Eternamente Mía

Tamaño de fuente: - +

Capítulo III

P.O.V Abigail

Me levanté como siempre aun que con algo de nostalgia, ya que en esta casa fue donde me crié, tuve tantos buenos momentos y esos recuerdos que siempre valore y valoraré tanto, es lo más lindo que pasó por mi vida.

M levanté y coji un cambio de ropa que era un short blanco, una blusa Adidas que dejaba al descubierto mi abdomen y unos converses blancos.

Me duche y me vestí para después salir de la habitación ya preparada, hasta que pasó mi madre con algunas cajas.

--Cariño me podrías ayudar a llevar esto al camino de mudanzas -- dijo para después entregarme la caja.

Comenzamos a subir todo al camión, al parecer iban a vender la casa algo que me decepcionaba bastante ya que no comprendía muy bien el cambio de su trabajo si aquí ganaban lo suficiente.

Pero así se fue el día de un lado a otro, el camino ya había arrancado, así que como me iba y no volvería, me pare entendió de mi habitación y lo observe completamente vació.

--adiós dulce hogar -- dije antes de bajar y tomar mi teléfono, para después subir al auto.

Conforme pasaban las horas el camino por donde íbamos se me así conocido así que dedusi que íbamos al pueblo donde conocí a Derek.

No me encontraba bien pensando en la idea de volver a ver a Derek, así que preferí prestarles atención a mis padres en vez de pensar en el.

Lo que mis padres me contaron es que al aparecer en el pueblo había primaria, secundaria, preparatoria y universidad, lo cual me facilitaría el estudio así que no les pregunte que porque a ese lugar solo con terminar mi estudio seria feliz.

Además no los quería ver mal ya que si les dijera que porque a ese pueblo se pondrían tristes ya que le guardan mucho afecto sentimental, así que decido dormir.

[•••]

Al despertar ya nos encontrábamos en el pueblo apenas íbamos entrando al pueblo, con tan sólo pasar por un par de lugares pude observar a unas cuantas personas andar por la acera.

Niños con sus padres y algunos otros ancianos y adolescentes, al igual que algunos adultos que tenían trabajo.

Sin mas nos paramos en una linda casa de dos pisos, al entrar pude observar unas escaleras al piso de arriba del lado derecho estaba la sala y una puerta que creo era para el jardín trasero, del lado izquierdo estaba la cocina una isla y luego el comedor, al aparecer ya casi estaba amueblado solo con algunas mantas blancas que cubrían algunos muebles.

Comenzamos a bajar todo del camión que al aparecer llego un poco después de nosotros, yo lleve mis cosas a la que mis padres dijeron que seria mi habitación y ahí deje todo lo mio, al parecer ya había una cama, así que en ves de decidir acomodar las cosas mi dormi, cómodamente y así fue como caí en los brazos de Morfeo.



Zardonix

#3317 en Fantasía
#1525 en Personajes sobrenaturales
#7099 en Novela romántica

En el texto hay: hombreslobo, amor-odio, mates

Editado: 30.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar