¡ Esa Chica Es Mía !

Font size: - +

Capitulo XXIII

-¿Estas segura de esto Sel? No creo que deba, yo, ¡AU! –Sel me da un jalón de cabello y yo la fulmino con la mirada mientras la observo por el espejo.. –No había necesidad de que me jalaras el cabello.

-Debes tomar decisiones extremas Allie, debes dejar de ser monótona todo el tiempo, aunque ustedes no estén bien, tú debes asistir a esa cena, ¿No?

Levemente asiento mientras que observo a Selena peinarme, llevo un vestido muy bonito que hacia tanto tiempo no me ponía, no sé si deba hacer esto después de todo lo que ocurrió, ni siquiera le dije a Dante que iría a verlo, pero Sel tiene razón debo ser impulsiva y extrema, aunque él se disculpó por lo que ocurrió, yo aún me siento solo un poco mal por la discusión que tuvimos.

No todo será color de rosa, siempre habrán altas y bajas, yo solo espero sobrellevar todo esto que viene en el paquete de las relaciones de novios, mi mejor amiga termina con mi cabello y luego pasa a maquillarme, le pedí algo ligero, no suelo utilizar tanto maquillaje, para el día de hoy también llevare los lentes de contactos, estoy empezando a optar por llevarlos, debo acostumbrarme a ello.

-Debería escribirle Sel, decirle que iré a la cena, yo debería, ¡AU! –ahora es un pellizco en mi brazo.

-¡Dios, Allie! –abro mis ojos, la rubia me observa.. –No, no y no, yo te llevare a su casa, ustedes tendrán una bonita cena y fin, ¿Ok?

-Está bien, lo siento –el tono de mi voz es dócil y bajo, Selena se coloca de cuclillas y toma mis manos.

-Él te quiere Allie, solo que tiene miedo de perderte, de joder todo, ustedes tienen historia, ustedes merecen continuar esto tan lindo que tienen, esa calabaza no tiene por qué interferir en ustedes –la calabaza es Franco, aquello me hace sonreír y la abrazo.

-Gracias Sel, eres la única que me tiene la real paciencia necesaria en todo esto, te quiero –nos alejamos y ella sonríe.

-Yo también te quiero Allie, ahora continuemos, debes ir muy hermosa a esa cena.

Sonriente asiento y mi compañera continua lo suyo, aplica maquillaje en mis ojos, ruboriza mis mejillas, un pulcro delineado en mis ojos, mis cejas un poco resaltante, mis labios con un labial claro pero muy bonito, al terminar me observo en el espejo completo y una sonrisa se forma en mis labios, me siento diferente, últimamente lo soy.

-¿Crees que le gustara? –Sel se coloca a mi lado y sonríe.

-Le darán unas enormes ganas de arrebatarte ese vestido –abro mis ojos en sorpresa y ella ríe.

-Nunca cambiaras, ¿cierto?

-Nunca lo hare, si no dime, quien te haría reír de esta manera –se encoge de hombros y me abraza.. –Sorpréndelo Allie, vuelve loco a Dante, porque si tú eres su chica, entonces él es tu chico.

 

_~_

 

Él es mi chico..

Él es mi chico..

Aquellas palabras de Selena se pasean por mi cabeza, volteo a verlo rápidamente, no sé dónde diablos vamos, pero esta adrenalina que tengo en todo mi cuerpo se siente tan bien, tomo una bocanada de aire para echar a un lado el arrepentimiento, por qué no, él no tiene por qué venir en este mismo coche.

Unos minutos después Dante estaciona, todo está realmente oscuro, no tengo ni idea donde nos encontramos, el quita su cinturón y yo el mío, ambos bajamos del coche, yo rodeo este hasta llegar a su lado, me da una mirada y luego se arrodilla, confundida lo observo, me da una mirada fugaz y una media sonrisa en sus labios.

-Vamos, sube –niego repetidas veces pero el solo espera por mí, así que sin darle tanta vueltas a todo, subo en su espalda.. – ¿Habías venido alguna vez?

-No, ni siquiera sé dónde me has traído –una risita de su parte.

-Ya lo veras –aquel tono de su voz destilando gracia.

Se encamina por un montón de árboles, aunque no hay luz, la luna con su resplandor ilumina todo, sé que no estamos por el lago, lo reconocería de inmediato, además la tierra estuviera muy húmeda y esta no está a tal nivel, la brisa es fresca, las hojas poco a poco cae en el suelo.

Después de unos largos minutos Dante se detiene y me baja de su espalda, acomodo mi vestido y él toma mi mano, no aparto el hecho de que estoy muriendo de frio, seguimos un corto camino y luego abruptamente me detengo, volteo a ver a Dante, lleva una sonrisa en sus labios, voltea a verme y yo le imito.

Una cabaña no muy grande está en medio de una ancha hectárea, hay flores muy bonitas adornando todo el lugar, todo se ve como si fuera un cuadro, es muy bonito, ancho, y ver esta cabaña en medio de la nada te dan ganas de quedarte por una larga temporada sin saber del mundo exterior.

-¿Cómo es que conoces este lugar?

-Papá siempre tomaba este camino cuando era muy pequeño, no lo olvido, era mi lugar favorito, esta cabaña es habitada solo en verano, siempre está bien cuidada, no tengo idea de quienes serán los dueños, pero debes verla por dentro.

-¡Pues vamos! –tomo su mano entusiasmada y corremos con dirección a la cabaña.



Fabiola Gz

Edited: 10.01.2019

Add to Library


Complain