Eternidades

Tamaño de fuente: - +

PRELUDIO DEL CAOS

La oscuridad cubre a la ciudad, ya no queda lugar donde se pueda estar a salvo una vez entrada la noche. Aunque los únicos que los ven son las víctimas, espectros rondan las callejuelas solitarias en busca de nuevas ofrendas. Todo esto con el fin de revivir el caos y provocar el fin de los tiempos.

A lo lejos en un solitario lugar lejos de la civilización Setheim, Melkion y Fercalt se encuentran a la espera de sus sirvientes con nuevos sacrificios para despertar al último de ellos y preparar de este modo la llegada de su amo.

- ¿Cuándo comenzaremos la destrucción? - pregunta impaciente Fercalt mientras de su hocico sale baba como perro que espera su alimento.

- Ten paciencia hermano. Todo a su debido tiempo - agrega Setheim - nuestros sirvientes han encontrado a Thiamat y solo falta reunir la energía vital para su despertar -

- Perfecto - continúa la bestia diciendo - después podré divertirme destruyendo todo a mi paso -

Repentinamente Setheim dirige su mirada hacia donde se encuentra Melkion. La solitaria figura del señor de caos, lejano a sus hermanos se encuentra sentado en una roca viendo hacia el cielo. Pensativo mira las brillantes estrellas en el firmamento tratando de encontrar en ellas las respuestas que busca. Su alma corrupta aun no puede olvidar le felicidad que una vez tuvo y que se escapó de sus manos.

- Sabes que no puedes cambiar tu destino ya hermano - le comenta Setheim mientras se acerca a Melkion.

Cambiando su mirada Melkion de manera cínica contesta - ¿Quien dice que deseo cambiar mi destino Setheim? El nuevo poder que tengo me vasta, no deseo nada que no sea el momento de actuar y traer el caos a este mundo -

- Espero que así sea hermano, sabes que, aunque quisieras no puedes revelarte porque a pesar de ser el más débil solo yo puedo mantenerlos con vida -

Sin decir más Setheim se aleja de su hermano al ver que sus sirvientes comienzan a llegar llevando casi una decena de prisioneros útiles para el próximo sacrificio.

El turno de la noche no es el más tranquilo en la ciudad desde hace tiempo y esta noche le toca guardia a Elíseo y su nueva pareja Ángel, todo es silencio cuando repentinamente un grito se deja escuchar y sin cruzar una palabra se dirigen al sitio donde se escuchó el grito. Al llegar al lugar descubren a varios sirvientes de Setheim acorralando a una mujer. Al percatarse de la presencia de los agentes se alistan para atacarlos, pero rápidamente Elíseo saca su arma y Ángel por medio de los guantes que lleva puestos transforma sus manos en dos espadas y así cada quien encargándose de una mitad de los seres acaban con los agresores. Una vez sin enemigos, Ángel se apresura a atender a la mujer que yace inconsciente mientras que Elíseo saca su celular y llama.

- Saludos hermano -

-  Hola Elíseo. Algo nuevo el día de hoy -

- Mas "CONSTANTES" -

- Querrás decir Recurrentes - interviene la voz del celular.

- Pues quisiera que así fueran, desde que estoy en el D.I.E. me he deshecho de por lo menos veinte y es mucho para tres días de trabajo, pero no te llame para presumir envíen un equipo ya que esta vez pudimos salvar a su presa -

- ¿Algo más jefe? -

- Bueno ahora que lo dices ¿qué me dices sobre conseguir el informe sobre el doctor Vladimir? -

- Ja, solo eso, cuando llegues lo tendrás en tu escritorio, es lectura obligatoria para todos los agentes - Entonces no hay problema. Eso es todo nos vemos después -

El ulular de una sirena se comienza a escuchar y los agentes parten del sitio dejando a la víctima cuando comienzan a llegar más de sus compañeros para ver la escena del crimen. Al finalizar su turno tanto Ángel como Elíseo saben que algo más allá de lo que pueden manejar muy pronto iniciará y es por ello que descansan lo mejor que pueden, pero una vez en su departamento, el agente descubre un nuevo mensaje del que se ha convertido en su informante, rápido entra a su hogar y abre el sobre que contiene una nota y un mapa, desdobla la hoja y lee "HOY POR LA NOCHE DESPERTARA LA CUARTA BESTIA" inmediatamente mira el mapa y nota que hay un sitio marcado por lo sale rápido rumbo al departamento de policías.

El día de hoy ha sido un día duro para Casandra una intermitente lluvia la obliga a salir hasta casi las nueve de la noche de la librería, solo la compañía de Erick hace llevadero todo el tiempo perdido hasta que el agua comienza a dejar de caer y todos los empleados pueden irse a sus hogares.  A pesar del tiempo perdido Erick decide acompañar a la joven a su casa y mientras caminan por la húmeda calle los pensamientos de Casandra se alejan al pasado, aunque finge ser la misma de siempre. Su acompañante extrañado por su cambio de ser decide preguntar.

- ¿Pasa algo Casandra? -

- No, nada, solo pensaba - responde presurosa la chica - ¿Por qué lo dices? -



Iván Quiroga López

#929 en Ciencia ficción
#4784 en Otros
#556 en Acción

En el texto hay: misterio, drama, fantasia

Editado: 08.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar