Eres Mia, Pequeña Fiera

Tamaño de fuente: - +

Cap 15 - Ese chocolate es mio

Narra Lumina:

Me volteo pero no me da tiempo de verlo perfectamente porque junta nuestro labios de forma repentina, no dudo en responderlo y el pone sus manos en mi cintura apretándome mas contra el, su agarre no es tan fuerte pero me separo por la falta de aire, ahí se encontraba un Chocolate sonriente.

— ¿Nos vamos ya?-dice

— Supongo, le diré a esa niña-digo

El me sonríe, ambos nos dirigimos a donde estaban todos pero no había ni una sola alma ahí, supongo que ya todos se fueron decidimos ir al castillo necesito cambiarme de ropa y para eso necesito a la niña y decirle que me lleve de nuevo a el hospital o a mi casa ya quiero ver a Felix, entramos al castillo y todos estaban ahí conversando con la niña, al verme a mi y a chocolate hicieron una reverencia.

— Majestad ¿Donde estuvo todo este tiempo? ¿Encontró lo que buscaba?-dice sonriendo  

— Aun mejor, aunque todavía necesito eso que mi padre me regalo-digo

— Si me dirías que es, podría recordarme y buscarlo por ti al fin y al cabo tu me mandas soy como tu sirvienta personal-dice sonriendo

— Uh eso se escucha cool, solo se que esta en un museo de brujos-digo

— Mi reina debe ser mas clara, hay cientos de museos en el reino de los brujos-dice

— Uh ¿No habrá un museo de los que fueron reyes y reinas?-digo

Ella se queda algo pensativa pero después me sonríe.

— Existe un museo pero no podemos entrar ahí-dice 

— ¿Entonces para que me dices si no podemos entrar ahí?-digo fastidiada 

— Mi reina cuando dije ''no podemos'' no signifique que la incluya a usted, la actual reina si puede entrar pero nadie mas, ese museo es un lugar sagrado donde los reyes y reinas dejan objetos que no quieren perder, usted puede usar esos objetos pero solo para una emergencia si lo usa por diversión es probable que sea maldecida por la reina o rey que dejo el objeto ahí-dice la niña

— Yo no tocare ningún objeto ajeno solo quiero lo que mi padre me dio-digo

— ¿Y que es?-dice

— ¿Que te hace pensar que lo diré en voz alta?-digo

— Mi reina como le dije antes nadie puede entrar a ese museo así que nadie puede robárselo, así que no importa si usted se lo dice al mundo entero nadie puede entrar a ese museo a menos que sea usted-dice

— Bien, mi padre me regalo una ropa de la edad media o medieval no sabia que estaba hechizado hasta hoy mi padre dijo que me lo regalo porque presintió que mis poderes se manifestarían antes de los 14 pero el día antes de que muriera decidió esconderlo-digo

— Uh.... No recuerdo eso, supongo que el rey quito ese recuerdo de mi pero no se preocupe mi reina-dice

Yo solo asentí.

— ¿Quiere regresar o encontrar esa ropa?-dice

— Tomare la tercera opción iré a descansar-digo

— Bueno mi reina si necesita algo solo diga mi nombre-dice sonriendo

— Seria muy fácil si supiera tu nombre-digo 

— Soy Melody-dice

— Bien Melody primero quitame esta ropa, quiero una pijama y por favor envíame devuelta a la cama de chocolate necesito un descanso-digo

Ella asiente sonriendo y de solo mirarme mi ropa cambia a esto:

Al ver mi atuendo no me sorprendo me asqueo, nunca he sido fan de la navidad desde que mi papa murió

Al ver mi atuendo no me sorprendo me asqueo, nunca he sido fan de la navidad desde que mi papa murió.

— Melody se que mañana es 24 de diciembre pero podrías por favor quitarme esto, odio la navidad creo que deberías de saberlo-digo

— Lo siento mi reina-dice

— Esta bien, esta bien me quedare con esto, solo envíame de vuelta-digo

Ella vuela hasta mi ¿No les he dicho? Melody nunca desde que la vi ha tocado el piso con sus pies siempre esta en el aire, cuando este menos cansada le preguntare porque nunca esta en el suelo, al llegar hasta mi pone dos dedos en mi frente y también en la de chocolate  los tres aparecemos en la habitación de chocolate, camino hasta la cama y caigo como un costal en ella.

— Bueno, me iré pero estaré cerca mi reina-dice riéndose levemente

— Si ya puedes irte-digo adormecida

No podía ver nada ya que había decidido cerrar los ojos, tengo demasiado sueño me siento cansada, lo malo es que escucho la puerta abrirse.

— Mírate la pequeña demonio ahora es la reina de los brujos y pensar que antes hacías tantas rarezas ahora eres importante-dice ¿Felix?

Al abrir los ojos si el muy idiota estaba ahí sentado al lado de donde estaba acostada, chocolate se veía algo celoso miraba con odio a Felix.

— Hey deja de mirar a mi mejor amigo así o pensare que te gusta-digo

— Hay amiguis deja que me coma todo a ese bombón, se ve delicioso-dice Felix divertido

— Ni te atrevas idiota o te quemo el culo-digo



Melany1528

Editado: 02.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar