a donde vamos?- 

Me mira de soslayo con indiferencia mientras entramos al elevador, quedándo justo a su lado, él no contesta a mi pregunta, no dice nada, solo mira hacia la tableta de números como si estuviera decidiéndose sobre a que piso entrar.

No le doy mayor importancia sobre a que lugar me piensa llevar, después de todo fue mi idea en prime ligar salir de mi habitación y tocar o por lo menos observar su puerta hasta que apareciera.

Juego con la tarjeta-llave de mi habitación, no quiero entablar una discusión con él, el silencio en el lugar es mas que perfecto.

- que querías hablar?- dice con voz grave, haciendo que suelte la tarjeta por el susto, me agacho a recoger a la escurridiza sin imaginar que el collar que llevo puesto quedaría enganchado a su cremallera.

¿Podría ésto ser peor?!!!

Y como si tentara a mi suerte y de hecho asi fue, zac se agacha para intentar separar mi collar de su cremallera, que por cierto, es una pocision muy incómoda para mi cuello que se siente presionado justo ahora.

- deja de moverte quieres!- ordena

Como si fuera tan fácil!

- me...esto-toy ahorcan....do- rueda los ojos y con sus manos toma el broche del collar, pienso que lo logrará pero no pasa nada, sigo con mi cabeza topada a su...muy despierto amigo-

Intento ignorar todo mi morbo justo ahora, no es un buen momento que se diga para pensar en esas cosas.



Kim Mari

Editado: 16.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar