Esto es la Guerra

Tamaño de fuente: - +

"¡La Madre de todas las Guerras!" -1°Parte

—¡Domi! ¡Espera!

—¿?

Cuando me di vuelta vi a Luke que corría directo hacía mí. Se detuvo a mi lado con una gran sonrisa.

—¿No estará pensando ir al "campo enemigo" solo, Jefe?

—¡Luke! Estamos en horario laboral, tienes que regresar a la pizzería. ¿Y si alguien pide una pizza a domicilio?

—¿Y quién va a estar pidiendo una pizza a las 10:00AM? ¡No puedes ir allá solo! ¡Deja que te acompañe! Además quizás necesites ayuda para convencer a Jake de que regrese.

—Pues... ¡Ok! Tú serás mi Side-Kick, ¿Entendido?

—¡Entendido, Jefe! ¡Seremos como Barbilla roja y El chico barbilloso!

—¿Y esos quienes son...?

—¿Qué? ¿Nunca has visto los "Padrinos Mágicos"? ¿Cosmo? ¿Wanda? ¡Tu vida sí que es aburrida, Domi!

Ignoré las tonterías de Luke y me enfoqué en nuestro objetivo. Luego de cruzar la avenida, nos ajustamos nuestras gorras y nos aseguramos de quitar las arrugas de nuestras chemises del uniforme, y mostrando con orgullo el emblema de Carmelo's Pizza, empujamos la puerta de cristal de Papa John's y entramos.

Había algunas personas en las mesas a esa hora, comiendo esas insípidas pizzas prefabricadas de la franquicia. No habíamos terminado de acercarnos a la barra, cuando uno de los empleados se nos interpuso impidiéndonos avanzar más.

—¡Hey! ¡Hey! ¡Ustedes dos! ¿Por qué entran asi a nuestro local?

Era un chico muy alto, de piel blanca y cabello bastante oscuro se paró frente a nosotros con los brazos cruzados y nos hablaba con un tono bastante odioso.

—¿Qué les pasa? ¿Acaso vienen hacer publicidad aquí de su mugrosa pizzería y tratar de robarnos la clientela?

—¿Qué clientela? Sólo veo un par de mesas con una pobre gente que ustedes están intoxicando con sus desabridas pizzas...—Le respondí.

—¡Largo de aquí, "Carmelitas"! ¡No tienen nada que buscar aquí!

—¿"Carmelitas"? ¡Eso estuvo bueno! —Para mi sorpresa, Luke se echó a reír...Y se supone que está de nuestro lado.

—Pues para que lo sepas si tenemos algo que buscar aquí: ¡Vinimos por Jake! Él no debería estar trabajando en este mugroso lugar...

—¿Jake? ¿Se refieren al señor Mills, nuestro nuevo Gerente?

—¿"Gerente"?

¡Oh-oh! Esto no me estaba gustando. Si Papa Johns le ofreció el puesto de Gerente a Jake, se me va hacer mucho más difícil convencerlo de que regrese a nuestra pizzería. ¡Pero al menos lo intentaría!

—¡Pues llama a tu Gerente! Necesito hablar con él. Dile que Dominik Russell está aquí.

El chico me lanzó una mirada de desprecio y se retiró a las oficinas. La peor parte seria ver de nuevo a Jake, ¡porque él es impredecible! Ahora él también era Gerente, pero de nuestra competencia. ¿En qué estaba pensando cuando aceptó algo asi? ¿En...vengarse?

Entonces le vi, salió de una pequeña oficina y hablaba con el chico odioso que nos quería echar. Era realmente desagradable verlo usar la chemise y la gorra roja de "Papa John's". En eso volteó a verme y le sonreí algo nervioso, entonces me sonrió y respiré aliviado. Jake le hizo una seña al chico y este asintió. Cuando vino de regreso hacía nosotros, el empleado ya no parecía de tan mal humor, supongo eso era una buena señal.

—¿Y bien...? ¿Qué te dijo? ¿Vamos hablar en su oficina o algo asi? —Le pregunté al empleado al ver que Jake no se acercó.

—Pues él me dijo que no conocía a ningún "Dominik Russell" y que los echara de aquí. Asi que sin son tan amables de largarse, se los agradecería...

—¿¿¿QUE...DIJO QUÉ??? ¿CÓMO QUE NO ME CONOCE? ¡Trabajamos juntos hasta hace dos días!

—Pues esa fue su respuesta. Ahora... ¡¡¡Largo de aquí!!!

—¡JAKE! ¡¡¡JAKE!!! ¡¡¡ERES UN CRETINOOOOO!!!

El empleado nos sacó a empujones a Luke y a mí. Yo me sentía terriblemente indignado. ¿Cómo es posible que Jake me tratara de esa forma? ¡Me desconoció! Bueno, a mí y a Luke. ¡Nos traicionó! ¡Se vendió a esta franquicia por un cargo de Gerente! Pues si ahora pretendía hacernos la competencia, no le sería tan sencillo.

—¿Por qué Jake nos trató de esa forma? ¡No quiso ni hablarnos!

—No importa, Luke. Tenemos que aceptar que nos traicionó, se unió al bando enemigo. Pero si pretende hacerme la guerra, ¡YO SE LA DARÉ!

Regresamos entonces al local. Al vernos entrar cabizbajos, Zoe se cruzó de brazos y nos puso su carita cínica...



Luzbel Guerrero

#1035 en Otros
#233 en Humor
#697 en Joven Adulto

En el texto hay: amor y odio, comedia romantica

Editado: 19.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar