Estallido interno

Tamaño de fuente: - +

Capitulo XI

Mía… Es una chica demasiado hermosa, no sé qué es lo que pasa en su cabeza, algo malo le pasó o sigue pasando… una chica no actúa como ella. ¿Por qué eres así? Mía despertó mi interés después de tanto tiempo de pasármela leyendo mis libros y solo dedicarme a la escuela. Esta chica es totalmente diferente a mí, a mi mundo, ella son fiestas y alcohol en cambio yo solo libros. Me gustaría acercarme a ella para conocerla, su pasado y demás solo que no entiendo porque se la pasa cada fin de semana con un chico diferente. Hasta ahora solo me enterado de Ian y Aarón… ¿Por qué lo haces Mía? ¿Qué te hace falta para que seas feliz? Por una parte, quiero saber que le sucedió cuando era más pequeña, pero por otra parte no quiero saber que ya se la ha pasado con más de 20 chicos en estas dos primeras semanas de la escuela, no quiero saber tan rápido la verdad de ella.
Mía se salió de mi habitación enojada después de lo que hablamos, me quede un momento asimilando las cosas, eran las 3 de la mañana y yo salí tras de ella para que se quedara a dormir conmigo. Desgraciadamente no sé en donde se metió porque no la encontré. Yo regresé a mi habitación rogando que Mía este bien, me recosté y dormí profundamente.

Al siguiente día me levante y baje a la cocina de la residencia para ver si habían dejado algo de comer, fracase. Siempre era lo mismo todos los sábados por la mañana, varios chicos y chicas durmiendo en los sillones, todo lleno de basura, vasos regados y alcohol esparcido por todo el suelo y la verdad ya estaba demasiado acostumbrado a eso por más o menos 1 año y medio cuando yo me la pasaba en esas fiestas, cuando veía todo eso llegaba a mi mente recuerdos donde todo era diversión, pero en especial llegaba uno que me hacía no volver a hacer lo mismo, puedo decir con certeza que toqué fondo.
Subí de nuevo a mi habitación para cambiarme e ir a un café que me gustaba mucho frecuentar. Al estar tendiendo mi cama cayó al suelo un arete, era de Mía. Era mi oportunidad de devolverle su arete y tratar de acercarme a ella, lo tomé y cuidadosamente lo coloqué en una caja donde tenía guardado una cadena que me había regalado mi madre. Me cambie de ropa, tome dinero y salí de la residencia… por suerte contaba con un carro que dejaba siempre en un estacionamiento, hable con el dueño y le comenté que me estaba hospedando en la residencia, pero por mala suerte no podía dejar ahí mi carro, el dueño me dijo que no había ningún problema solo que le pagara por mes una cuota para que dejara el carro y yo podía entrar y salir las veces que necesitara. Subí al coche y me dirigí a “perro café” pedí un moka con chocolate blanco, a los diez minutos me llamaron para entregarme mi café.
Me puse a pensar en todos los encuentros que tuve con Mía, desde esa primera vez que se puso a fumar en mi cuarto y no se dio cuenta de mi presencia, es una chica demasiado linda, yo sé que ella en el interior es aún más bella. Debo de saber la verdad sobre ella por muy desagradable que sea. Terminé el café y me regresé a la residencia, si quería saber algo de la verdad sobre Mía tengo que empezar con Aarón, por lo que escuché esa vez ellos dos se acostaron, todavía puedo recordar esa conversación en mi cabeza...

- Hola Aarón
- Ian, creí que no ibas a venir.
- Claro que sí, te dije que traería nuevas niñas para ti.
- ¿Qué niña me trajiste?
- Una niña de química.
- Esta noche será mía, necesito que me la enseñes de vista y yo me encargo de lo demás.
- Claro, mira es ella. - Señalando a Mía.
- No está nada mal... yo te digo que tal me la paso con ella para que después te apuntes.
- Claro, me parece perfecto.

Cuando yo escuché esa conversación iba a bajar por algo de tomar para seguir estudiando, me había acabado mi agua y ya no tenía nada más, baje en busca de un refresco o algo… en eso escuche la voz de Aarón y me pico la curiosidad, por suerte estaba detrás del muro de donde ellos se encontraban y escuchaba perfectamente, alcance a ver a Mía cuando la señaló Ian, en ese momento no supe su nombre hasta que yo se lo pregunté. Cuando terminaron de platicar me subí a mi recamara, cuando Mía entro en un estado de ebriedad nunca me imaginé que era la chica que había traído Ian… cuando ella se quedó profundamente dormida prendí la luz, vi un hermoso rostro blanco, unos labios perfectamente delgados, una nariz muy fina y un cabello largo medio ondulado, rogaba porque ella despertará y así ver esos ojos tan bonitos que tiene, sin ninguna duda Mía era una chica bellísima y no podía permitir que Aarón y su amigo se aprovecharan de ella, apagué la luz y la recosté bien en mi cama mientras yo seguía estudiando y cuidando sus sueños. Cuando ella despertó pude verlos, esos ojos profundos y cafés, sin duda tiene una mirada perfecta… rogué porque se quedará a dormir en mi habitación para que Aarón no se saliera con la suya, pero Mía salió de mi recamara, y al salir a alcanzarla vi que Aarón ya le estaba diciendo algo para llevarla a su cuarto. Como si no lo conociera. Después de que pasó eso y de escuchar la conversación, no me quedaron dudas de que Ian y Mía se iban a acostar… la verdad todavía no estoy enterado en saber si es o no lo que estoy pensando, pero eso lo voy a averiguar en este momento con Aarón. No sé si pueda digerir lo que me diga Aarón. Me dirigí a su habitación y llame a la puerta…



Zury Díaz

Editado: 03.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar