Esclava Del Striper ©

Tamaño de fuente: - +

ME LLAMAN ROMEO

—¡Me llaman Romeo!— canto a todo pulmón en compañía de la música.

 

—¡Tamara ya cállate la puta boca!—grita mi dulce hermana desde fuera de mi habitación.

 

¿Así es como se siente enterarse de que la puta de tu “mejor amiga” se ha estado tirando a tu novio durante un año complet, vaya mierda de día.

 

Yo la más tonta de todas, me esmeré ese día, les juro que me esmere haciendo un rico pastel de vainilla para mi supuesto “novio” ya que al estúpido le encanta el sabor a vainilla y ¿a que no adivinan que fue con lo que me encontré, los malditos estaban teniendo sexo en el sofá de la sala principal y ¿adivinen que?, si, también e tenido sexo en ese sofá con el mismo idiota. Mi primera reacción fue lanzarles el pastel que justo cayó en la cabeza del idiota, me sentí tan orgullosa de mi misma. Lo segundo pero no más importante que hice fue salir con la cabeza en alt, ¿Que? Tampoco iba a humillarme por un hombre que no puede dejar su palo quieto. Y ahora estoy aquí, escuchando Romeo Santos y no, no piensen que estoy amargada  lo sucedido aunque si tengo que admitir que en el momento —hace tres días— me sentí muy molesta u decepcionada de la zorra que llamaba mejor amiga pero, que mejor que escuchar Romeo para bajar la tristeza al lado de una botella de vino de los baratos —es en momentos como estos en los que agradezco que mama sea latina y nos haya enseñado su idioma natal la verdad los gringos no saben de lo que se pierden— en fin, aquí estoy yo en mi habitación bebiendo cuanto vino quepa en mi cuerpo, la verdad no me siento amargada de verdad, pero si triste, triste y decepcionada por que esas dos personas estuvieron en mi vida por años, bueno al menos una de ellas y así es como me pagan.

 

Sin pensármelo dos veces , me paro de la cama tambaleándome un poco y le saco el short de tela de algodón que llevo puesto dejando a la vista mis bragas de encaje rojas y me miro en el espero, exactamente en donde se supone que está mi buen trasero y sonrío por que puede que no tenga los pechos más grandes del mundo pero mis nalgas son firmes y de buen tamaño. Tomo mi teléfono y dando la espalda al espejo capturo una foto de lo más sensual donde solo se puede apreciar mi diminuta cintura y mi trasero, en total la foto es desde mis muslos a mi cintura y es sumamente sexy.

 

Mi vista está algo borrosa pero aún así marco su número sin fijarme si lo estoy escribiendo correctamente  y le mando la fotografía junto con unas cariñosas palabras.

 

Tamara: De lo que te pierde por estupido.



Lisa Dolly

#597 en Otros
#158 en Humor
#1400 en Novela romántica

En el texto hay: millonario, striper, romance

Editado: 24.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar