¡ Esa Chica Es Mía !

Font size: - +

Capitulo XV

Después de aquella sorpresiva visita de Dante lo único en que se pasó parte de mi noche fue en mirar el techo y mi ventana, la sonrisa no se esfumaba de mis labios, se que cuando Selena vea estas ojeras sé sorprenderán porque son muy notorias, intentare ocultarla con maquillaje, aunque claramente no soy buena para ello.

Necesito un respiro, este montón de nuevas emociones me están dejando desorbitada, esto del amor es tan confuso, en ocasiones lloras, en otras ríes, en otras simplemente te sientes en una nube esponjosa, te sientes viva.

Papá decide llevarme hoy y le informo a Sel que no pase por mí, con una manzana en mi mano, mientras espero a papá en el coche, me siento nerviosa de tan solo poner un pie en el instituto, quiero verle, pero no sé cómo reaccionar.

 

Clases, clases y más clases, creo que escucho de todo menos lo que dice el profesor, Dante debe dejar de revolotear en mi mente, sus palabras igualmente, intento escribir los apuntes, intento concentrarme pero me es difícil, los chicos hablan sobre la fiesta de Halloween, disfraces, alcohol y otras cosas más, yo quiero participar pero prefiero quedarme viendo a un punto fijo sin decir nada.

Al dar por finalizada la clase todos salen corriendo a la cafetería, todos excepto Tadeo que me mira mientras guardo mis cosas con pereza, lo miro intrigada, no tiene buena cara que digamos.

-Allie –esboza una sonrisa.. – ¿Todo bien?

-Si Tadeo, estoy bien, pero tú eres todo lo contrario, ¿O me equivoco? –él se acerca y me mira fijamente.

-¿Vamos a la cafetería? Tengo hambre –aquella manera de cambiar el tema es increíble, termino por asentir.

-Ok, vamos –le sonrió, el me imita

Salimos del aula para ir a la cafetería, pero yo solo deseo un tazón de frutas en trocitos y nada más, todos en el pasillo me miran realmente con sorpresa, aquello me hace sentir nerviosa pero me importa un bledo el cómo me miren.

Al llegar noto que los chicos ya se encuentran comiendo yo solo paso por mi tazón de frutas y luego llegando hasta donde se encuentran, tomo asiento junto a ellos y los observo hablar, ya que ni siquiera me enfoco en sus voces.

Con mi vista por toda la cafetería, intento dar con Dante pero no lo logro, dejo de buscar y tomo un trocito de piña, su dulzor me relaja un poco y continuo comiendo, escucho murmullos, intento no darle importancia, pero nuevamente siento una extraña presión sobre mí, alzo mis vista lentamente y noto que nadie habla y todos me miran a mí, volteo a ver a Selena quien me mira fijamente, hace un movimiento de cabeza a la izquierda y miro en esa dirección.

Allí, rodeado de sus amigos de futbol se encuentra Dante, el ríe con ellos, todos me miran a mí, yo lo miro a él, de pronto me siento sofocada y comienzo a ventilar mi rostro con mis manos, sacudo mi cabeza para espabilar un poco y vuelvo mi mirada al tazón el cual le quedan muy pocas frutas, tomo una bolita de sandía y un ligero carraspeo se escucha a mi lado.

-Hola –su voz hace que mi piel se erice y mi corazón lata con tanta prisa que me preocupa, lo miro el sonríe de lado.. – ¿Allie? –dice pero yo no soy capaz de hablar.

-Yo.. Ehm.. Bueno.. ¡Adiós!

Me levanto y como alma en pena salgo de la cafetería, no sé a dónde voy, mis pies lo hacen por sí solo, el corazón acelerado, mis manos sudorosas, una sonrisa estúpida formada en mis labios.

Tomo camino al largo pasillo que da con la salida hacia el campo del instituto y de pronto me detengo en seco, tomo una bocanada de aire y cierro mis ojos con fuerza.

-¿Qué haces Allie? –susurro solo para mí.. – ¿De cuándo acá eres tan cobarde? –muerdo mi labio inferior.

-Eso quisiera saber yo –la respiración se me corta, soy incapaz de voltear.. –La palabra cobardía no la llevas entre tu nombre –me giro lentamente y allí lo encuentro, brazos cruzados, sonrisa ancha.

-Yo.. Lo siento, no quise dejarte allí, yo, afff, lo siento –de pronto rápidamente lo tengo delante de mí, sus manos tomando mis mejillas sus labios en los míos.

-Yo también tengo miedo –susurra, un beso casto en mis labios.. –Mucho miedo a decir verdad –otro beso en mis labios.. –Pero tú lo espantas –uno más y ya mis piernas están como gelatina.. –Tú espantas mis miedos Allie, eso y tantas cosas más –une su frente a la mía, cierro mis ojos, una sonrisa se forma en mis labios.

-Yo.. –trago con dificultad, tomo una bocanada de aire.. –También te quiero Dante, desde siempre –una risita de su parte.

-Lo se mi Allison, tu nunca has dejado de ser mi chica –abro mis ojos y sus oscuros ya me miraban.. –Nunca dejaras de serlo.

Suena el timbre para dar por finalizado el receso, ambos en silencio, observándonos, una sonrisa en sus labios, le imito, es imposible dejar de sonreír,  Dante se aleja y extiende su brazo, su mano abierta, confundida lo miro el sin esperar más toma la mía.

Me da un ligero jalón y comienza a caminar, yo voy tomada de su mano, volvemos a los pasillos y los alumnos están volviendo a sus respectivas aulas, pero no sin ante mantener su mirada en nosotros, yo volteo a ver a Dante, lleva un semblante seguro, una sonrisa de lado, yo intento reprimir la mía pero me es difícil, el me contagia de su buen ánimo,



Fabiola Gz

Edited: 19.01.2019

Add to Library


Complain