Escala del Amor

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 5

Escuchaba sonar el “tic tac” de las manecillas del reloj que estaba encima del tocador de mi habitación, marcaban las siete de la tarde, y podía notar por la luz que se colaba por la ventana del cuarto que comenzaba a anochecer así que decidí levantarme de la cama.

Me había quedado dormida después de que Charlie se hubiera ido a casa y mi mamá se hubiera regresado a la Oficina a terminar unas cosas, Charlie y yo habíamos pasado el día mi habitación viendo Brooklyn Nine Nine en Netflix una vez que regresamos de la Librería.

Me encontraba algo ansiosa por lo que estaba a punto de hacer, sentía que estaba siendo un total error pero por otro lado me encontraba con la idea de que si iba y lo encaraba sería lo mejor para acabar con esto de una vez por todas, no iría desarmada, pensaba llevarme una vieja navaja de mi Abuelo, un cuchillo de cocina y un spray pimienta que una vez una Prima me regalo cuando entre a la Preparatoria … lo sé completamente normal.

Lo coloque todo en mi mochila y después decidí cambiarme de ropa, me puse un pants y unos tenis amarre mi cabello en una cola alta y me dispuse a bajar las escaleras, pero me detuve abruptamente al recordar un pequeño detalle

Nona sí estaba y mi plan no iba funcionar a menos que lograra burlar esa seguridad.

>> Ok, tengo muy pocas opciones de escape, la puerta de enfrente, la trasera y la ventana de del estudio de mi mamá que da también hacía el patio. Bueno no puedo salir por la puerta trasera porque esta está cerrada con llave, mi Nona siempre cierra la puerta cuando se va a ver su novela por “seguridad” entonces probablemente hecho las llaves en su suéter y seguramente lo trae puesto, tampoco puedo salir por la ventana del estudio porque tendría que quitar unas cajas pesadas con libros que bloquean esta ventana y haría ruido lo que despertaría Nona ¡Carajo en mala hora decidí limpiar mi librero! … Demonios definitivamente me quedaban pocas opciones <<.

Deje que pasará el tiempo, sabía que mi Nona se quedaba dormida después de que terminara su Novela de las ocho de la noche así que me sería más fácil salir en ese momento por la puerta de enfrente. Así que me quedé en mi habitación viendo Netflix en mi Laptop esperando por Dios que mi Abuela no decidiera tomar café a esta hora por qué sí no tendría que recurrir al típico "Salto de Fe" después de tanto pensar esas dos opciones que al parecer eran las únicas que me quedaban.

Paso un rato y deje de escuchar risas o sorbidos de nariz en la parte de debajo de la casa y en su lugar unos ronquidos se hicieron presente, señal de que Nona ya había caído en los brazos de Morfeo entonces tome rápido mi mochila llena de mis “Armas de Combate” y me dispuse a bajar las escaleras con mucho cuidado de no hacer ruido y no ser expuesta.

Cuando llegué a la sala pude ver a mi Nona dormida con los pies encima de la mesa de centro, se había quedado dormida con el control en la mano y había muchos pañuelos regados en el piso, señal de que el "Campo de guerra" había sido bastante duro. Pude ver que efectivamente su Novela había acabado y ahora lo único bueno que había eran Infomerciales sobre licuadoras y esos sartenes mágicos que prometen “Una Vida sencilla para la Ama de Casa”.

Tome una manta que estaba en un sillón y cobije a mi Nona después me dirigí a la puerta y gire con sumo cuidado el picaporte esperando que este hiciera el famoso “Clic” que daba señal de que estaba abierto y este lo hizo, después gire mi rostro esperando a que la persona dormida que estaba cerca no escuchara esto, seguía roncando plácidamente así que salí rápidamente.

Estaba cerrando la puerta cuando escucho una voz a mis espaldas que me hizo pegar un brinco en el mi lugar.

—¡Arriba las manos! — Dijo la persona que se encontraba detrás de mí a lo que yo hice lo que dijo por inercia y me giré al reconocer la voz de la persona que provocaba mi casi paro cardíaco —¡Mierda Hache! ¿Qué estás haciendo tan tarde aquí? — Lo miré molesta ya que obviamente creí que era mi madre, pero el parecía ni inmutarse —¿A dónde vas? Sabes ya es muy tarde para ir algún lado, además ¿No has visto las noticias? Cada vez hay más desapariciones de chicas que han sido secuestradas y han aparecido en callejones muertas.

Eso provoco un escalofrió en mi espalda así que por un momento me hizo replantearme la idea de ir hacía con ese sujeto, pero luego lo pensé bien y firme mi sentencia.

—Si me entere de ello hace unas semanas que inicio esto y no es normal, pero la verdad no me imagine que la cifra iba aumentar tanto en tan poco tiempo …—Lo mire preocupada y el me devolvió la mirada cargada de una expresión enfermiza, pero rápidamente cambio su gesto a uno más amenazador y burlón lo cual me agarro desprevenida — Bueno Señorita … ¿Me podría explicar a dónde iba?

Me quede petrificada ante ese acorralamiento, obviamente no había planeado una cuartada por si pasaba esto y el sujeto que tenía enfrente era igual o peor de amenazante que mi querida pelirroja, no por nada eran en pareja y mis mejores amigos, sabían detectar perfectamente cuando mentía.



Yahaira Orozco

Editado: 25.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar