Eternos Rivales

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 9

-¡¿Vives aquí?!-prácticamente grito dentro del ascensor con el ceño fruncido y confusión en mi rostro

-Sí, perdón por no decirte antes-una cara apenada se asoma en su rostro-es que... La verdad no sé por que no lo dije

-Si vives aquí, ¿por qué fuiste a mi casa?, ¿por qué esperaste a que dejara de llover?-pregunto algo enojada

-Porque estabas mojada y con cervezas en las manos-dice aún algo apenado-Perdon por no decirte, además quería disculparme contigo por lo de la otra noche, sé que te cause problemas esa vez, además quería que nos convirtiéramos en amigos, realmente me agradas

-Entonces, ¿Como no te he visto antes?-lo miro levantando una ceja

-Me mude hace tres días-lo dice de manera rápida-a si que eso también explica porque no te dije nada, ya que mi refrigerador está más vacío que-

-Alec-lo interrumpo ahora con el ceño fruncido

-Perdón por engañarte-agacha un poco la cabeza-Al principio planeaba dejarte en tu piso y luego yo bajar al mio pero una cosa llego a la otra y bueno termine sin decirte nada

Bufo bajando el poco enojo que tenia, nunca he conocido a otra persona que quisiera pasar el rato conmigo Alec es genial, también me agrada.Si no fuera por el habría terminado sola con mi enojo y envenenando mi cabeza por tantas cosas

-No importa, hubiera bebido y deprimendome sola si no nos hubiéramos encontrado-le digo-no estoy molesta contigo, bueno ya no


-Realmente lo siento

-Ya te disculpaste lo suficiente-tomo su hombro-En mi familia tenemos un dicho que dice: "El lo siento no es ni será una opción". A si que ya está bueno de disculpas

-Realmente me apena, nunca le mentí así a nadie-agacha la cabeza como un cachorro regañado lo cual hace que algo dentro de mí se mueva

-Esta bien-le digo-me alegraste el día por un momento y eso para mí es algo bueno, me hiciste reirme de mis problemas y eso era lo que quería

-La verdad es que me alegra saber que eres mi vecina, que ahora es más fácil encontrarte

Él levanta la cabeza ya con una expresión menos triste, yo le sonrió.Toco el botón de mi piso y me despido con una mano y con una sonrisa en el rostro, él imita la acción y como un momento oportuno las puertas en frente de mí se cierra.

♦♣♦♣

-Siguiente punto a tratar-digo colocando mis lentes y anotando los puntos acordes a la junta-¿Qué hay sobre el artículo de mujeres de talla grande?

-Estamos trabajando en eso-dice el señor Jonhson al lado inferior derecho de esta larga mesa de vidrio

Estoy en una de esas juntas que hago con los directores de cada una las partes de la revista ya que debido a ciertos asuntos debemos trabajar en este negocio.Yo me encuentro en la punta de la mesa mientras Nick se encuentra en la otra anotando algo negando con la cabeza.

-Señor Jonhson-Nick mira al hombre con traje blanco y mirada temeraria-Ambos sabemos que la frase "estamos en eso" no es la respuesta que ni mi socia ni yo nos gusta escuchar

-Exactamente-digo-no es por interferir en su trabajo, al contrario yo respeto cada una de sus posiciones y actitudes sobre sus movidas en esta compañía y ustedes lo saben muy bien, sobre todo usted señor Jonhson

-Señorita Capuleto-interviene el señor Jonhson pero aun así sigo hablando

-A si que lo único que pido a cambio es que esas palabras no salgan de la boca de ninguno de ustedes señores, son profesionales a si que creo que saben que tan importante es el tiempo

-Lo siento señorita Capuleto-dice aquel hombre-no volverá a pasar

-No le pido que se disculpe, si no que le de algo de valor a su trabajo y no colocarlo en segundo plano-digo firmemente

-A si que espero ese articulo en 3 horas-dice Nick de la manera más seria-Así sabrá lo importante que es el tiempo aquí

-Si señor Colins-dice de una manera obvia ocultando su descontento

-Muy bien, señor Yong¿Como va las-

-Disculpe- Dirijo la mirada hasta la puerta.Andy entra con una expresión algo alarmante-Señorita Capuleto la vicepresidenta quiere verla, esta en su oficina

Frunzo el ceño, me volteo y miro a Nick quien esta asombrado y extrañado-¿Qué hace mi madre aquí?-Me levanto disculpándome con los directores y saliendo de la sala de reuniones.Al salir camino algo nerviosa al lado de Andy quien esta aún más nerviosa que yo, mi madre jamas viene a la compañía a menos que sea algo muy serio. Al instante esa idea me viene a la cabeza.

Llego a mi oficina en donde mi madre se encuentra sentada en mi escritorio con la expresión más seria que he visto en ella.

-Vicepresidenta-la llamo así,ella odia que le diga madre en la compañía

-Señoría Hill, por favor déjenos a solas-dice mi madre. Acto seguido Andy asienta y cierra la puerta dejándonos a solas.

-Madre-digo

-Creo que la historia de esto ea interesante-tira un periódico al escritorio con el artículo por el cual he estado preocupada es decir mi temor estos días-y la historia de como no lo has resuelto también debe serlo


-Madre yo-me interrumpe

-Soy tu jefa aquí Julieta, lo sabes-dice severamente-He confiado en ti para mantener este lugar a flote, sinseramente no me esperaba esto de ti, aliarte con un Montesco

-Madre, he hecho lo que-me interrumpe

-Te he dicho que soy tu jefa-me repite con notorio enojo

-¡Pero también eres mi madre!-levanto un poco la voz-¡A si que como madre y Jefe te pido que me escuches!

-Julieta-se levanta de golpe de mi silla con una cara molesta.Sé lo que hice y ver ami madre así de molesta me hace sentir culpable, después de todo siempre me las he ingeniado para no molestarla de esta forma.

-Lo siento-digo con sincero arrepentimiento.Levanto la mirada y la miro directamente-No debí levantar la voz es que...esto me está volviendo loca

-Tienes suerte de que tu abuelo se fue a Alemania ayer, sino a la que tendrías que pedir perdón no seria a mí-me dice aún con el ceño fruncido y tono autoritario, una de las muchas expresiones características de mi madre-aunque no garantizo que el no lo sepa

-Eso es lo que más me preocupa-digo-Desde que esa porquería salio las cosas han estado tensas, Nick y yo intentamos detener esto y lo hicimos, bueno almenos hasta ayer lo hicimos

-¿Qué harás ahora?-me pregunta-te lo he advertido Julieta, no quiero que tengas nada que ver con un montesco, adsolutamente nada

-Estoy consiente de eso-digo

-Esta demás que te diga que tienes que hacer-toma su bolso y se acerca a mi hasta tenerme al frente de ella-arregla esto, no me importa como pero quiere que esto mañana ya no exista

-Madre...-digo

-Me voy-dice pasando a un lado de mí hasta la puerta que esta a mis espaldas, hago lo posible para no voltearme-Tu padre quiere verte a si que ve a casa

La puerta se cierra a mis espaldas dejandome completamente sola y aturdida de pie mirando al vacío en la gran habitación Si, así es mi madre puede ser tanto cariñosa como una madre como tenaz como una reina, no me impresiona tanto lo que ha pasado, pues desde siempre ha sido de esa manera estricta conmigo. Doy un profundo suspiro con la intención de tranquilizarme.

Me muevo del punto inerte en el que esta parada hasta poder sentarme en la silla de mi escritorio.Ya sentada me inclino más en la silla y cierro mis ojos e intentando calmar la respiración frenética que tengo.De pronto la puerta se abre pero aun así no abro los ojos lo que sea, no estoy de humor.En el poco tiempo que se abrió la puerta no se presencia ni una palabra pero puedo sentir que esa persona esta en frente de mí.

-Linda, ¿Estas bien?-la voz de Nick resuena en el vacío de la oficina.Abro mis ojos y puedo notar a Nick sentado en una silla en frente de mí tomando mi mano con una cara algo preocupada.

-Sabés que no es la primera vez que pasa-digo mirándolo de frente

-Te esfuerzas demasiado para merecer este tipo de reclamos, se que la tía Ana tiene sus razones pero no es justo que después de todo lo que haces...

-Yo intento entenderla, después de todo esta compañía lo es todo para ella y para el abuela-digo apretando su agarre

-Julieta, no seas injusta contigo misma, eres increíble-me sonrie-y no me digas que estoy exagerando por que no he dicho ni la mitad de cosa que pienso de ti

-Nick, lo que yo sea no cambia el hecho de que ella tiene razón es mi responsabilidad-digo

Nos quedamos en silencio

-Entonces, ¿Qué piensas hacer?-me dice

-Pensare en algo-digo determinada-pero no pienso terminar siendo una pieza para ese imbécil, definitivamente no, pero ¿me ayudarías?

-Por que será que no me sorprende esa respuesta.Claro que te ayudare-me sonrie-¿Sabes qué?, hagamos algo esta noche, Tú,Ed y yo, regreso de Venecia ayer a si que revivamos viejos tiempos.

-Eso suena genial-sonrio

-Y sobre lo otro, yo me encargo-saca su telefono- Después de todo ese es mi trabajo

-Gracias, mi caballero de brillante armadura-digo con un mejor humor

-De nada mi niña de cabello de fuego

♦♣♦♣

-¡Salud!-chocamos tres grandes vasos de cerveza.Bebemos el liquido de un golpe.

Después de trabajo regrese a casa, cambie mis pantalones y chaqueta Chanel por unos jeans comunes y una camisa blanca con una bufanda a cuadros, extrañaba vestir así, como una persona común de 26 años.Después de eso Ed apareció en frente de mi casa con su coche y terminamos en una especie de bar normal con tarros de cerveza y pollo frito en cestas.

Ahora estamos sentados en una de las mesas del bar como personas comunes, lo cual me encanta.Nick vestido igual que yo con jeans y una camiseta amarilla y Ed a su lado con sus gafas, jersey y jeans gastados y cabello castaño alborotado, la verdad es que el comparado con Nick él es un chico con facciones comunes pero aun así simpática

-Extrañaba este lugar-digo-sigue igual de genial y divertido

-Lo se, no ves lugares así en Italia a si que este siempre será genial.Adema te traje algo-Saca algo de su bolso

-¿Los trajiste?-pregunto felizmente

-De la mejor pastelería de Venecia-Sonrie,me entrega una caja blanca con un lazo rojo con el nombre de la pastelería del mismo color.Amo los canolis me recuerdan a mi abuela, ella me los preparaba cuando regresaba de la escuela cuando tenia 12 después de todo ella era italiana.Al morir ella no volví a probar canolis que no fueran de Italia.

-¡Canolis!-Chillo emocionada-Gracias, Ed

-Lo que sea por mi cuñada favorita-me guiña y me sonríe

-Diras tu única cuñada-dice Nick comicamente-Además, ¿No algo para mí?

-Umm...-pone sus dedos en cu barbilla fingiendo pensar algo-Es verdad recuerdo haberlo metido en tu mochila pero no recuerdo que es, Por que no lo abres y me refresca que es

Emocionado y con una sonrisa en el rostro Nick coge rápidamente su bolso, lo abre rápidamente y de el saca una pequeña caja negra con un lazo del mismo color.Al abrirlo se encuentra con un colgante con una llave antigua de plata en ella.

-Esa es la primera parte de mí regalo-dice Ed tomando la mano de Nick-Habra mucho más hasta el regalo principal

-Aún así me encanta, no puedo esperar a ver lo demás-Nick le sonríe y besa la mano de Ed-Gracias

-Creo que yo sobro aquí-Sonrio por lo anterior seguidamente hago meritos para levantarme

-Sé que estas celosa pero no es para tanto-bromea Nick haciéndome reir-tú eres mi única

-No me preocupo por eso-digo Alguien tiene que ir a llenar la jarra y como ni Ed ni tu lo harán por andar desbordando corazones invisibles es mi deber como cuñada y amiga soltera

-Ya entendimos-dice Ed-pero no dejaremos de desbordar corazones invisibles

-Bien ya vuelvo-volteo los ojos riendo y me levanto dirigiéndome a la barra.

Al llegar a la misma le pido a una señorita el favor de rellenar la jarra.Mientras espero me fijo más detenidamente del lugar. Recuerdo haber venido aquí por primera vez a los 19 antes de irme a la universidad, lo consideró uno de los pocos lugares donde me siento común y eso para mí le da más encanto.

-Veo que es del tipo pensativa

Una voz masculina desconocida me saca de mis pensamientos, muevo mi cabeza y noto a un sujeto apoyado a la barra mirándome con una sonrisa molestamente engreída la cual me hace fruncir el ceño en señal de fastidio, odio los tipos así.

-Veo que es del tipo ignorante que clasifica mujeres pensado que llegara a algún lado con ellas-digo mirándolo y ofreciéndole una sonrisa molesta-digo,ya que estamos hablando de clasificaciones...

-Que ruda-Dice con un tono que me da asco-pero también puedo manejar eso

-A si que se da el derecho de manejar lo que no le pertenece-digo con molestia-que asco, lastima que su esposa no sabe que desagradable es su marido

Se nota su incomodidad dado que su expresión cambia notablemente, claramente pensó que no notaria el anillo que tiene en el dedo.

-Con su permiso, me retiro-digo de manera sarcástica.

Mientas me dirigía a buscar la jarra de cerveza siento que alguien me toma duro de una muñeca y me jala con fuerza hasta estar demasiado cerca del sujeto de hace un momento.Aprovechando la cercanía me toma de la otra muñeca.Hago el mejer esfuerzo para apartarme o empujarlo.

-¡Suelteme!-le grito intentando zafarme¡Suélteme infeliz!

-Sabes como es la única forma que te suelte-dice con un tono que me da asco-Vamos a hacerlo por las buenas o...

Sin darme cuenta el tipo yo ya estoy liberada, el tipo está tirado en el suelo tocándose la boca con una mueca de dolor y molestia y un montón de personas rodeándome preguntándose que estaba pasando

-Julieta, ¿estas bien?-pregunta de manera preocupada una voz conocida

-Romeo, ¿qué-?-Digo sorprendida

-¡Escucha desgraciado!-Él se abalanza y lo toma por el cuello a aquel tipo con rabia-¡La vuelves a tocar y te juro que será lo último que harás!

El se levanta, me toma de la mano y caminamos para salir pero antes de eso me suelto y regreso en donde está el sujeto tirado y para mi gusto le doy un puñetazo y sin mirar a atrás salgo de ese lugar con Romeo detrás de mí.



ann_hidalgo

Editado: 09.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar