¿ Estoy enamorada de un príncipe?©

Tamaño de fuente: - +

||CAPÍTULO 21||

⁂☳♥♦♦♥☳⁂

 

Toda la tarde la pasamos en el mar, jugando y riendo de las ocurrencias de mi hermano tonto y mi mejor amigo. No había vuelto a hablar con el chico póker del tema de los síntomas que tuvo. No estoy preparada para escuchar lo que me tiene que decir. Más bien, quiero olvidar todo y seguir como si nada hubiera pasado.

No quiero que nuestra relación cambie, solo por mis sentimientos amorosos hacia él.

Aparte está el tema de irse a su país de origen. Ahora entiendo su comportamiento que tiene hacia nosotros. El tema de la amistad se lo toma muy en serio.

—¿Estás lista para una aventura nocturna? —pregunta Efrén a mi lado. Veo la hora del reloj del cuarto y marcan las siete de la noche. Aún no accedo a decirle sí al tema de la prueba de valentía.

—No iré con ustedes —contesto, sentándome tranquilamente en el pequeño mueble de ese dormitorio de lujo.

—¡Debemos buscar al mono blanco!

—¿Mono blanco en una noche? Lo único que encontrarás son mosquitos pegados en todo tu cuerpo —argumento tranquilamente. No quiero salir del hotel, y mucho menos ir hacia ese bosque en plena noche.

—Elyna. ¿Sabes? Ya falta poco para terminar la secundaria. Tenemos mucho que experimentar. —Se sienta a mi lado y pone su brazo alrededor de mi cuello como comadrería—. Deberías ya dar tu primer beso.

—No me importa ese tema.

—¿Por qué no? Es hermoso experimentar como tus labios se juntan con los suyos. Ambos se mueven a compás de sus sentimientos danzantes, poco a poco, hasta que el tipo te mete la lengua como aspiradora y te toca una teta. Oh sí, he visto muje…

—Efrén. Como siempre tan detallista cuando necesitas expresarte. —Entorno los ojos y dejo salir un suspiro hondeado desde lo más profundo de mi pecho—. Como sea, no iré con ustedes.

—¿Es por el chico póker?

—Es por todo. Siento un escalofrío desde que llegué —explico con una mirada hacia él—. Siento que algo va a pasar. Así que prefiero evitar esos contratiempos.

—Elyna, debes disfrutar de tu vida a lo grande. Experimenta cosas. —Se levanta suavemente, sus manos están sobre mi brazo y la puerta se abre sorpresivamente—. ¡La pasaremos genial.

Veo como mi hermano entra hasta donde estoy. Sonríe ampliamente, el mal presentimiento se acentúa más en mi cuerpo y….

—Vamos al bosque para la prueba de valor. —Termina diciendo, mientras me alza en brazos—. No te preocupes, ningún fantasma te comerá. Estaré a tu lado en todo momento.

—¡Bájame, idiota!

—La adolescencia es tan linda —suspira Efrén a mi lado—. La pasaremos fenomenal, chica pánico escénico.

Y así es, como soy llevada en los brazos de mi hermano, directo al dichoso bosque.

Cuando salimos del dichoso hotel, el chico póker nos espera en el auto con su chofer llamado Sebastian. No quiero pensar que esa noche puede acabar mal, solo quiero enfrascar en que todo saldrá bien.

¿Qué puede pasar en un bosque con tres personitas peculiares?

Prefiero no contestarlo.

❖♥♠♥❖

 

El graznido de las aves nocturnas, es lo único que se puede escuchar por todo el bendito bosque. La oscuridad se asoma en cada rincón de este lugar, solo se puede sentir la brisa del mar y de las olas chocar contra las rocas.

¿Es una mala idea estar en un bosque en medio de la noche?

Claro que sí. No debo olvidar que soy la chica problemas, que siempre tengo mala suerte en ciertas cosas.

—¿Han escuchado la historia del come niños? —pregunta Efrén a un lado de nosotros. Cada uno tiene una linterna a mano que nos ha dado el chico póker.

—Si sigues contando esa historia ridícula te pateo —advierto. Prendo la linterna y alumbro el camino. El chico póker está a un lado de mí, su calor corporal casi roza con el mío, produciéndose esa vibra electrizante.

—Propongo que vayamos en pareja —habla Efrén con el entusiasmo rondar por todo su cuerpo—. Nuestro chico y la chica problemas, irán juntos. Mientras que yo y el hermano mayor poeta con complejo de hermano, iremos juntos.

—¡Jamás! Yo iré con mi propia hermana. No quiero dejarla con ese tipo —señala el idiota mayor. Su actitud hace dudar de su edad, ¿por qué debe comportarse de esa manera? ¡Ya no es un niño!



Señorita Yuuki

#257 en Otros
#78 en Humor
#742 en Novela romántica

En el texto hay: humor, realeza, amor adolescente

Editado: 11.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar