Esto es la Guerra

Tamaño de fuente: - +

¡¡¡Traición!!! -Penúltimo Capítulo-

 

—¡Domi! Ven acá

—¡Domi! Ven acá... Me gustaría hablar contigo algunas cosas, muchacho.

Apenas llegué a la pizzería esa mañana y el señor Carmelo me estaba esperando. No era muy común que él estuviese a esa hora en el local; ya que desde hacía un tiempo él sólo venía en las tardes a atender asuntos muy puntuales. Asi que me preocupó un poco verlo allí.

—¡Buenos días, señor Carmelo! ¿Algún problema?

—Mejor hablamos un momento en mi oficina, Patricia está aquí y hay cosas que tenemos que ajustar. ¡Ven!

Patricia, era la encargada de los asuntos administrativos del señor Carmelo; es quien llevaba sus asuntos legales y la nómina del personal. Ella venía al local cada quince días y yo le reportaba lo concerniente a las ausencias, reposos médicos, horas extras y ese tipo de cosas de modo que ella a fin de mes ajustaba el sueldo de los empleados. Al llegar a la oficina, ella nos esperaba sonriente:

—¡Hola, Dominik! ¿Cómo te va? ¡Felicidades por el ascenso!

—¡Ah, si...el ascenso! ¡Gracias, Patricia! ¿Tú por acá? ¿No falta mucho para la quincena?

—Sí, pero pensé que era necesario hablar contigo para aclararte los puntos de tu nuevo cargo, cuáles serán ahora tus responsabilidades como Gerente General, y por supuesto, tus beneficios.

Yo tomé asiento al igual que el señor Carmelo, y ellos comenzaron a hablarme acerca de lo que yo haría ahora como Gerente General. En pocas palabras, mi jefe dejaba en mis manos toda la responsabilidades de la pizzería, de modo que el sólo vendría una vez al mes para que le rindiera cuenta de algunas cosas; pero me dejaba a cargo de absolutamente todo. Inclusive podía tomar decisiones casi como si yo fuese el dueño del lugar. Era un cargo mucho más importante de lo que creía. Me sentí algo intimidado por todo.

—Yo sólo soy un inmigrante que vino a esta ciudad buscando una forma de dar de comer a mis hijos honradamente

—Yo sólo soy un inmigrante que vino a esta ciudad buscando una forma de dar de comer a mis hijos honradamente. Asi que fue que abrí este pequeño local y con mis propias manos construí nuestro primer horno que era a leña. Gracias a esta pizzería pude sacar a mi familia adelante y también ofrecía empleo a chicos tan buenos y talentosos como tú. Ahora siento que ya podemos avanzar a metas mayores; pero no soy la persona indicada para eso, admito que no tengo esos conocimientos ni tampoco la energía para asumir ese reto. ¡Tú eres la persona más idónea para asumir las riendas de este lugar y llevarlo al próximo nivel! Pero no es una responsabilidad sencilla, son muchas cosas que tendrás que manejar ahora en mi lugar, y no sólo eso: Quiero expandir esta pizzería, abrir más sucursales en el país y plantarle competencia a las grandes cadenas como Papa John's o Domino's. Justamente por eso traje a Jake, para que te ayudara, Domi. Con su visión y con tu determinación, juntos hubiesen llevado este pequeño negocio a ser toda una gran franquicia. Es una verdadera lástima que no hayan podido superar sus diferencias, porque siempre pensé que harían un gran equipo.

—Pero... ¿Lo de la "competencia" por el ascenso?

—Bueno, no hay mejor forma de sacar el potencial de las personas con un buen incentivo. Además, quería ver cómo podían llevarse ustedes bajo presión; por lo visto no fue como pensaba que sería.

Noté que el señor Carmelo estaba bastante apesadumbrado. Quizás se sentía un poco culpable por la renuncia de Jake, pero no era su culpa, era la mía. Él tenía razón: Esta es una responsabilidad muy grande para mí, necesitaré apoyarme en alguien que pueda manejar las cosas que aun yo no entiendo...y sin duda, y a pesar de lo prepotente e insoportable que era, Jake tenía los conocimientos adecuados para eso.

—De todas formas necesitarás apoyo, Domi. Quiero que este local, que fue el primero que abrí y es el que nuestros clientes asumen como el "original", sea el modelo a seguir de todo el resto de sucursales que abriremos. Aquellos que quieran invertir en la franquicia vendrán acá y verán cómo es un "Carmelo's Pizzas". Asi que por eso mi interés en que este sea el mejor.

—Opino lo mismo, señor Carmelo. Debido a la inesperada renuncia del señor Mills, tendremos que buscar rápidamente alguien que lo reemplace. Dominik no puede asumir esta responsabilidad sólo y menos en temporada de Break. ¿Me imagino que estás trabajando doble turno, no es así?



Luzbel Guerrero

#631 en Otros
#168 en Humor
#428 en Joven Adulto

En el texto hay: amor y odio, comedia romantica

Editado: 19.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar