Esto es guerra, querido vecino

Tamaño de fuente: - +

48. Di la verdad

Dedicado a: Shirly Judith Barrios Cardenas, CarolinaRodriguez y Lirio Cituk ♡♡♡

~•~

Marcó pasos temblorosos. No quiero hacerlo, no quiero entrar. No estoy segura de la reacción que tendré al volver a ver frente a frente a la persona que intentó violarme y a la que planeó como hacerlo.

Escuchó los pasos de Tyler y Halen atrás de mi espalda. Finalmente Tyler abre la puerta, me da una sonrisa y desvía su caminó a una de los bancos judiciales.

Por su parte Halen pone su mano en mi hombro mientras sus labios se curvan, jamás sabrá lo eternamente agradecida que estaré por llamar a la policía.

Va hacía un hombre quién se encuentra entretenido con una enorme cantidad de papeles; le dice algo en el oído y regresa, pero esta vez juntó al hombre de smoking y corbata.

—Kelsie... el es mi padre, Donot Winster —levanta su mano y yo hago lo mismo estrechandola enseguida. Quiero sonreirle pero mi estado depresivo no me lo permite.

—Un placer —responde sonriendo.

—Gracias —es lo único que logró decir. 

—No ahí de que señorita. Ya he estudiadoa detalle su caso, mi hija ya ne contó su situación —asiento entre nerviosa y avergonzada. Maldita sea no debería avergonzarme por esto, ellos deberían ser los avergonzados... pero no puedo evitarlo.

Miró a los lados, suspiró en paz al no notar a ningún de ellos dos.

—Señorita Smith, necesito que porfavor piense muy bien lo que va decir. Escucheme muy bien, diríjase únicamente al juez cuando sea su turno, escuche atentamente cada palabra del juez. ¿Entendido? —con la mirada cansada asenti —y porfavor cuando los acusados entren a la sala no quiero que se reprima o retraiga lo que vaya decir por miedo, tenga en cuenta que el juez se guía mucho por la actitud facial y verbal.

Tragó saliva. Tan solo pensar que en pocos minutos entrarán a la sala me da pánico.

—... Debe esperar a que el juez o yo le demos permiso para hablar ¿Entendido? —estoy por hablar cuando la veo atravesar la puerta. Mi corazón se paraliza. Entra con un traje naranja, dos hombres la sostienen fuertemente de los hombros mientras sus muñecas están atrás de su espalda unidas por uns esposas.

—¿Entendido señorita Smith? —vuelve a repetir mi abogado pero sigo sin contestarle. La mano de Halen acaricia mi espalda.

Quiero decir un simple "sí" o al menos asentir, pero mi cuerpo nuevamente se encuentra en una clase de estado de rigidez.

—Esta bien papá, no la presiones —siento mi respiración dificultosa. Su cabello rubio tapa su rostro, ese que estoy segura, aparecerá bastante en mis pesadillas. —Kelsie calmate, en menos de lo que piensas ambos hijos de puta estarán pudriéndose en la carcel.

Asiento mientras me muerdo el labio.

—Eso esperó... —susurró cuando ella da la vuelta y se va. Lo que más temo es que logren salirse con la suya.

Luego escucho unos pasos mucho más pesados y ruidosos. Es difícil respirar, es más, es difícil estar de pie.

Reuno todas las fuerzas que más puedo y doy medía vuelta. No quiero ser una cobarde. No frente a ellos.

Lo miró a los ojos, esta igual vestido que Christin, con un traje naranja y esposas en ambas muñecas.

Sus ojos me miran divertido, me guiña el ojo y uno de los oficiales lo obliga a seguir.

Doy medía vuelta, cierro los ojos y trató de auto controlarme. 

El abogado me mira y me hace una seña para que me relaje. Eso es lo que ellos quieren, lo se, es su estrategia para terminar ganando esto.

Andrew se sienta en la mesa izquierda juntó a su abogado y Christin se sienta al otro extremo de la sala de igual manera con otro abogado.

Me lo propongo y finalmente caminó. Miró las sillas del fondo donde se encuentran Halen, Tyler y un gran número de personas que nisiquiera conosco. Frente a mí, el juez, un hombre de edad un poco avanzada con un martillo de madera en la mano.

Es un hombre encorbado con cara de que querer terminar de una vez su jornada de trabajó.

El juez da tres golpes con el martillo de madera creando un silencio sepulcral en la sala. Siento un nudo en mi estomago.

El abogado se dirige a su mesa, por su parte me indica que me acerqué al estrado. —Señorita Smith, recuerde lo que le dije —me susurra. No le miró, solo doy la vuelta y caminó.

Tengo miedo. Tengo terror.

Subo por los pequeños escalones hasta quedar al lado del juez con el micrófono frente a mi boca. Desde este punto se puede ver absolutamente a todos y eso es lo más difícil.

Mis ojos conectan de repente con Tyler, siento una presión terrible en mi pecho, pero esto me da fuerzas y me relaja tan solo un poco más.

El silencio de sala es interrumpido al la puerta abrirse con brusquedad, mi garganta se seca cuando los veo, mis padres y Sara entran confundidos, parecen no creer lo que ven. Mis ojos los siguen hasta que se sientan en los últimos bancos de la sala.

Me pongo más nerviosa cuando veo como mi padre abraza a mi madre mientras ella llora desconsolada.

—¡Silencio en la sala! —grita el hombre de piel pálida, estampando una vez más el martillo de madera.

Mi madre tapa su rostro, ahora no se escucha su llanto, se esta reprimiendo a ella misma.

Tragó saliva para reprimir mis ganas de llorar.

Se cierran las puertas, una mujer arregla los papeles y se pone sus gafas para leerlos más cómoda, entonces mira una última vez en dirección al juez.

—Fiscal, proceda —le incita el juez a la mujer.

—Las siguientes acusaciones nombradas por la señorita Kelsie Smith Wood contra los acusados Christin Kends y Andrew Dalen por tentativa de abuso y acoso sexual. Mediante comportamiento sexual abusivo provocando una situación intimidatoria, hostil o humillante contra la víctima, contemplado bajo el artículo 135. Todo el proceso sera grabado y debidamente guardado bajo DVD.

Siento mis labios secos. Recargo mi cabeza en mis manos frustrada. La fiscal toma un papel dice una par de cosas que me dan bastante esperanza sobre todo al escuchar lo último —...estás pruebas, testimonios, juntó con el vídeo realizado por la señorita Kends hacen parte de...



Natalia Moreno

#40 en Otros
#18 en Humor
#11 en Joven Adulto

En el texto hay: novelajuvenil, comedia romantica, vecinos

Editado: 05.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar