Eternamente bella.... ¡bella!.

Tamaño de fuente: - +

IX- Maria Antonia

Los dohmnal una familia excepcional y respetada por todos siendo un a ejemplo seguir para varias personas quienes lo admiraba. Tres hermosos hijos, dos hijos atractivos y con cualidades que lo hacian llamativos para cualquier dama. Duncan el mayor un joven con un porte galante y una fluidez al hablar ademas de su gran intelecto hablando siempre con grandes nobles y poetas. Peter el de en medio un joven coqueto y deshibido ademas de un talentoso artista por sus pinturas tan atrevidas y revolucionarias para su epoca, siendo el suspiro de no solo cortesanas sino de algunas damas ya sea casada o soltera pero este al igual que sus obras, era libre y eso le encantaba. Y por ultimo la menor. Maria Antonia una joven de tan solo 17 años la cuál poseia una belleza descomunal a pesar de su corta edad, sus ojos verdes poseia inocencia y una calidez que calentaba cualquier corazon, un figura delicada y tierna. y una voz similar a la de un coro de angeles en resumen la joven era el delirio de cualquier caballero. y eso lo sabia el duque de Vinland, Jaime Vinland un duque de varias propiedades con tan solo  33 años tenia lo que todo hombre queria. Poder y dinero pero algo mas le faltaba a su coleccion y eso era la belleza pulcra de una dama.

La conocio en un baile despues de que ella tocara una pieza en el piano sacando la lagrima de mas de alguna persona desde ese momento ella habia cautivado su corazon y su interes, la deseaba, no, la necesitaba inmediatamente no podia permitir que otro tuviera a tan singular belleza. La conquisto con multiples joyas, las mas cara de toda Europa pero esta no parecia importarle, los mejores vestido mandado hacer desde Francia por los mejores modista solo la hacia sonreir por cortesia pero sin ninguna emocion alguna. Eso lo harto al ver la indiferencia de la joven sacandolo de quicio.

Maria Antonia siempre quiso amar a alguien y que la amara por ser quien era ella, que no la mirara como un objeto valioso sino como a una persona, y quien la amara no solo por su apellido sino por su personalidad, pero no podia pedir mucho, su pais estaba en una guerra, sus hermanos vivian en su propio mundo, Duncan haciendo algunos proyectos, y Peter ahogandose en alcohol barato o en cualquier mujerzuela y sus padres solo les importaba el que diran, se sentia sola pero esa soledad cambio cuando lo vio dandole de beber agua a su caballo cerca de su castillo, su porte elegante y su cuerpo era gallardo sacado de una historia de la que contaba sus "Amigas" en las temporada, observo su perfil tan masculino y firme haciendo su cuerpo temblar, queria dejar de observarlo pero no podia era imposible para la joven, este noto su presencia haciendo que se ruborizara, nunca habia sido una buena conversadora como Peter, o una persona tan intelectual como Duncan ella solo era Maria Antonia y ya. Este esbozo una sonrisa cuando dijo un: "Hola", su acento era diferente al igual que su vestimenta ahi es cuando descubrio que era el enemigo. Un soldado ingles. Quiso apartarse pero este tomo su mano y beso sus enguantado nudillos.

- Mi nombre es William Hurber. - Sonrio con amabilidad.

Su rostro lo guardo en su mente y en su corazon esta sonrio con tranquilidad y respondio igual de suave como el viento.

- Mi nombre es Maria Antonia Dohmnall.

Y asi sellaron sus almas. Amaba la compañia de William a pesar de no ser un conde, un duque, o u marques poseia una elegancia y un sentido del humor genuino, lo que empezo como una platica y unos toque suave en las manos se convertieron en beso en la mejilla hasta llegar a la boca donde se entregaba a el, no podia imaginarse una vida sin el y sin su compañia pero habia un problema sus padres se habia vendido por una gran suma de moneda oro y ahora estaba a una semana de casarse con el duque Vinland, cuando William supo su corazon se enardecio pero tenia que tomar una decision.

- Me casare este sabado la verdad no quiero casarme. - Hablo tristemente.- Con el unico que me quiero casar es contigo.

- Descuida mi amor el dia de tu boda llegare y te llevare conmigo para que solo tu seas mi mujer.

Beso sus labios prometiendo amor eterno. El sabado llego siendo su boda el centro de atencion para todos estaba nerviosa no podia con tanta ascua, la musica sono dandole la señal de su entrada, su papa tomo su mano y caminaron hasta el altar observo la felicidad de su futuro esposo, este tomo sus manos y la beso con felicidad porque habia obtenido su premio, el sacerdote empezo a dar inicio a la ceremonia antes que hicieran los votos las puertas de la iglesia se abrieron y el relincho de un caballo asustaron a los presentes, abrio los ojos como plato y solto la mano del duque y corrio a los brazos de su amado en ese momento no le importo los grito de sus padres o del duque solo queria estar a su lado y nada mas porque por fin habia encontrado a su complemento perfecto.

...........

Peter la miro emocionado mientras la abrazaba hasta casi asfixiarla esta rio y acaricio su cabello con cariño, Duncan se sorprendio y corrio hasta donde estaba sus hermanos y la abrazo con cariño.

- ¿Que haces aqui Maria Antonia?, ¿Donde esta tu esposo?. - Pregunto Duncan.

- Esta hablando con mi papa pero tengo miedo esta muy silencioso os creo que ya lo mato.

Ambos varones corrieron hasta el salon de su padre estas abrieron la puerta de golpe y lo que vieron los dejo sorprendido, su papa abrazaba a William y este correspondia el abrazo.



Mary Ishakov

#429 en Otros
#77 en Novela histórica
#1095 en Novela romántica

En el texto hay: drama y romance

Editado: 21.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar