¡ Esa Chica Es Mía !

Font size: - +

Capitulo XXII

Mantengo mi mirada al frente, continuo el trayecto con Tadeo a mi lado, la chica quien le acompañaba fue recién dejada en su casa, el chico limpia un poco de sangre en su labio, aprieto mis manos con fuerza, esta rojiza, con algo de sangre, está un poco inflamada pero nada de qué preocuparse.

Mis nudillos se tornan blancos por la fuerza con que aprieto el volante, el coraje, el enojo, la ira intenta marcharse de mi mente pero me es imposible, todo lo ocurrido me da coraje, quería continuar golpeando a Franco, merecía mas, para bajar su arrogancia, para arrebatar esa manera tan mediocre de tratar a las personas.

-Deberías ir donde Allie, deben arreglar vuestra diferencias –escucho a Tadeo y fugazmente lo observo.. –Sé que puedes llegar hacer algo orgulloso pero créeme ella no sería capaz de involucrarse con Franco, no con todo lo que ha presenciado de ese chico.

-Le pedí que no se enfrentara a él, fue todo lo contrario –digo sin más, puedo observar que esboza una sonrisa.

-Ojala yo tuviera una chica como ella, que no le teme a nada, aunque mis intenciones desde un principio fue tener algo con ella, me retracte, después de todo era un daño para ella que es tan buena.

-Si lo es –cruzo en la calle que da con su casa, noto que el coche de Selena ya está aparcado, las luces de su habitación encendida.. –Y creo que por ese motivo no debería insistir en tenerla a mi lado, las cosas iban bien y ya la cague.

Aparco frente a la casa de Tadeo, aquel quita su cinturón, tomo una bocanada de aire, el abre la puerta del coche y me observa antes de bajar.

-No le des el gusto a Franco de lo que claramente desea, verlos separados, siento rabia e impotencia por no alejar a Marisol de su lado, es un idiota –baja y me observa.. –Búscala, no hagas las cosas por orgullo, piénsalo.

Termina de cerrar la puerta del coche y se encamina a su casa, tomo el ruedo nuevamente en el coche y en vez de continuar recto doy vuelta y me detengo frente a la casa de Allie, bajo del coche el cual aún esta encendido, me apoyo del lado la puerta del copiloto y me cruzo de brazos, la fría brisa hace que rechinen mis dientes.

Mantengo mi mirada fija en la ventana de su habitación y veo su silueta caminar de un lado a otro, sé que es ella, alza sus brazos rio un poco porque sé que esta quizás desahogándose con su mejor amiga, de seguro está hablando acerca de nuestra pelea, busco mi móvil en el coche y le marco, mantengo mi vista en la ventana sin apartarla.

-Dan.. –susurra, yo cierro mis ojos, el tono de su voz me hace sentir mal.

-Puedes asomarte un momento a la ventana –un silencio se forma y yo solo espero que lo haga.. –Por favor, Allie, podrías, tu.. –me detengo en el momento que la veo abrir la cortina y abrir la ventana.

-¿Y bien? –su voz del otro lado de la línea, es imposible escucharla por la distancia y el sonido del viento.. –Hace mucho frio, podrías apresurarte.

-Lo siento –digo de inmediato.. –Sé que la he cagado, que no debí decir eso, que no debí hacerte sentir de esa manera Allie, lo siento, ¿Esta bien? –ella me mira en la lejanía y asiente.. –Descansa, me ir a casa, solo quería que supieras eso –rodeo el coche, pero sin terminar la llamada.

-Dan.. –le escucho decir, la observo antes de subir.. –Que descanses –esbozo una sonrisa.. –Te quiero Dan.

Termina la llamada y se aleja de la ventana, yo entro con prisa al coche y sin pensarlo tomo camino a casa, me siento un poco mejor, pero debo buscar la manera de remediar todo lo que le hice pensar, jamás podría considerarla como Nikki, ella está a años luz de parecerse, Allie es mucho mejor que ella, claramente si lo es.

 

_~_

 

Escucho la voz de mamá, a ella se le une la de papá, a pesar de que ambos están separados, la relación en ambos cambio mucho, el hizo su vida y ella está retomando nuevamente la suya, eso me hace sentir después de todo bien, porque me resultaba realmente injusto que mamá pasara cada día llorando por todo lo de papá.

Aunque él y yo no tenemos buena relación intento hacerlo por mamá, siento un poco de rencor hacia él, porque cuando más debíamos estar juntos el opto por ser todo lo contrario alejarse y nada más, desde que llego al pueblo he intentado tener una que otra conversación con el pero es que simplemente me siento cohibido.

-¿Dan? ¿Puedo entrar? –la voz de mamá al otro lado de la puerta.

-Sí, claro.

La veo entrar, como siempre tan bonita, un vestido ligero, su cabello suelto y cara de recién despertada, se sienta al borde de mi cama y me observa, para luego pasar a ver toda la habitación, arruga su nariz, sé que se viene uno de tus tantos sermones.

-A ver si recoges tu habitación hijo, esta desastroso, ¿Cómo pretendes recibir visitas? Mira nada más esto –recoge una media del suelo.. –Hoy viene Allie, debes organizar tus cosas.

-Ella no vendrá mamá, además, ¿Meterla a mi habitación? No lo permitirías –ella me ve fijamente y esboza una sonrisa.



Fabiola Gz

Edited: 19.01.2019

Add to Library


Complain