Eres mía, Teniente

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 1

Allison

Suena la bendita alarma son las 6:10 am, tengo muchas cosas que hacer hoy, comenzando con que a las 8 am tengo entrenamiento con los de la oficina de policías, pero tengo que pasar a dejar a los niños a casa de mis padres, lo se tal vez piensen "Que estúpida porque no se va a vivir con sus padres" pero no, estoy bien así los niños entran a la escuela a las 9 am, yo entro a las 8.

Comencemos con la presentación.

Soy una mujer de 25 años la cual es policía, teniente para ser más claros, tengo dos hermosos hijos a los cuales amo con todo mi ser, ellos son lo más importante para mí. Cuando me enteré que estaba embarazada fue lo peor que me pasó en la vida, y no lo digo porque me arrepienta de haber tenido a mis hijos, sino porque el infeliz que tienen por padre me trato de la peor manera posible, me dijo que era una zorra y un sinfín de cosas horribles. Pero en fin a lo que voy es que el tener a mis hijos es la bendición más grande que he tenido en la vida.

Yo tenía 18 años cuando me enteré del embarazo, estaba recién cumplidos mis 18, los primeros meses fueron los más difíciles para mí, ya que caí en depresión por todo lo que paso con Jacob, el padre de mis hijos, pero gracias al apoyo de mi familia logre concluir el embarazo satisfactoriamente, al principio quedé muy sorprendida por saber que eran dos, ya que durante el embarazo jamás quise saber el sexo, pero fui plenamente feliz al saber que eran dos, desde el primer instante en el que los vi, en el que los tuve entre mis brazos me di cuenta de que los iba a amar por siempre, me encanta poder recordar que a pesar de todas las pruebas que Dios me ha puesto, estoy aquí. Después de que nacieran mis hijos exactamente el 10 de julio de 2010, mis hermanos al igual que mis padres me apoyaron demasiado con todo lo que vino después de dar a luz, mis padres me ayudaban a cuidar a mis hijos mientras yo estudiaba, pasados 3 años yo ya estaba graduada de la universidad, ya que me quede en el primer año de universidad cuando me enteré del embarazo.

Me gradué con honores en investigación criminal, tome diversos cursos para poder estar mejor preparada para el trabajo en el que estoy, luego de un gran número de cursos, como aprender a disparar, cursos de actividades físicas, cognitivas y de conocimiento. Logre entrar a un departamento de policía en california, tuve que mudarme hay un tiempo los niños ya tenían 3 años cuando nos mudamos a California, pasamos dos años y medio ahí, cuando regresamos a Nueva York ellos ya estaban más grandes, mis padres estaban felices de saber que habíamos regresado, y de poder pasar el cumpleaños número 5 y 6 de sus nietos. Pero al estar aquí ya tenía un trabajo seguro, y eso por una recomendación, llevamos año y medio aquí en Nueva York, y tenemos una vida hecha aquí.

Salí de mis pensamientos al darme cuenta de que ya eran 6:20 am.

Me levanto de la cama, bostezo, y a su vez le estiro un poco, me dirijo al baño, y seguido de esto entro a la ducha. Tomó una deliciosa ducha y caliente de 25 minutos, ¡Dios la necesitaba tanto!, doy gracias por otro día más de estar en este mundo.

Me seco el cuerpo y me dirijo a mi armario, eligió mi atuendo como todos los días de trabajo. Unos vaqueros, blusa negra, chaqueta de cuero y unas botas largas, está frío el día en Nueva York.

Me maquilló algo sencillo, solo un poco de polvo, máscara de pestañas, delineador, y labial rojo mate, amo los colores mate.

Tomo mi bolsa con todas mis cosas, incluyendo mi placa, miro la hora en mi celular, son las 7:10 am, es buena hora. Salgo de mi habitación y me dirijo a la de mis hijos entró y aún están dormidos, me acercó a la cama de Dannia, y le doy besitos en su carita. Poco a poco despierta sonriendo y diciendo.

-Buenos días Mami – dice dándome un beso en la mejilla muy sonriente.

-Buenos días mi niña hermosa – le doy un abrazo – Es hora de levantarse e ir a la ducha – le sonrió.

-Si Mami ya voy – se levanta de la cama y entra a la ducha de su habitación.

Los niños tienen las habitaciones unidas por una puerta primero está la de Dannia y al fondo está la puerta de la habitación de Daniel.

Me dirijo a ella y al abrirla ya está despierto.

-Buenos días mi príncipe – le sonrió - es hora de ir a la ducha se hace tarde – le aviso.

-Buenos días Ma – me da un beso y me abraza – Si, ya voy - se levanta ya de la cama y entra al baño de su habitación.

Salgo de la habitación de Daniel y luego de la de Dannia y me baje las escaleras rumbo a la cocina para preparar el lunch de los niños.

Después de unos 20 minutos los veo bajar por las escaleras ya listos con sus respectivas mochilas de cada uno y sus uniformes del instituto, como amo a este par son lo mejor que me ha pasado en este mundo.

Su almuerzo consiste en un emparedado de mermelada, fruta picada, y su botella de agua. Cada uno en sus loncheras, están peques aun van en 2º grado.

-Aquí tienen su almuerzo, que les vaya muy bien mis niños hermosos – los abrazo y ellos ríen. – Es hora de irnos, los abuelos nos esperan tengo que llegar a la oficina lo antes posible. - los apure.



Fergus Espincoric

Editado: 13.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar