¡ Esa Chica Es Mía !

Font size: - +

Capitulo XI

Estos tres días se han ido tan rápidos, en ocasiones logro ver a Dante a lo lejos, mientras que Tadeo aún sigue pidiéndome perdón, aun no lo perdono, pero en ocasiones hablo con el unas pocas palabras, volví a mis noches de lágrimas, donde no sé qué hacer con mi vida, quiero a Dante, pero luego esta Tadeo, aun no se su situación con la ex así que no tengo nada realmente definido pero no lo voy a herir, no es lo mío.

Tengo ojeras que causan miedo, incluso en ocasiones Selena me las maquilla un poco, para no parecer un zombie aunque podría pasar desapercibida, ya casi llega Halloween y con él, fiesta de disfraces en el instituto, no quiero saber de fiestas pero ya Nick compro entradas, ya que ese dinero es para recaudar fondos para nuestro viaje a la playa que será en tres meses, ya Selena está pensando en los disfraces mientras que yo trato de concentrarme en mis clases.

Dante solo llega, ve clases, va a la cafetería y al terminar el día se va a casa, me resulta extraño porque en pocos días comenzaran las eliminatorias y él debe practicar, solo espero que se encuentre bien, incluso no hemos tenido encuentros para su tutoría.

-¿Allie cariño me escuchaste? –mamá me saca de mis pensamientos.

-¿Lo siento mamá que dijiste?

-Que mires a tu hermanito o hermanita.

Estamos en el medico, mamá tenia chequeo hoy y me pidió que la acompañara, ya que papá decidió un mes él y uno yo, es tan pequeñito lo que se ve en la pantalla que parece un pedacito de algodón nadando dentro, mamá tiene 2 meses de embarazo y siento que es una eternidad ya quiero verla con su enorme panza, sonrió al ver el monitor y luego mis ojos miran los de mamá que se encuentra con el ceño fruncido de preocupación, la ignoro y miro nuevamente el monitor.

Todo está bien con mamá y el bebé, decidimos ir por un helado, extrañaba tener mis tardes con mamá y creo que ahora lo necesito, estar encerrada en mi habitación haciendo actividades y luego acostada mientras que solo por mi mente se pasea mis pensamientos con Dante no me resulta nada bien, llegamos a la heladería de mi tío, es hermano de mamá, muy poco lo veo pero es agradable venir a visitarlo y comer del mejor helado del pueblo.

-¡Que soles más radiantes los que entran por esa puerta! –exclama mi tío, mientras mamá y yo sonreímos.

-¿Hola hermano como estas? –mamá lo abraza tan fuerte que él se queja y se me hace gracioso

-¿Bien y tu hermosa? ¿Qué tal va el embarazo? ¿Y tú Allie no piensas darle un abrazo a tu tío? –dice mientras abre sus enormes brazos y yo me abalanzo hacia él.

-Hola tío Peter, hoy quiero un enorme Banana Split, extraño tus helados –el ríe y comienza a prepararlo.

La tarde se pasa entre risas, mamá le contó a mi tío sobre el embarazo, mientras que yo disfrutaba de mi helado, a lo lejos vi a una linda pareja y sonreí al ver como ella le daba de su helado en la boca y por unos segundos me imagine así con Dante, sacudí mi cabeza para quitar ese estúpido pensamiento y me concentre nuevamente en el mío.

Debes sacarlo de tu mente Allie, me repetí una y otra vez.

Nos despedimos de mi tío, quien nos invitó a cenar a su casa el próximo fin de semana, está saliendo con alguien y quiere presentárnosla, aunque creo que mamá sabe de quién se trata pero yo ignoro todo y olvido esas miradas de complicidad que tienen los dos, al menos mi tío se ve feliz hablando de ella, por fin encontró alguien que lo domine, porque era un picaflor de lo peor.

Ya en el coche mamá me mira por el rabillo del ojo y trato de ignorarla pero no puedo, volteo y me está mirando, vuelve su mirada a la carretera y algo me incomoda sé que quiere hablar conmigo, aparca el coche frente a un parque y baja, yo la sigo y nos sentamos en una banca, miramos al cielo que ya se torna naranja y azul para darle paso a la noche.

-¿Que te está pasando Allie? Sabes que no estoy ignorando tus ojeras, solo te estoy dando tiempo para que me cuentes lo que te ocurre –la miro y puedo ver su preocupación.

-Lo siento mamá, sé que tenemos buena comunicación y lamento preocuparte, pero –tomo una bocanada de aire y enfoco mi mirada al frente.. –Tienes a una hija con el corazón hecho un desastre –sonríe de lado y suspira mientras toma mi mano.

-Todos tuvimos un corazón desastroso a tu edad Allie ¿Tuviste un problema con Tadeo? Lo pregunto porque él no ha ido a casa –bajo la mirada y niego, ella carraspea y vuelve a preguntar.. –¿O quizás es por Dante?

Mis ojos están que se salen y ella claramente sabe que acertó, asiento y ella esboza una sonrisa, se acomoda en su lugar y aprieta más mi mano.

-Allie, a él le ocurrió algo, yo no soy quien para contártelo, yo lo sé porque nunca perdí comunicación con su madre y ella me contó lo ocurrido –siento un nudo en mi garganta, mamá me abraza tan fuerte que no quiero que me suelte, necesitaba tanto un abrazo.. –Deberías darle una oportunidad de hablar, quizás solo para que sepas porque no es el Dante de años atrás –nos alejamos y ahueca mis mejillas en sus manos.. –Allie no me gusta verte de esta manera y que un chico sea el motivo mucho menos, porque sabes que tu corazón lo arme yo cuando comenzaste a crecer dentro de mí.. –no espero más y comienzo a llorar, se lo triste y mal que se siente.. –Y no quiero que a mi niña se lo vuelvan pedazos.



Fabiola Gz

Edited: 10.01.2019

Add to Library


Complain