Eres Mi Luz (draco y Hermione)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 12 “Siempre Estaré Aquí”

El banquete terminó y los alumnos fueron dirigidos a sus respectivas torres.

Draco se despidió de sus amigos en las puertas del gran comedor, donde se quedó esperando a Hermione. En cuanto la vio, se sintió algo nervioso y cohibido al recordar aquel acto tan tierno que tuvo ella con el antes de subir a las carrozas.

Al verlo ahí de pie, la castaña de inmediato se acercó a él, acentuando también en sus mejillas, aquel color carmín que no la había abandonado prácticamente en toda la noche.

-¿Vamos con la directora?- preguntó la chica.

-S-si vamos- respondió Draco nervioso.

Y se encaminaron a la entrada de la dirección, a la cual era más fácil acceder ahora, ya que el águila que había para llegar a esta, ya no estaba.

Hermione tocó la puerta y escucho con claridad un adelante. Abrió la puerta y entró, seguida de Draco.

-Buenas noches chicos- les saludo ella -Me da mucho gusto volver a verlos.

-Buenas noches profesora- saludo Hermione.

-Buenas noches- respondió algo seco Draco -Le agradezco nos permitiera volver.

Mcgonagall se sorprendió un poco ante la actitud del chico y su comentario.

-No tiene nada que agradecer joven Malfoy- indicó ella -Todos merecen una segunda oportunidad- al oír aquel comentario el chico sonrió, recordando que esas mismas palabras le había dicho la chica cuando acepto ser su amiga.

-Ahora síganme- dijo al tiempo que abría la puerta de su despacho y salía en dirección al séptimo piso.

Cuando la chicos vio a donde llegaron, se quedó  sorprendida.

Hermione observo aquella pared y los retratos de sus alrededores.

-Profesora- dijo llamando la atención de la mujer y de Draco -¿No es esta la entrada a la sala de los menesteres?

Draco al escuchar aquel comentario, hizo lo mismo que la chica hace unos instantes. Y después de su breve observación, se dio cuenta que lo que ella decía era cierto.

-Así es señorita Granger, tan observadora como siempre- la mujer le mostró una amplia sonrisa -La sala como tal, se podría decir que desapareció, al parecer un poderoso hechizo la hizo consumirse- ante aquello Draco agacho su mirada, recordaba perfectamente lo que pasó ahí aquel día -Y al reconstruirla, decidimos poner ahí una nueva habitación para los premios anuales posteriores, sorprendentemente, la sala aún conserva aquel poder de dar a sus ocupantes lo que necesita- siguió explicando a los chicos -Así que cuando estén frente a la puerta de la habitación que elijan, piensen que es lo que desean dentro de ella- la profesora estaba a punto de retirarse, pero recordó un detalle importante -Oh se me olvidaba, la contraseña es Gritheryn, cuidado a quien se la proporcionan- y al terminar de hablar, se fue, dejando a los chicos algo pensativos.

-¿Gritheryn?- preguntó Draco.

-Al parecer es la mezcla de Gryffindor y Slytherin- explicó al chico mirándolo a los ojos y sonriendo. Como si fuera algo automático ya, las mejillas de Draco se pusieron rojas otra vez -Entremos- indicó Hermione rompiera aquella ligera tensión.

Así la chica pronunció aquella curiosa contraseña y pudo ingresar, seguida de Draco.

Al entrar ambos chicos se admiraron de lo que vieron.

La sala común que había en aquel lugar era bastante espaciosa, tomando en cuanta de que ahí solo vivirían ellos, tenía una gran chimenea, detalle común en todas las salas, había cuatro sofás, dos individuales y dos de tres plazas, estampados en rojo y verde. El piso lo cubría una gran alfombra marrón y al fondo de la sala, había unas escaleras en forma de “U”, divididas en la parte superior, justo por la mitad por una pequeña barandilla. Al término de estas estaban las puertas de las habitaciones.

-Mmm ¿Qué habitación quieres?- le pregunto Draco a la chica.

Ella se quedó pensativa.

-¿Te importa si me quedo con la que esta del lado derecho?

-No, por mi no hay problema Hermy.

-Bien- le respondió ella con una sonrisa -Vayamos a descansar entonces- indico al chico.

-Si- fue lo único que el chico pudo decir, quería preguntarle a Hermione acerca del pequeño beso que le dio, pero no sintió que ese fuera el momento indicado, aparte que la castaña realmente se veía cansada.

Ambos avanzaron al inicio de las escaleras, cada uno por su lado, ya que al estar divididas por el medio, no podían subir ambos por el mismo lado.

Una vez estuvieron arriba, coincidieron en la pequeña barandilla.

-Buenas noches mi pequeña leona- le deseo sonriente el chico.

-Buenas noches Draco- contestó ella de la misma forman, pero una pequeña mueca se formó en su rostro y la chica lo noto -¿Pasa algo Draco?



MafeZant

#592 en Fantasía
#148 en Fanfic

En el texto hay: amor, draco y hermione, howarts

Editado: 03.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar