Esto es guerra, querido vecino

Tamaño de fuente: - +

8. Kiss Me

Me regala una última sonrisa mientras me acorrala contra la pared, me aferro fuerte a los pliegues de su camisa con la mirada confusa, un par de segundos después el me suelta y sale inesperadamente del elevador.

Cuando finalmente logro salir de mi asombro corro tras él y por suerte logro detenerlo. Se gira de mala gana mientras su mirada demuestra incomodidad y falta de interés – ¿p-porque hiciste eso? –es lo único que logro decir a lo que el voltea los ojos con desagrado (¿se podría decir que es bipolar?)

Los pasos de Noa bajando por las escaleras retumban fuerte en el eco a lo que él me toma de ambos hombros posicionándose nuevamente muy cerca de mí; aparta un par de mechones de cabello para acercarse a mi oído y susurrarme sin apartar la mirada de un punto fijo –ten en cuenta algo conejito –no tardó mucho en darme cuenta que ese “punto fijo” es Noa –tengo un propósito ahora –pausa para regalarme una sonrisa satisfactoria –molestar Degener, ¿tienes al menos una idea de quién puede ayudarme? –Su voz suena con mucha obviedad y algo de sarcasmo, a lo que yo niego –te lo hare más sencillo y entendible, solo quédate quieta –advierte. Toma mi mentón y besa mi mejilla; me quedo quieta casi fría por lo que acaba de hacer –tu eres su exnovia, tu tendrás tu venganza y yo… me divertiré un rato –doy un paso hacia tras logrando alejarme de el para posteriormente apartar a un Noa con cara de pocos amigos.

Todo esto es muy confuso para mí.

Al escuchar el timbre y abrir mi puerta me encuentro con un sonriente Luke (en realidad con lo último que ha pasado este día lo último que podría estresarme seria el) –como lo prometido es deuda estoy aquí –dice. Le explico que se siente a mi lado en el sillón mientras empieza a acomodar todas sus cosas. Tomo nota de cada cosa que dice poniendo mi total atención sobre el.

A veces me sorprende lo inteligente que puede llegar a ser.

-¿Lo entiendes? –Asiento un tanto atontada por su intimidante mirada –traje un par de apuntes que podrían ayudarte a entender mejor –los señala y mientras mis manos se dirigen a ellos las suyas también, rozándose la una contra la otra, en ese instante ambos nos miramos a los ojos dándonos cuenta de lo cerca que estamos.

Mi cerebro parece desconectarse, me acerco rápidamente hasta su cara tomándolo por sorpresa y en un ligero movimiento nuestros labios se unen, el sigue el beso mientras que con una de sus manos me toma de la cintura profundizando el beso.

Se siente bien pero por alguna razón no sé dónde se encuentra la chispa.

De un segundo para el otro logra apartarme bruscamente, toma rápidamente sus cosas y antes de que siquiera se valla lo tomo del codo –espera Luke, lo siento tanto esto no debió pasar yo… yo soy una tonta.

-No te preocupes, es mi culpa no debí seguir el beso, debí parar y no lo hice, yo lo lamento tanto ¿ahora como rayos podre mirarte a la cara?

-Pero Luke… -su intensa voz no me deja continuar.

-Yo me tengo que ir Kelsie, nos vemos luego. –Finalmente se va dejándome ahí sola. Me siento tan mal, siento que por una tontería puede que allá una enorme posibilidad de haber arruinado nuestra amistad. Las lágrimas son inevitables sintiéndome más tonta por ello.

Sé que si me quedo en esas cuatro paredes me deprimiré mucho más así que voy en dirección al parque. Me siento en una pequeña banquita y observo a un par de parejas, a niños jugando y a sus mamas pero por alguna razón no puedo dejar de llorar.

El pensamiento de que lo arruine todo se repite en mi mente como una fea canción.

Siento que alguien se sienta a mi lado pero no le presto mucha atención además las lágrimas acumuladas en mis ojos no me permiten ver muy bien, este mismo extiende su mano regalándome un pañuelo, en el momento en que estoy por recibirlo escucho esa ya muy distinguible voz –¿quieres dejar de llorar? la gente que lo hace me molesta.

-¿S-Ston-ne? –mi voz suena casi tan quebradiza como una niñita.

-¿Quién más? –Sin embargo sus palabras no ayudan, al contrario terminándoseme más ganas de llorar – ¿es enserio? –parece irritado sin embargo termina acercándose un poco hacia mí –se, muy bien que terminare arrepintiéndome en par de horas pero tengo una propuesta para que te sientas mejor.

-¿Qué? –digo mientras limpio mis lágrimas.

-Te llevare a mi lugar favorito y de paso hablaremos de mi propuesta.

 

 

Sé que es muy corto pero prometo que tratare de esforzarme mas en eso (saben que no soy muy buena con eso de caps largos) espero que les haya gustado.

Por cierto gracias a Dios volvió la inspiración a mi vida :)



Natalia Moreno

#42 en Otros
#17 en Humor
#15 en Joven Adulto

En el texto hay: novelajuvenil, comedia romantica, vecinos

Editado: 05.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar