Esclavos De La Unión: El Continente Renacido

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 14: XX1

Noto como una descarga eléctrica muy potente recorre mi cuerpo entero. De repente me viene a mi mente la gran mayoría de mis recuerdos. Ya recuerdo quien soy. Las imagines, las sensaciones... vuelven a mí. Me siento un poco sobrepasada por toda esa información, pero gracias a mi intenso entrenamiento de años mantengo la compostura y empiezo a analizar la situación. Los dos miembros de los escuadrones letales son fuertes, mientras que los dos militares son como moscas para mí. Debería eliminar primero a ellos dos, así reduciré la ventaja de mis enemigos.

Las cabezas de los dos militares vuelan por los aires, he sido bastante rápida, me he equipado mi armadura y he generado una cuchilla en mi antebrazo derecho, para después acercarme al militar de la derecha y rodar sobre mí misma para cortarle la cabeza y utilizando ese mismo impulso cercenar la parte superior del militar situado a la izquierda.

- Vaya, parece que te mantienes en forma XX1.- Me dice XX14.

- Por su puesto. - Respondo desafiante con mi verdadera voz. - Y muy pronto puede que vuestras cabezas sean un trofeo en mi pared.

- Menos lobos caperucita. - Dice XY80.

- ¿Caperucita? - Respondo riéndome con una gran carcajada. - Yo no soy caperucita, soy más bien la loba. Una loba que os va a despedazar.

En ese momento pasa una bala rozándome la mejilla, ya que todavía no me he equipado el casco, que impacta en la armadura de XX14 y escucho una voz familiar gritando.

- Estáis muertos capullos y capullas. Jajajaja. Os voy a freír a tiros. Cogeros bien las braguitas y los gayumbos que os vais a cagar encima. –Grita la voz familiar medio enajenada.

Miro de reojo para ver quien está causando tanto alboroto, sin dejar de controlar a mis enemigos. Veo a Kalindra equipada con dos ametralladoras de una mano disparando como si estuviera loco. Si sigue así al final herirá a alguien.

- Vuestro escuadrón mató a mi hija malnacidos. - Sigue gritando Kalindra sin dejar de pulsar los gatillos. - Morid personas jodidas. Que os jodan, que os peten, que os hagan lo que menos os guste. Voy hacer un queso de agujeros con vuestros cuerpos.

Kalindra se pone a mi lado y empieza a disparar a las armaduras de los dos miembros del escuadrón letal de la muerte. Evidentemente sus balas rebotan y por poco no nos hiere a nosotras.

- Kalindra, apártate de ella, ella no es Abi, no es nuestra aliada. - Escucho a Alicia gritar detrás de mí, esas palabras me duelen más que cualquier golpe que haya recibido nunca.

- Pero que dices, si te está protegiendo. - Escucho que dice Kalindra. - No sé de dónde ha sacado esa...

En ese momento es cuando ve mi cara.

- Tú... ¡Tú! No puede ser. - Balbucea Kalindra. ¡Tú eres la muerte gris! La líder del escuadrón letal de la muerte. La causante de que mi hija muriera.

En ese momento detecto sus intenciones y hago aparecer el casco en mi cabeza, justo a tiempo para que una ráfaga de balas impacte en mi cabeza y salgan rebotando.

- Mira no tengo tiempo para discusiones infantiles. - Le digo duramente a Kalindra. - Coge a Alicia y a la araña e iros de aquí. Yo me encargo de estos dos.

- Y un rábano. - Dice Kalindra para volverme a disparar. - Tú quieres destruir el pueblo, nos has traicionado, has rebelado...

Antes de que pueda decir algo sobre los rebeldes me acerco a ella y le doy un puñetazo en la barriga, mientras le digo a la oreja,

- Mejor que no hables sobre tú grupo secreto, o la Unión se enterará. – Digo. - No sé si podré ganarles, aún estoy readaptándome a la verdad. Iros de aquí.

No sé si realmente me ha entendido o simplemente e quiere alejarse, pero se acerca a Alicia y ayuda a ella y a la araña a levantarse y empiezan a irse.

- ¡Eh! - Grita XY80.- ¿Adónde creéis que vais? XY80 carga contra ellas, pero yo me interpongo, dándole un puñetazo en la cara y un rodillazo en el pecho lo mando unos metros hacían atrás, haciendo que haga unos surcos con las botas de sus pies en la tierra de la plaza.

- Eh tú, cara perro. Tu contrincante soy yo. ¿O es que me tienes miedo? - Le digo.

- Espera, no podemos dejar los cuerpos de Buck y Bob ahí. Los van a despedazar...- Escucho que dice la voz de Alicia- También está el cuerpo de la Jefa...

- ¿Quieres los cuerpos de esos seres insignificantes? - dice XX14 mientras se acerca a los cadáveres. Ven a por ellos, igual podremos jugar un poco.

Hago el mismo procedimiento que con XY80 interponiéndome entre los cuerpos y con XX14. De reojo veo como Alicia, ayudada de Kalindra suben lo que queda del cuerpo de la Jefa a la espalda de la araña y luego cogen en brazos los cuerpos de Buck y Bob y se alejan de allí. Mientras tanto voy golpeando a XY80 y XX14 para que no las sigan.

- Vaya, parece que no las podemos atrapar mientras no te derrotemos. - Dice XX14.- Esta bien, tendremos que date una paliza. Pero no pienses ni por un segundo que esas dos y la araña pueden escapar de la Unión.

- Puede que de la Unión no.- Respondo. - Pero una canida y un canido como ustedes no llegaran a ellas. Hoy no, igual mañana, si es que queda algo de ustedes cuando terminemos.

- ¿Ahora se ha vuelto refinada XX1? - Dice XX14- Dejémonos de frivolidades. A demás a ti nunca te ha gustado habar de usted a la gente.



Verdepradera

#1176 en Ciencia ficción
#6015 en Otros
#693 en Acción

En el texto hay: distopia, tecnologia, chicas protagonistas

Editado: 24.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar