Escritos Anónimos.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 21: Prohibido para los dos.

Allí se encontraba ella. 
Hace varias semanas atrás empezó a aislarse de todos, incluyéndome.

      Al instante me arme de valor y fui a donde estaba, cuando percató mi cercanía comenzó a alejarse, corrí detrás de ella y la agarré del abrazo. 

-¡Déjame en paz!- me gritó de a espaldas- ¿Que es lo que quieres conmigo?- se dio vuelta, me miró fijo a los ojos con esas ganas de llorar y empecé a temblar al mirarla, pero no la solté. 

Hay diferentes maneras de hablar que son tan claras, más claras que las palabras y el mismísimo aire.

     Al mirar sus ojos verdes (ojos que te perdian en una oscuridad infinita, en un vacio galáctico color verde oscuro con estrellas por donde quier) comprendí que quería decirme, era un idioma bastante transparente, legible,  a la vez misterioso (como claves para descubrir) y ligeramente me estaba contando toda su tristeza pero sigo sin comprender la razón, parecía pedirme disculpas y ayuda... 

     No deje de temblar, quería decirle muchas cosas pero las palabras no me salían de la boca, lo único que hice fue abrazarla y sentí una fuerza proporcionalmente pesada que me tiraba hacia atrás, era ella alejándome.

-¡No quiero verte!- me dijo con lagrimas en su rostro y llorando se fue, ¿Y yo? Yo me quedé sin hacer nada (no comprendía el suceso) mientras miro a mi alrededor y se encontraba Sebas mirándome con asompro y decepción. 

-¡Ve detrás de ella!- me gritaba. Eso quería hacer pero mis piernas no querían moverse tenía los pies pegados al suelo. Me quedé impresionado viendo como Eiko se alejaba, ¿Qué me estaba pasando? No podría moverme, apenas conseguí arrodillarme y no dejaba de llorar...
_____________________________
Escrito de: Eulalio. 
 



Edlyn

#278 en Otros
#19 en Aventura
#62 en Relatos cortos

En el texto hay: aventura, experiencias de vida

Editado: 28.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar